Wuilker Faríñez: "Para atajar penales hay que saber esperar"

Wuilker Faríñez. Foto AFP
Los guantes de Wuilker Faríñez mantuvieron en pie a Venezuela. El portero caraqueño se erigió en una de las figuras del Mundial sub 20 de Corea del Sur con sus intervenciones, que llevaron a la final a los criollos, perdida ante Inglaterra 1-0.

Recibido como héroe en el estadio Olímpico, es el niño mimado de los fanáticos del Caracas FC, su club en Venezuela. El martes fue uno de los más aclamados, durante el homenaje realizado a los muchachos de Rafael Dudamel en la capital.

“Agradezco a Dios esta bonita oportunidad, para nosotros fue un orgullo, por nuestro compromiso con el país. Queríamos quedar primeros, pero son cosas del fútbol. De esto se aprende”, manifestó Faríñez, de 19 años, en la atención a los medios de comunicación realizada el miércoles.

En la semifinal ante Uruguay detuvo dos penales para que los criollos avanzaran a la definición en Suwon. Los venezolanos ganaron 4-3 en la tanda, 1-1 reglamentario. En todo el torneo apenas recibió tres goles.

“Contar con el apoyo del cuerpo técnico y de todo el país fue importante”, señaló el sobrio guardameta, que quedó desorientado tras detener el tiro definitivo: “No sabía cómo era la tanda de penales, el nuevo sistema. Me confundí, pero después que escuché el pitazo final comencé a celebrar”.

Es un experto. Ya sabe lo que es parar penales en el torneo local y en las eliminatorias suramericanas al Mundial de Rusia 2018, además del Mundial sub 20. “Lo he trabajado mucho con el cuerpo técnico, tenemos esa diversión, de jugar a los penales, apostar y competir. Agradezco a mi padre, que me ha dado muchos consejos”, recalcó el cancerbero caraqueño.

¿La clave para atajar penales? “El saber esperar, el saber cómo se lanza el pateador, el gesto”.

Por los momentos, Faríñez se mantiene en el Caracas FC. “No he recibido una oferta concreta (del exterior), ahorita me reincorporo a mi equipo, lucharemos por el título”, apuntó el arquero.

Caracas enfrentará al Deportivo La Guaira en las semifinales del Apertura 2017.

“Estoy orgulloso del Caracas por llegar a semifinales, espero aportar mi granito de arena para ayudar a ganar el torneo”.

En la final, no solo peleó campeonato mundial ante los ingleses, sino el premio al mejor portero. Lo ganó el británico Freddie Woodman, por porcentaje de paradas (90,5% por 87% del criollo). “Hasta el último minuto debíamos esperar para ver quién se llevaba el Guante de Oro, pero fue mucho mérito del rival. Era una meta, desde el principio estaba enfocado en eso también, pero lo importante es lo grupal.

Woodman pensó que el premio lo conquistaría el venezolano. Lo dijo a la Fifa: “Cuando lo vi hacer esas atajadas, una tras otra, pensé: ‘Oh, no, lo va a ganar él, me va a robar el trofeo”.

Faríñez también anotó un gol, de penal, en la victoria 7-0 sobre Vanuatu, en fase de grupos. “Nos sorprendió un poquito, pero en los amistosos ya había cobrado”, confesó el caraqueño. “Yo lo hice, quién iba a pensar que marcaría un penal. No celebré por respeto, es parte del fútbol”.

El seleccionador y ex portero goleador, Dudamel, buscó que Faríñez fuera su émulo. “El profe me había dicho que si me ponía, que no me asustara”, develó el juvenil, sobre las charlas en los entrenamientos durante la Copa del Mundo en Corea.

Para el capitalino, su jugada favorita en todo el torneo ocurrió en la semifinal ante los charrúas. “La del córner (cobrado por Federico Valverde) que se cerraba contra Uruguay, por la confusión en el primer sector. Es la más valiosa. Reaccionamos en el último momento”.