Wuilker Faríñez, la nueva pared vinotinto


Wuilker Faríñez. 
La bandera de la renovación venezolana la tiene en sus manos Wuilker Faríñez. Con 19 años y héroe de la clasificación de la sub 20 al Mundial de Corea del Sur, el caraqueño asumió la titularidad en las jornadas 13 y 14 de las eliminatorias a Rusia 2018.

Ante Perú, ayudó para mantener el empate a dos; contra Chile paró un penal disparado por Alexis Sánchez que evitó que Venezuela saliera con el rostro más hinchado. El duelo en Santiago quedó 3-1 para los australes.

Con Venezuela eliminada del camino al Mundial de 2018, Rafael Dudamel optó por darle frescura al equipo nacional. Para los pasados partidos el plantel redujo su promedio de edad a 23,6 años. Faríñez asumió el puesto de Dani Hernández, experimentado arquero del Tenerife.

“La agradezco a Dios, a los profes, al cuerpo técnico por la oportunidad que me dan”, señaló el jugador del Caracas FC a la salida del estadio Monumental de Maturín, sede de su debut con la selección absoluta. “Orgulloso de representar a mi país, ahora aprovecho esta oportunidad. Contento porque siempre nos apoyaron”.

“Tengo objetivos planteados, metas qué cumplir, solo queda trabajar y esforzarme al máximo. Representar a mi país es un orgullo para mí y para mi familia. Debemos seguir trabajando y mejorando”, manifestó.

Nacido en 1998 y criado en la urbanización Nuevo Horizonte en Catia, de donde salieron jugadores como Cristian Cásseres y Emilio Rentería, Faríñez fue contratado por el Caracas FC a los 14 años. En 2014 se estrenó con el primer equipo del rojo, con apenas 16 años, en la Copa Venezuela.

Luego disputaría el torneo Adecuación 2015 con los capitalinos, tras la lesión del titular Alain Baroja. Se quedó con el puesto luego que Baroja saliera al AEK griego.

Noel Sanvicente había apostado por él desde un principio en la selección nacional. Para la Copa América Centenario 2015 lo mantuvo como el tercer arquero, a la sombra de Baroja y Hernández. Ya había jugado con la sub 17 y luego lo haría con la sub 20, bajo el mando de Dudamel.

El yaracuyano, sucesor de Sanvicente en el banquillo absoluto, no dudó en darle la alternativa en el primer equipo, luego que ayudara a la sub 20 a clasificar al Mundial de Corea del Sur.

Faríñez debutó en un amistoso contra Panamá que terminó 0-0.

“No le regalo nada a ningún jugador”, apuntó Dudamel, legendario ex arquero venezolano, en rueda de prensa. “Intento aportarle a su crecimiento. Cuando lo coloco, es porque reúne los méritos para poder estar allí. A Wuilker hay que valorarlo por su rendimiento, no por su edad, como lo hemos hecho con Yangel (Herrera). Tenemos arquero para 20 años más. Si dicen que los equipos se arman desde los arqueros, puedo dormir feliz”.

Portero de baja estatura, unos 1,75 metros, es conocido por sus reflejos y su buen juego de pies. Ante Chile en Santiago tapó un penal disparado por el estelar Alexis Sánchez. Faríñez se lanzó a su derecha y envió al córner el remate del hombre del Arsenal inglés.

Renny Vega lo apadrinó como jugador desde que estaba en las juveniles caraquistas. “Le recomiendo concentración y humildad, porque nada en esta vida es fácil”, manifestó a PANORAMA el guardameta del Zulia FC. “Yo cuando salí de la selección fui muy cuestionado, pero después hablan que soy el mejor de la historia. Eso se lo dejo a las críticas de cada quien. A Wuilker le digo que viva el presente, porque esa posición es bastante dura y más aquí en Venezuela, porque cuando uno llega a una cierta edad te desmeritan. Tiene que trabajar bastante, yo estoy ligando que este año dé el salto al fútbol internacional”.

“Es el mejor arquero que hay en el fútbol venezolano”, redondea Vega. “Está haciendo las cosas bien. Su reto no es fácil”.