El final de la samba culé: Neymar se va del Barcelona

Messi y Suárez se quedan sin su amigo Neymar. 
El tridente más letal del fútbol mundial se queda sin una de sus piezas. El Barcelona oficializó la salida de Neymar, con la condición de que el club que lo quiera –el PSG, para más luces- pague su cláusula de salida: 222 millones de euros.

Lionel Messi y Luis Suárez se quedan sin su amigo brasileño, y el barcelonismo lo llora.

A través de una nota de prensa, el cuadro culé explicó la situación: “El jugador Neymar Jr., acompañado de su padre y representante, ha comunicado al Barcelona esta mañana su decisión de irse de la entidad, en una reunión celebrada en las oficinas del club (…) el club (…) los remite a la cláusula de rescisión de su contrato en vigor, que desde el pasado 1 de julio es de 222 millones de euros, y que deberá ser abonada en su totalidad”.

La era del tridente, que comenzó en 2014 –Ney se unió a Messi en 2013, Suárez llegó un año más tarde- rindió jugosos dividendos al conjunto condal, que vivió tardes de alegría de la mano de los sudamericanos.

El famoso estadígrafo @2010MisterChip resumió, en un tuit, la cosecha de los blaugranas de la mano de los tres compadres.

“Partidos juntos: 110. Victorias: 84 (76%). Minutos: 8.896. Goles juntos: 228 (uno cada 39 minutos). Asistencias entre ellos: 124 (uno cada 72 minutos)”, tuiteó Alexis Martín Tamayo, tal cual el nombre de Mister Chip.

El techo goleador de la formidable delantera lo alcanzó en la campaña 2015-16, en la que anotó 131 goles: Suárez 59, Messi 41, Neymar 31.

Pero la fiesta duró hasta la 2016-17, una zafra agridulce en la que los culés solo conquistaron la Copa del Rey, mientras que el Real Madrid, el eterno rival, se alzó con su segunda Champions consecutiva y con la Liga española.

En total conquistaron una Champions, dos ligas, tres copas del Rey dos supercopas de España, una de Europa y un Mundial de Clubes.

El tridente en acción. 


Para PANORAMA analizó, desde Buenos Aires, el argentino Javier Lanza, editor del prestigioso portal Pasión Fútbol.

“Lo que me deja claro de la salida de Neymar es que buscará ser, en el PSG, el número uno del mundo”, considera Lanza, miembro del Departamento de Comunicaciones de la Copa América Venezuela 2007. “En el Barcelona no será, como se dice en Estados Unidos, el jugador franquicia. El Barcelona es el equipo de Messi, Neymar busca que el PSG sea el equipo de Neymar. Creo que el dinero no influye tanto como el interés de ser el mejor”.

¿Qué pierden los blaugranas con la salida del “craque”? Responde Lanza: “El Barcelona pierde a su segundo mejor jugador, cuando Messi faltó Ney estuvo a la altura de las circunstancias. Los culés pierden desequilibrio, un jugador estrella, determinante, que puede decidir cualquier partido. El sustituto depende de lo que busque el Barcelona: si quiere desequilibrio, podría ser Griezmann, a menos que el Atlético no quiera. Hay que ver. El otro puede ser Coutinho. Hay que ver qué busca (el entrenador Ernesto) Valverde. Tendrá un montón de dinero para gastar, pero debe ser muy certero”.

Neymar llegó a Barcelona en 2013, procedente del Santos de Brasil. Su traspaso, investigado por las justicias de su país natal y España, estuvo tasado en 57 millones de euros, aunque pudo llegar a 83,3 millones. Anotó 105 goles en 186 compromisos.

Los tres compadres. 


El PSG, su nuevo destino –de acuerdo con Sky Sports firmaría con el cuadro parisino por cinco años-, quiere un líder que lo lleve a la tierra prometida: la cima de la Liga de Campeones. No pudo su primer caudillo, el sueco Zlatan Ibrahimovic, ahora le toca al de Mogi das Cruzes luchar. Allí se encontrará con una legión brasileña encabezada por su ex compañero en el Barca, Dani Alves, y el capitán del combinado amazónico, Thiago Silva.

Ramón Besa, consumado analista de la nación blaugrana, escribió para el diario El País: “El PSG tiene los mismos delirios de grandeza que Neymar. Ambos casan estupendamente como iconos del nuevo fútbol sostenido por el dinero fácil, una amenaza para un club singular como al Barca, al que le cuesta capitalizarse para competir en la Liga y en la Champions. Neymar no es solo un malabarista, sino también una multinacional ambulante que obliga a preguntarse por las cláusulas de rescisión que solamente valen para la Liga”.


Más allá de la comprensión en el campo, en la que cada partido era una fiesta, fuera de él la alegría era similar o superior. El argentino Messi, el uruguayo Suárez y el brasileño Neymar, sus familias y ellos, compartían con sonrisas y bromas. Una situación que no es muy común en el planeta fútbol actual, en el que los egos torpedean cualquier relación.

Messi se despidió de Neymar cuando se publicó sobre la salida del amazónico. “Fue un placer enorme haber compartido todos estos años con vos, amigo @neymarjr”, posteó el rosarino en su cuenta de Instagram @leomessi. “Te deseo mucha suerte en esta nueva etapa de tu vida. Nos vemos. Tkm”.

El adiós más valioso luego de casi cuatro años de compartir alegrías y tristezas, goles, triunfos y derrotas. Los nuevos aires ¿le permitirán volar más alto a Neymar?