Jeffren Suárez: "Tomás Rincón es un gran futbolista"

Jeffren Suárez con Lionel Messi tras la Champions de 2011. Archivo
Aún defendía los colores españoles cuando Jeffren Suárez Bermúdez levantó la Champions con el FC Barcelona. Aunque nació en San Félix, estado Bolívar, en 1988, se decantó por la selección ibérica por crianza -llegó a las Canarias a temprana edad- y por condiciones.

Era uno de los canteranos que Josep Guardiola hizo explotar en el primer equipo. En la temporada 2010-11 anotó el quinto gol del Clásico ganado 5-0 al Real Madrid de José Mourinho, disputando minutos en la Champions que, finalmente, conquistaron en Wembley 3-1 ante el Manchester United.

Las circunstancias hicieron que terminara jugando con la Vinotinto en 2015, luego de idas y vueltas de decisiones. Aunque en las estadísticas no queda como el primer internacional venezolano en ganar el máximo torneo de clubes de Europa, sí es el primero con esa nacionalidad en hacerlo.

Su ex compañero en la selección venezolana, el volante y capitán Tomás Rincón, puede seguir sus pasos el sábado, en la final de Cardiff entre su Juventus y el Real Madrid.

Suárez conversó con PANORAMA sobre el presente del tachirense Rincón y el duelo de altísimo nivel entre juventinos y madridistas.
—¿Qué recuerdo tiene de la Champions de 2011? ¿Cómo fue ese día previo al partido, la charla de Pep Guardiola en el vestuario? ¿Qué les dijo?
—Tengo buenos recuerdos. Fue un día muy esperado por todos nosotros. El día antes habíamos entrenado en el estadio (Wembley), se veía un equipo convencido de que iba a ganar el partido, todos enchufados. Guardiola nos dijo ese día que había llegado el momento de ganar ese partido y llevarnos la copa a casa. Todos estábamos motivados, él nos transmitía siempre confianza y ese día no faltó esa confianza hacia todo el equipo.

—¿Cómo conseguía Pep motivarlos a ustedes en partidos trascendentales? ¿Qué le dijo a usted el día, por ejemplo, del  5-0 al Madrid?
—Guardiola siempre ha sido una persona cercana a los jugadores, sabe llevar un vestuario y todos sabemos que si lo escuchas,  llegarás lejos y eso fue lo que hizo el Barcelona. Cada partido que jugábamos él nos guiaba hacia la victoria. Siempre desde que me entrenó en el Barcelona B me decía que disfrutara y jugara relajado. Que cualidades no me faltaban. Ese día fue unos de mis mejores  en el club.

—¿Cuál es su visión de la final de Cardiff?
—La Juventus está en un buen momento. Ganó al mejor equipo, al Barcelona, en una de las competiciones más deseadas por los clubes y eso no todo equipo en el mundo lo puede decir.  Pero hay que saber que el Madrid te puede dar muchas sorpresas con los contraataques que montan y, este año, en muchos partidos, han jugado mejor al fútbol que años anteriores.

—¿Llega el Madrid como favorito? 
—Pienso que esta final no hay favoritos. Ambos equipos han llegado a la final ganando partidos difíciles y ambos han ganados sus respectivas ligas. ¡Que gane el mejor!

—¿Y la Juventus? ¿Cuál es la principal mejora, el cambio principal desde la final de 2015 que ganó el Barcelona?
—Es un equipo más compacto. Los extremos ayudan mucho defensivamente y tienen físico para contraatacar. Los hombres del mediocampo son sólidos y manejan muy bien los tiempos del partido. La defensa, muy experimentada. Sabemos, al menos yo,  que Dani Alves es el mejor lateral derecho del mundo y está en un momento envidiable. Y qué decir de Buffon, una leyenda del fútbol mundial que rinde al 100% cada partido como si fuera el último.

—¿Determinará la Champions al ganador del Balón de Oro 2017? ¿A quién se lo daría usted?

—No sé si determinará o no el Balón de Oro. Todo amante del fútbol sabe que Leo Messi, a día de hoy, es el mejor. Pero no hay que olvidar que muchos jugadores hacen temporadas a un gran nivel.

—¿Qué opinión tiene usted de Tomás Rincón como persona y futbolista? ¿Cómo le recibió en la Vinotinto?

—Es muy buena persona, humilde ante todo porque sabe de dónde salió. Gran futbolista, buen jugador con los pies, ayuda defensivamente mucho al equipo así como en el ataque, físicamente es muy fuerte. Él me recibió como todos, la Vinotinto es una familia muy unida y tarde o temprano estará donde se merece, por tener a jugadores que, ante todo, son  buenas personas y de un grandísimo nivel futbolístico.

—¿Cuál es su balance personal de esta temporada con el Eupen? ¿Cómo vislumbra la próxima? ¿Permanece en su club?
—He vivido momentos difíciles durante toda la temporada, he aprendido a vivir cada día como si fuera el último, a reponerme ante las adversidades que me he podido encontrar día a día. He podido jugar partidos, unos de lateral, otros de volante en ambas bandas y mis últimos partidos de delantero centro, en los que he podido anotar dos goles. Acabo contento porque en toda la temporada he luchado por lo que desde muy chiquito amo hacer. Y como digo yo, nadie me romperá mis metas.
Todos sabemos que si un jugador no está contento en su equipo actual lo primero que piensa es cambiar de aires y lo bueno es que puedo salir libre. A día de hoy no he hablado con los dirigentes del club, pero ya se verá que pasará.