Gloria blanca: Real Madrid conquista la duodécima

Real Madrid campeón de Europa 2017. Foto AFP
El Olimpo del fútbol mundial tendrá al Real Madrid en un pedestal, y Cristiano Ronaldo como Zeus, lanzando balones en lugar de rayos. El conjunto merengue conquistó, ayer, su Champions League número 12 al destrozar a la Juventus 4-1, con un doblete del portugués.

En Cardiff el Madrid desarrolló el partido perfecto. Sí, el club de Alfredo Di Stéfano, de Raúl, de Casillas y de tantos dioses del fútbol, volvió a ver cómo Cristiano se erigió en amo y señor de Europa. El bicampeonato, esquivo desde que el Milan lo obtuviera en las ediciones de 1989 y 1990, ahora fue alzado por las manos merengues.

El Real había vencido en la final de 2016 al Atlético en Milán 5-3 en penales (1-1 en el reglamentario).

Los juventinos -con el venezolano Tomás Rincón en la tribuna, por decisión del DT Massimiliano Allegri- comenzaron acorralando al Madrid con remates de media distancia. Gonzalo Higuaín, en par de ocasiones, intentó vencer la valla de Keylor Navas: respondió bien el arquero costarricense.

El elenco merengue logró desatarse jugando hacia los costados. Y así llegó el 1-0 para los blancos, ayer vestidos de morado.

Dani Carvajal recibió la pelota por la derecha y centró casi rasante. Cristiano, de primera, disparó, con Bonucci desviando el balón ante la frustración de Gigi Buffon. Corría el minuto 20 y la ventaja era española.

Pero, siete minutos más tarde, igualó acrobáticamente la Juventus. La torre Mandzukic acomodó con el pecho la pelota, luego que se la dejara Higuaín, y metió un tiro de chilena inalcanzable para Navas, entrando por la esquina superior izquierda del costarricense.

Amplió las distancias el Madrid por intermedio de Casemiro, al 61. El brasileño envió un misil en la frontal juventina que la tocó apenas Sami Khedira, para el 2-1.

Cristiano, determinante, anotó su segundo gol de la tarde para llevar al éxtasis a los fanáticos merengues. Luka Modric centró desde la derecha y el portugués, al bote pronto, chutó notablemente ante la salida de Buffon, al 64.

Cerró la fiesta Marcos Asensio al minuto 90, luego de un desborde de Marcelo desde la izquierda. El español remató de primera para colocar el 4-1 definitivo, imperial.

Con el doblete Liga-Liga de Campeones, el bicampeonato y la Copa de Europa número 12, el Real Madrid de Cristiano Ronaldo se consagra como el mejor equipo del año. Sin discusión, el Olimpo es merengue.

Cristiano Ronaldo. Foto AFP


"He hecho una final espectacular": Cristiano Ronaldo

La Champions de Cristiano: llegó a doce goles, diez de ellos en los últimos cinco partidos, para erigirse en el máximo anotador; se convirtió en el primer futbolista en anotar en tres finales; su primer tanto en Cardiff fue el 500 del Madrid en la historia continental y, de paso, se unió a un selecto grupo de cuatro jugadores con cuatro copas de Europa ganadas. 

El Balón de Oro y The Best parece que volverán a ser suyos. Al menos, la Champions se quedó en sus manos. 

“Increíble. Otra vez una temporada impresionante. Culminar el año con la Champions y el récord… estoy muy feliz”, manifestó el orgullo de Funchal. “He hecho una final espectacular, me preparé para esto. Fue una buena opción mía y de mi entrenador, y estoy muy contento por cómo he terminado”. 

Cristiano Ronaldo fue el líder del conjunto merengue en la final ganada 4-1 a la Juventus, en Cardiff. Es la primera vez que un futbolista anota en tres finales, luego que él lo hizo en las ediciones de 2008 (con el Manchester United), 2014 y 2017 (con los merengues). 

Además, CR7 se unió a Clarence Seedorf y Andrés Iniesta como los únicos futbolistas en jugar y ganar cuatro finales europeas. 

“Teníamos una cita con la historia. Estoy muy orgulloso de este equipo. Lo hicimos”, apuntó Sergio Ramos, el capitán y defensor central de los españoles, al término del compromiso. Mientras, su compañero, el galés Gareth Bale, sentenció: “Ganar en casa es muy bonito. Ha sido una temporada dura, he trabajado duro para estar en forma y este es mi premio”.