El "boom" mundial: 48 equipos para la copa de 2026

Lo que comenzó como un torneo de 13 equipos al que se llegaba en barco en 1930, para 2026 será un campeonato de alto nivel con 48 países en pelea. La evolución del fútbol continúa: la Fifa dio un nuevo paso, al aprobar la expansión del Mundial de fútbol, este martes en el Congreso realizado en Suiza.

“Estamos en el siglo XXI, ya no estamos en el siglo XX, es el futuro y el fútbol es más que Europa y Suramérica”, defendió Gianni Infantino, impulsor de las modificaciones desde la presidencia de la Fifa. “Este cambio ayudará a desarrollar el fútbol. La clasificación de un país para un Mundial es la promoción más potente que existe del fútbol. Esos nueve meses desde la clasificación hasta el Mundial son claves para el desarrollo del fútbol en esos países”.

Hasta la Copa del Mundo de 2022 se jugará con 32 selecciones.

“Desde nuestro punto de vista es una decisión positiva para el desarrollo del fútbol”, defendió Infantino en rueda de prensa. “Con el tiempo el mundo verá los beneficios”.

Infantino sumó a sus filas por el cambio a Diego Armando Maradona. El argentino, eterno contendiente de los jerarcas de la institución, se muestra militante de las nuevas ideas: “Me parece buenísimo porque si vos sos de Mali, por ejemplo, sabes que vas a jugar la clasificación, pero no el Mundial. Ahora, sí tienen una ilusión más. Van a tener más posibilidades”.

El presidente de la Fifa reconoció que aún no se han determinado los cupos por confederación -se hablaba que a la Conmebol le tocaban seis y uno a pelear en repechaje-, pero lo básico es la aparición de 16 grupos de tres selecciones cada uno. El torneo se desarrollará en 32 días: son 80 partidos. 



Aprobada la propuesta del cambio en el seno de la Fifa, comienza el debate en el planeta fútbol.

César Farías, presidente del Zulia FC y seleccionador venezolano entre 2008 y 2013 apunta: “El mundo avanza y tiene crecimiento en distintos ámbitos de la vida, eso genera transformaciones que te obligan a prepararte para tener un plan con una estrategia acorde para afrontar esos cambios. Ésta es la era de la informática. Te obliga a montarte en una plataforma exigente y cambiante a la evolución constante: el fútbol no escapa a ello. Sobre los cupos, eso todavía no se ha decidido, prefiero esperar a que se decida”.

César Farías. Foto @diariopanorama

Si se hubiese aplicado la expansión para el Mundial de Brasil 2014, Venezuela hubiese clasificado como sexta. Era la última eliminatoria del técnico nacido en Güiria, actual entrenador de The Strongest de Bolivia. 

Richard Páez. 

“Este tipo de mundial tiene unas consideraciones y premisas de índole económico”, apuntó Richard Páez, timonel vinotinto entre 2001 y 2007. “Desde el punto de vista competitivo es una debacle, es un absurdo el aumentar el número de participantes en una competencia que debe ser selectiva producirá una disminución en ese nivel. Estoy en desacuerdo en esta medida. Aumentar el número le dejará más dinero a los organizadores, pero se atenta contra la esencia del fútbol, el interés y el nivel”.

Carlos Horacio Moreno, tricampeón en Venezuela con Táchira y Caracas y seleccionador en la Copa América de 1989, manifestó: “El lado positivo es que Venezuela tendrá mayor opción, pero a nivel competitivo es un poquito más de show, de tratar de ver cómo se consigue más dinero. Si llegan a darse los seis cupos y medio para la Conmebol la eliminatoria debe cambiar. No podemos tener una eliminatoria de dos años para solo sacar a tres equipos. Perderá emotividad. Lo mismo que nuestro campeonato en el octogonal, da lo mismo salir octavo que primero. Una vez que esté segundo, tercero o cuarto Brasil o Argentina les dará lo mismo, porque para salir del grupo estará difícil”. 

Carlos Horacio Moreno. Foto de Arturo Bravo. 


“Después, hacer 16 grupos de tres es una preeliminatoria para después comenzar con los 32. Hay que ver cómo hacen para que en los dieciseisavos no caigan choques entre potencias, Argentina-Brasil o Alemania-Brasil, por ejemplo”, considera Moreno. “Todo tiene un ribete comercial y político para ver si se pueden captar más votos, en esa está Infantino. Tendríamos que estudiar si a mayor cantidad de equipos no se pierde la calidad. A mí me parece que el Mundial es para jugarlos los mejores, independientemente de que se dé oportunidad a todos, pero esa oportunidad se les da en las eliminatorias. Lo demás, es un apoyo a los equipos que no tienen trascendencia, los dejas participar pero sabes que no serán campeones”.

Apunta Eduardo Biscayart, analista de Fox Sports: “Se les brinda la posibilidad a más equipos de jugar el mundial, el riesgo es que la calidad disminuya, porque la competencia se hará más larga. El formato no me gusta. Hubiese preferido un formato distinto”. 

Eduardo Biscayart. 


Y traza un paralelismo con el atletismo: “En los Juegos Olímpicos, por ejemplo, se hace una preliminar entre atletas que tienen marcas malas. De esos pasan uno de cada marca. Allí no compiten los grandes favoritos. Los que clasifican, pasan a competir contra los fuertes. Si estuviera mejor acomodado, se ganaría por los dos lados: más equipos tendrían la sensación, el orgullo de estar en un mundial, y otros ya estarían seguros. La gente debería ser un poquito menos dura con las críticas. Esto es una vez cada cuatro años. Terminaría siendo un aliciente. Hay un poco de prejuicio en esto. Vamos a ver cómo funciona. A la Fifa le va a servir, porque más dinero va a recaudar”.