Rafael Dudamel tras el Venezuela 2-2 Perú: "El empate nos deja amargura, pero también sensación de optimismo"

Rafael Dudamel. Foto AP
Estas son las palabras del seleccionador venezolano Rafael Dudamel tras el empate a dos de Venezuela contra Perú en la jornada 13 de las eliminatorias al Mundial de Rusia 2018.

Análisis: Hemos hecho un primer tiempo muy correcto, hemos sido controladores del partido, desde lo futbolístico, desde lo táctico, desde lo físico, desde la claridad que se debe tener para poder terminar en 45 minutos con un resultado 2-0, que pudo ser 4-0, con la oportunidad que le sacaron a Murillo debajo del arco, con el penal que no le sancionan a Salomón. Fueron 45 minutos muy bien jugados, con una lectura muy clara de este gran rival. El segundo tiempo, después de reconocer, elogiar y corregir, hicimos algunos ajustes que nos cambiaron todo al recibir un gol tan temprano en el segundo tiempo. Fue un golpe anímico del que nos costó levantarnos por 25, 30 minutos, y que les dio a ellos un impulso para la remontada para el 2-2. El haber terminado con el empate a dos goles después de haber tenido un primer tiempo de tan alto nivel no quiere decir que todo lo sucedido en el segundo tiempo fueron errores de Venezuela, y tampoco podemos desmeritar la calidad y las virtudes de este gran rival que hoy llegó a Venezuela a disputar una final que tenían que ganar como sea, como ellos dijeron. Iniciaron el segundo tiempo con dos delanteros que, con el golpe anímico de los primeros segundos, nos llevaron a hacer la modificación. Después de los cambios pudimos equilibrar un poco el control del partido. Se nos lesiona Josef, liberamos a Alejandro, Yangel nos da junto con Tomás el control de la mitad, teniendo a Guerra delante para descargar con Salomón. Luego del agotamiento físico de Otero, que nos aportó muchísimo en el primer tiempo, que su pelota quieta lo hace un jugador extraordinario, hoy no estuvo generando sociedades desde lo táctico, con Darwin Machis pudimos encontrar mayor control colectivo. Por el desgaste de Murillo colocamos a Soteldo, que nos cumplió en los pocos minutos en la cancha. El empate nos deja amargura, pero también sensación de optimismo para lo que nos viene a corto y mediano plazo.

Desperdiciar el 2-0: No podemos comparar con la circunstancia en Mérida, es muy distinta. Hay que darle mucho mérito al rival, que supo aprovechar el segundo tiempo para descontar. Han mejorado mucho en pelota parada con el trabajo del profesor Gareca. Ante Argentina buscando manejar el resultado se nos lesionó Kouffaty. Son muchas diferencias en el por qué no logramos mantener el resultado. Las sensaciones también son distintas: ante Argentina quedé con mucha mayor amargura. Hoy hemos sido un equipo que en los 90 minutos tuvimos carácter, personalidad y capacidad para competir. En aquellos momentos nos desplomábamos para luchar 25 o 30 minutos de juego. El equipo está madurando para competir de principio a fin.

El problema del drenaje de la cancha: Cuando veníamos saliendo del hotel nos hablaron de la lluvia en el estadio, hay que estar presente para saber si el drenaje falló. En el sector más mojado hicimos los goles. Indiscutiblemente la cancha pesada produce un desgaste en el futbolista (…) pasó factura, porque el desgaste del primer tiempo fue alto y en el segundo retrocedimos un poco más al tomar ellos el control del partido. Sí pasó factura.

El engranaje: Cuando veo los noticieros y escucho hablar a mis colegas el tema tendencia es el poco tiempo para preparar cada juego, sobre todo el primero de la doble fecha. Dentro de eso, tratamos de optimizar, de darle la mayor calidad en el menor tiempo posible a nuestro trabajo. Tratamos de trabajar lo más contundente y preciso posible. Lo han podido plasmar en la cancha. Luego lo complementan ellos, porque es trasladar ese gran momento en sus clubes a la selección, es tener en la cancha el aporte de la experiencia y la jerarquía que ellos han adquirido en su carrera. Las sensaciones, más allá del resultado, para mí son muy positivas. Por el promedio de edad, porque me correspondieron la confianza, porque tuvimos 45 minutos de alto nivel futbolístico.

El futuro: Pensando en el futuro a mediano plazo, con Copa América y Mundial de Qatar, todo esto nos va permitiendo construir para ese momento. Saber detectar qué nos va sirviendo, qué tenemos que mejorar y paulatinamente corregir. A todos nos encanta que nuestro equipo juegue, gane y guste. Eso, hoy por hoy, pocas selecciones en el mundo lo logran. Tenemos una realidad, un presente, una proyección y unos objetivos claros. Jamás he vendido falsas expectativas. Desde que comenzamos a trabajar hemos hablado con la verdad: no se dejen contaminar con los que hoy, estando afuera, exigen un fútbol vistoso, ganar por goleadas… no, no, no, tenemos una realidad, desde la tabla de posiciones y la estructura del fútbol venezolano. Desde allí trabajamos para mejorar, para cambiarle la historia a nuestro fútbol y desde ahí sumar talentos que hoy tengan la experiencia y la condición para jugar este tipo de competencias. Todo servirá para el futuro. Todos los pasos que voy dando con mi equipo técnico en cuanto a jugadores y proyección, llamémosle renovación, considero que son los correctos. El día de mañana, con o sin Dudamel, va a seguir marchando todo con normalidad, porque hemos venido dando pasos correctos desde la renovación y buscando la consolidación de nuestros futbolistas a nivel de selección.

La sede ante Colombia: Decir hoy que Maturín seguirá siendo sede… estoy digiriendo el partido, cada decisión tiene su momento, hay que analizarlo bien. Si contra Bolivia pusimos queja por la cancha, hoy no hubo triunfo, pero debo dar las gracias por el esfuerzo para mejorar la cancha y mejorar el estadio. Este es el camino para mejorar las estructuras.

Wuilker Faríñez: Son momentos distintos el de Dani y Wuilker, por edad, trayectoria, experiencia. Yo se los comentaba ayer en la rueda de prensa antes del partido, las decisiones de hoy no van condicionadas por el Mundial de Corea sub 20. Wuilker se lo ganó por lo hecho en Copa Sudamericana, en el Sudamericano sub 20. No le regalo nada a ningún jugador. Intento aportarle a su crecimiento. Cuando lo coloco, es porque reúne los méritos para poder estar allí. A Wuilker hay que valorarlo por su rendimiento, no por su edad, como lo hemos hecho con Yangel. Estamos muy contentos. Tenemos arqueros para 20 años más. Si dicen que los equipos se arman desde los arqueros, puedo dormir feliz.