Alemania sigue dominando al mundo

Alemania, campeón de la Copa Confederaciones. Foto AFP
El proceso alemán suma un nuevo título: la Copa Confederaciones. Los dirigidos por Joachim Löw -campeones del Mundial de Brasil 2014- derrotaron 1-0 a Chile este domingo, en la final del torneo en San Petersburgo, con un gol de Lars Stindl.

Con un plantel alternativo, los germanos deslumbraron en contundencia a los huracanes chilenos, bicampeones de América. Por encima de todos, brilló el arquero Marc Ter Stegen, Más Valioso de la final, deteniendo hasta ocho remates australes al arco, de 22 totales.

El tanto de Stindl llegó al minuto 20, luego de una avasallante ofensiva de los hombres de Juan Antonio Pizzi. El mediocampista Marcelo Díaz perdió la pelota y Timo Werner se la dejó al camiseta 13, que remató a placer para el gol de la victoria.

Ni Arturo Vidal, ni Eduardo Vargas, ni Alexis Sánchez pudieron romper la telaraña de Ter Stegen, guardameta del FC Barcelona español. No solo la cantidad de remates favoreció a los australes, sino también la posesión, el 65,3%. Pero faltó el gol.

La polémica arbitral con la asistencia de video volvió a aparecer. Una constante en todo el torneo: esta vez fue con un codazo de Gonzalo Jara a Werner, justo al rostro, con alevosía.

El principal serbio Milorad Mazic analizó en la pantalla el codazo, pero solo amonestó con amarilla al belicoso jugador austral, al minuto 65.

El capitán chileno Claudio Bravo se quedó con el Guante de Oro. La bota de Oro fue para el alemán Timo Werner, autor de tres goles.

Jugadores como Joshua Kimmich, Mathías Ginter y Julian Draxler -este último Balón de Oro de la Copa Confederaciones- se consagraron ante el descanso recibido por titulares habituales como Toni Kroos, Thomas Müller, Mesut Özil, Sami Khedira y otros.

Y todo en una semana en la que la sub 21 germana se alzó con el Europeo ante España. El presente alemán es extraordinario, pero el futuro luce imponente.

La frase de Gary Lineker vuelve, una vez más, al tapete mundial: “El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once, y siempre gana Alemania”. Ayer, el mítico delantero inglés le agregó en un tuit: “Se está volviendo aburrido”. Cosas del éxito.