César Farías, presidente del Zulia FC: "Nos vimos afectados por la compra de partidos"

César Farías
César Farías conversó con PANORAMA sobre su presente y su futuro, además de analizar las eliminatorias sudamericanas y los equipos más representativos en el Mundial de Rusia 2018. El sucrense también tuvo palabras sobre la selección venezolana –la dirigió entre 2008 y 2013- y el Zulia FC, club que preside.

La actualidad: Tuve un intenso año, en el que no tuvimos prácticamente descanso. Salimos campeones en Navidad, en un torneo en el que fuimos peleando con el puntero hasta forzar un partido final. Fueron meses intensos. Apenas pasé unos días de Navidad y Año Nuevo en Venezuela. Paraguay, Bolivia, luego me instalé en Argentina para volver a The Strongest. Con ellos estuvimos jugando desde la pre-pre Libertadores. Ahora estoy en Estados Unidos, acompaño a mis hijos, sigo mejorando mi inglés. Me preparo con mucha fuerza, con mucha expectativa. Hasta ahora hay muchas cosas, pero ninguna cierta, todas son especulaciones. No he querido ir a ningún lado de apagafuegos. Lo mejor es comenzar desde la pretemporada, ir conociéndonos, y eso se hace desde el inicio. Mis expectativas son arrancar un nuevo proceso desde enero.

Yo, hace ya un buen tiempo, tomé la decisión, junto con Lino (Alonso), de preparar un asistente que hablara varios idiomas, que hubiese jugado al fútbol, que tuviera un perfil distinto al común. Ya tenemos tres años preparándolo para que trabaje con nosotros, Marcos Lobo. Hay una camada de muchachos que estuvieron en la sub 17 de Venezuela, compañeros de Josef Martínez, Alex González, que se prepararon en Estados Unidos como scouts managers, y estamos aprovechando su potencial para impulsarlos. Trabajan con niños, adolescentes, universitarios. Hemos podido becar buenos elementos para ayudarlos a desarrollarse. Estamos en ese proceso de formación para abordar todo lo que se nos pueda presentar. Ayudamos también a muchos entrenadores venezolanos sin que se sepa. Hay unos en la final, otros que clasificaron a la liguilla, otros que quedaron cerca. Están en comunicación, nos escriben, nos preguntan dónde se formarán… no estamos cerrados. Parte del cuerpo técnico que está actualmente en la selección de Venezuela vino de la mano de nosotros. Siempre tratamos de transmitir la experiencia vivida. Nos reconforta y nos mantiene activos.

Las tendencias de entrenadores: Siempre estamos pendientes de las competencias internacionales, no solo de las eliminatorias, sino de la Libertadores, la Sudamericana, la Concachampions, la Champions, la Uefa. Revisamos las tendencias de los entrenadores, como viven las presiones. Es el aspecto más difícil dentro de una actividad tan volátil, tan dicotomática: ¿cómo soportar la presión? Eso no tiene qué ver con el planteamiento táctico ni con las forma de entrenar. Los operadores de cancha entrenan en el campo, hay quienes lo hacen muy bien, pero no conducen, y viceversa; y hay un general manager, que son capaces de dirigir un plan, como (sir Alex) Ferguson. Para eso hay que tener muchísima experiencia. No todo el que entrena bien necesariamente es un buen conductor, y no todo buen conductor es un buen operador de campo. Se deben cubrir bien todas las facetas para tener un desarrollo armónico. La del ‘General Manager’ necesita mucha experiencia. Yo soy joven y tengo fuerza, pero tengo muchísima experiencia. La experiencia te ayuda a llevar la presión, la adversidad. Tienes que decidir en caliente, y no es lo mismo que hacerlo en paz. Eso marca una diferencia. Tienes que integrar muchos factores para llegar a la sabiduría. 

Tite y Neymar


Los equipos de mayor peso para el Mundial de Rusia 2018: Viene muy creciente Brasil, desde que está Tite. Lo enfrentamos con Cerro Porteño en Corinthians. Un tipo muy similar a Felipao, con mucho carácter, buen planteamiento defensivo, con talento para salir rápido hacia arriba. Brasil necesitaba ordenarse, ordenarse en el camerino y defensivamente. Lo otro lo tienen los jugadores. Los equipos necesitan un equilibrio, hasta los mejores del mundo. El Barcelona que marcó una tendencia fue la formación de sus dos entrenadores con tendencia holandesa, como Rijkaard y Guardiola, pero que también pasaron por Italia. De la mitad de la cancha hacia arriba, eran holandeses; de la mitad de la cancha hacia abajo, eran italianos. Sabían retroceder, ampliar la cancha correctamente a lo ancho y a lo largo, llevarla de derecha a izquierda y de izquierda a derecha, romper líneas de atrás, pero nunca perdían el equilibrio. Eso lo está haciendo Brasil. Tite tiene muchísima experiencia, pero no está desgastado. Llegó fresco a la selección, quiere ganar cosas con una gran estrella como Neymar.

Portugal tiene un equipo que ha sido compactado muy bien, armado alrededor de Cristiano Ronaldo, lo saben él y sus compañeros. Le han sacado mucho provecho. Por algo es el campeón de Europa. Lo de Alemania tampoco puede dejarse de lado, es el campeón del mundo, viene con mucho tiempo de trabajo, por eso son campeones del mundo. Esos son los equipos que veo más fuertes en estos momentos. Eso no quiere decir que vayan a ganar el Mundial, falta mucho.

En Norteamérica, más allá de las críticas, Osorio ha podido estabilizar a la selección mexicana. Hizo dos grandes presentaciones contra Bélgica y Polonia. Es un equipo que puede atacar, pero sabe defenderse, es flexible. Después hay gratas sorpresas, como la de Panamá, que está en camino de esfuerzo y trabajo de una generación, con un entrenador con muchísima experiencia, que sacó al máximo el compromiso de sus jugadores. Eso en el fútbol pesa mucho. La experiencia pesa: hay momentos para renovar, correcta e inteligentemente, pero estar en una eterna renovación no es lo más idóneo. Eso pasa factura. 

Lionel Messi


Bélgica y Polonia juegan muy bien, entre los no tradicionales. España tiene aún campeones del mundo, buenos jugadores. No podemos descartar a Argentina, por muy mal que esté futbolísticamente, porque Messi demostró que cuando prende los motores es el mejor del mundo, y la raza argentina está acostumbrada a la adversidad, porque cuando pareciera que más golpeado está es cuando debes tener más cuidado con ellos. Uruguay sabrá competir, viene de un proceso largo, en su etapa final, pero con algunas modificaciones. Se habla de Perú, me alegra muchísimo, me da mucha alegría como sudamericano, pero no nos olvidemos que llega al promedio cuando le dan los tres puntos que había perdido en La Paz. Eso influye también. Un punto, dos puntos en Sudamérica son demasiado, son decisivos para ir o no ir a un Mundial.

La eliminación de Italia: Sí me sorprendió, pero en el fútbol se acortaron las distancias y los márgenes de error cada vez son más pequeños. Ellos no lo pudieron cubrir del todo. Pero hay que estar claros, hay momentos que sirven para reorientarnos, para agarrar fuerzas. Hay otros muy tristes, cuando estás muy cerca de conseguir cosas y se viene todo abajo, por no tener la certeza en las decisiones que debes tomar, porque a veces las decisiones más correctas no son las más populares. No siempre la popularidad da el éxito. Allí está esa diatriba, que te obliga a tener un análisis muy profundo. 

Wuilker Faríñez


La Vinotinto 2017: (Wuilker) Faríñez es un arquerazo. Lo estuve viendo desde el Sudamericano sub 15, en el que los acompañé. Es un arquero con mucha velocidad en las piernas, no es el arquero típico, el grandote, sino que aprovecha la velocidad de sus piernas y su intuición. (Yeferson) Soteldo es un jugador con un desequilibrio tremendo, por todos lados preguntan por él. Hay muchos de su estilo, es lo importante. Lo que más me contenta es que nosotros armamos un proceso hace diez años, que era la categoría sub 12, que los ‘eruditos’ se encargaron de destruirlas. Esa funcionó durante tres, cuatro años, que pasaron estos muchachos. Sub 12, sub 14, sub 16 nacional, que no existían. Cambiamos sub 17 por sub 18, y mantuvimos la sub 20. Eso permitió que los jugadores se profesionalizaran más pequeños, con la decisión de hacer debutar a los jugadores sub 17, que se estrenan con 16, 15 años en la Copa Venezuela. Son profesionales muy jóvenes. Los clubes se vieron obligados a trabajar mucho en inferiores, más el reglamento de tener un juvenil en cancha en el primer equipo, te obliga a desarrollar diez, doce jugadores juveniles por equipo. Algunos llegan, otros se mantienen.

También se institucionalizó en la selección los 130 días de trabajo de preparación para las selecciones menores. Eso era exclusivo de (José Néstor) Pekerman en Argentina o el ‘Gordo’ (Víctor) Púa en Uruguay, de los equipos que normalmente clasificaban al Mundial. Venezuela viene haciendo eso, no menos de 40 partidos de preparación, no menos de 20 partidos internacionales de preparación. Eso te da la posibilidad de competir, sea con un estilo u otro, con una circunstancia de tener un sistema u otro. Lo importante es el hábito del jugador y su capacidad para interpretar. Después de eso, obviamente uno ve: una de las debilidades que teníamos en las eliminatorias es que contábamos con el ataque más joven de las eliminatorias, creábamos oportunidades de gol que no podíamos concluir, pero no teníamos mejores elementos que los que se estaban desarrollando. Esos jugadores hoy tienen una edad, con una experiencia distinta, porque juegan en otras ligas.

Una de las cosas de las que se reían mucho era cuando decía que ‘hay que globalizar al fútbol venezolano’, y lo globalizamos. Hoy tenemos jugadores por todo el mundo. Deja de ser un chiste para ser una realidad.

Vi que se hicieron dos partidos en Estados Unidos y estaban los juveniles en el Mundial, que llegaron a la final. Se hicieron dos partidos muy buenos sin los futbolistas del Mundial juvenil. Estaban cinco o seis de los que fueron a Egipto. Jugaron contra Ecuador y estados Unidos, dos selecciones muy potentes. Allí destacó Junior Moreno, que se forma en el fútbol local. Las constantes renovaciones no te llevan al éxito, o por tú decir que se están haciendo los trabajos en inferiores: es parte de un proceso que viene armado desde hace tiempo. No existen entrenadores si no hay jugadores, y no existen equipos vistosos si no hay talento.

Hoy Venezuela empieza a tener otro tipo de talento. Hoy Venezuela empieza a tener otro oficio de talento porque hay muchos más futbolistas jugando desde temprana edad, además que se acumulan más entrenamientos, más partidos nacionales, y los que van a la selección tienen muchos días más de trabajo. Hoy Venezuela tiene jugadores que antes no tenía. Cuando apartas el romanticismo si eran mejores los de los 70, o los 80: esto no es verdad, no es cierto. Cada día, en la actualidad, aparecen mejores jugadores que ayudan a un proceso exitoso. 

Rómulo Otero


Rómulo (Otero) es distinto. Me alegra mucho, es un chico que quedó huérfano a temprana edad, su papá fue futbolista, yo lo vi jugar. Otero nunca pierde la alegría. Eso lo demuestra en el campo, lo ves por cómo se relaciona con sus compañeros. Además puede jugar en primera línea, segunda, en banda, en lateral, segunda punta. Siempre se saca una jugada. Es increíble. Es un jugador que cualquiera pudiera tener. Si te acuerdas del partido contra Perú, con Otero, (Yohandry) Orozco, ‘Maestrico’ (César González), (Juan) Arango, Luis Manuel (Seijas)… igual que contra Paraguay. Terminamos jugando con futbolistas de esa característica. Hoy el futbolista venezolano creció mucho en esto.

Hoy tenemos a Soteldo, (Jefferson) Savarino, Otero, Juanpi (Añor), (Brayan) Palmezano y otros tantos más con esas características. Da gusto verlos jugar. Se pueden sacar un hombre de encima, te pueden dar un pase correctamente, que pueden seguir en función ofensiva, que corren por encima de 10 kilómetros, que piensan. Eso te da una frescura impresionante para la mirada. 

Zulia FC


Zulia FC para el 2018: Lo veo estable, ordenado. Todos los torneos tenemos el mismo promedio. Cuando salimos campeones no nos salimos de allí. Estamos claros en lo que somos, lo que queremos, conseguimos un equipo en el descenso, que tenía que ser mantenido por un grupo de empresarios de su bolsillo y de las concesiones de la Gobernación. Lo transformamos en un equipo que genera dividendos y se sostiene proactivamente solo. Que desarrolla jugadores: hoy tenemos cuatro en la sub 20, y no son los únicos que tenemos. Hemos podido llevar figuras a la mayor. Hemos podido llevar figuras, seguiremos sumando figuras en su momento, pero haciendo un equilibrio normal entre experiencia y juventud. Eso nos ha dado dividendos importantes, que ya compitió internacionalmente, que dio dos vueltas olímpicas, y que viene de borrar a tiempo situaciones extradeportivas, vagabunderías. Nos vimos afectados por la compra de partidos, salimos de jugadores por esta razón. Hay dirigentes y árbitros en el fútbol venezolano que están en esto, que es más grave de lo que parece.

Espero que el poeta Tarek (William Saab, fiscal general de la República) pronto haga averiguaciones sobre los amaños, que tanto daño le hacen al fútbol venezolano. La picardía solo debe estar en el campo, en el juego, en el reglamento, y hay muchos que lo aplican en las afueras.

Lino Alonso, fallecido en 2017: Es una pérdida irreparable, pero un hombre que dejó una enseñanza está vivo, no muere jamás. Lo tenemos a flor de piel, siempre aparece un comentario suyo. Es bonito su recuerdo.