“La venezolana tiene un gen ganador”: José Catoya, DT de la sub 20

José Catoya, DT de la selección sub 20, mundialista en Papúa Nueva Guinea
Con uñas y dientes trabaja el fútbol femenino en Venezuela... y ya suman tres mundiales juveniles. Son hazañas grupales y no producto del orden federativo, pero trabajadores silenciosos como José Catoya han guiado a los logros.

Primero fue el panameño Kenneth Zseremeta. Dos clasificaciones mundialistas (sub 17 2010 y 2014), la última como campeones suramericanos. El caraqueño Catoya (1976), luego de hacer una labor de hormiga en el balompié universitario y en selecciones nacionales como asistente, asumió la sub 20, continuando con la estela ganadora.

Catoya conversó con PANORAMA. El reto, tras quedar segundos en el Suramericano sub 20 de Brasil 2015, es el Mundial de Papúa-Nueva Guinea, que se celebrará del 13 de noviembre al 3 de diciembre.

¿Cómo armar un plantel femenino en Venezuela?


Fue un trabajo fuerte. Se efectuaron todos los módulos pedidos a la FVF. Algo muy grao para nosotros, nunca clasificamos a un Mundial sub 20, ni se había avanzado de fase. Paso a paso, se logró. No teníamos a todo el bloque completo, hubo que juntar piezas con las que estuvieron en el Suramericano sub 20 de 2014 con parte de las jugadoras que fueron al Mundial sub 17.

¿Cómo define al combinado mundialista?

Es un grupo de guerreras. Tienen un gen ganador, eso siempre se ve en la mujer venezolana.

La continuidad del trabajo de Kenneth Zseremeta es clave, pero ¿cuál es la filosofía de la selección sub 20?

Conformamos un cuerpo técnico que siempre ha trabajado junto al profesor Kenneth. Mantenemos el mismo patrón de juego. Intentamos hacer un juego colectivo, no intentamos usar tanto el balón largo, aunque lo apliquemos a las mil maravillas. Buscamos hacer secuencias de juego, llegar rápido al arco rival, es algo que buscamos con el profesor Kenneth: ser verticales, nunca ir hacia atrás, nunca meternos en el arco. Siempre fuimos al ataque. Al ser el profesor Kenneth el seleccionador nacional, yo en la sub 20 y la profesora Milagro (Infante) en la absoluta, debemos seguir los patrones. Claro, cada quien le agregará su toque…

¿Cuál es el toque de Catoya?

Intentar tener un poco más la pelota, agregarle ese plus que se necesita, porque buscamos el físico pero también la técnica. Intentamos mejorar un poquito más la parte táctica y pulir la técnica, porque es algo que nos hacía falta. Quise darles libertad para que se expresaran en la cancha, para tomar decisiones.

¿Cómo motivó al equipo?


La primera motivación es ganar y clasificar al Mundial por el país. Luego puedes tomar otros factores más personales, como algunas por sus familias. A Lourdes se le murió la mamá a principios de año, le hizo la promesa de ir al Mundial. Luego vamos a lo material, no por los premios, sino por ser una vitrina para ser llamadas al exterior, o si se quedan en el país algunos equipos les pagaban a las jugadoras dependiendo si fueron o no mundialistas. Estamos lejos de que una jugadora pueda vivir del fútbol, pero intentamos ir por ese camino. También la posibilidad de ir a alguna universidad de Estados Unidos buscando una beca, dependiendo de su desenvolvimiento.

¿Cuál fue el aporte de la marabina Michelle Romero al conjunto?

Michelle es una muchacha muy alegre, abierta. Siempre habla, siempre tiene algo qué decir. Si no la ves sonriendo, algo pasa, no es Michi. Ella busca el equilibrio en el grupo, intenta mediar si hay alguna cuestión interna, va, habla. Es aceptada por todas. No hay quién la rechace. Como jugadora es muy potente, se basa en el físico, es muy buena técnicamente pero su fortaleza es la parte física.

¿Cómo vislumbra la preparación para el Mundial?

Hay que trabajar. Se tiene pensado hacer giras, hay total apertura por parte del Ministerio, la FVF siempre nos ha dado el apoyo, pero se busca la mayor cantidad de ayuda para trabajar. Queremos hacer más de dos giras, estamos en eso, planificando, queremos digerir lo que pasó y corregir muchas cosas.