Zulia FC-Chapecoense: por el grito sagrado en la Copa Libertadores (previa)

Un homenaje a la vida marcará este día, muy lejos de ser un simple juego, un simple partido. El Zulia FC dará su primer grito en una Copa Libertadores, en el resucitado estadio José “Pachencho” Romero de Maracaibo y ante el renacido Chapecoense de Brasil, que surgió de sus cenizas para demostrar que el fútbol, unido, jamás será vencido.

Hoy, desde las 8:45 de la noche, Maracaibo será el centro de las miradas en el planeta que, con forma de balón, da vueltas sobre su propio eje.



Zulia FC ve coronado sus esfuerzos desde su fundación bajo la extensa sombra del Unión Atlético Maracaibo -primer club regional en disputar un torneo libertador-, pasando por sus ascensos hasta la primera categoría del fútbol venezolano; sus luchas, tropiezos y victorias, y su éxito mayor tras la llegada de César Farías a la presidencia, con “Champion” Marcano, Jefferson Savarino y tantos héroes conquistando la Copa Venezuela y el torneo Clausura de 2016.

Así llegó el cupo petrolero a la Libertadores.

Hoy, con Daniel Farías en el banquillo y el mítico Juan Arango portando la cinta de capitán, el Buque sigue con Savarino como primer oficial, pero esta vez acompañado del eléctrico Yohandry Orozco, el malabarista Renny Vega y otros refuerzos que, más allá de las fronteras, están establecidos en la capital del Lago con el fin de alzarse con nuevas alegrías.

“Esto es doblemente especial, en lo personal y en lo grupal. Es la primera vez en la Copa Libertadores, comenzar con buen pie es importantísimo. Me siento contentísimo, ilusionado, motivado. Esperemos que se haga un buen partido, un buen debut”, manifestó Arango ayer, en la sede del Zulia FC en La Victoria.

Son pocas las dudas en el once regional: Vega al arco, protegido por el marfileño Kambou y Plazas en la defensa central, Rivillo y Notaroberto en los laterales, Junior Moreno con Luis Ruiz en la contención, los Reyes Magos Savarino, Arango y Orozco en el medio y Unrein como punta.

“Cada vez que trabajamos nos acoplamos más, somos una familia”, indicó “La Perla” Orozco. Trabajamos más fuerte para que todo nos salga bien. Todo lo que entrenamos nos está saliendo en el campo de juego”.

Al frente está el Chapecoense. Su nombre fue sinónimo de tragedia en 2016, cuando un accidente de aviación sucedido al momento de llegar a Medellín para disputarle la Copa Sudamericana al Atlético Nacional segó la vida de 71 pasajeros, casi todo su plantel, con jugadores, dirigencia y periodistas, sobreviviendo solo seis personas.

El llanto universal fue largo y aún los “Campeones eternos” están en la memoria.

La reestructuración no ha sido sencilla para el club de Santa Catarina, Brasil. Veinte jugadores contratados y tres canteranos, y un nuevo técnico, Vagner Mancini, buscan devolverle la alegría a los fanáticos del “Verdao” y a los simpatizantes en el mundo.

El marco será un “Pachencho” Romero salido de las ruinas. “El Coloso de Grano de Oro” volvió a levantarse gracias a un esfuerzo de la Gobernación del Zulia, que en poco más de dos meses borró el rostro de desidia que quedó desde el final de la Copa América 2007,  cuando esta casa recibió la final ganada por Brasil a Argentina 3-0. Se espera un llenazo que le rendirá, sin duda, un homenaje al fútbol, que es como la vida misma.