Edgardo Bauza: La evolución del fútbol venezolano comenzó con Pastoriza

La Asociación del Fútbol Argentino designó, este lunes, a Edgardo Bauza como nuevo seleccionador absoluto. El exdefensor, bicampeón de Copa Libertadores, conversó en 2008 con el diario PANORAMA: en aquel momento había conquistado el máximo torneo continental con Liga de Quito.

Edgardo Bauza vive con humildad el haber ganado la Copa Libertadores con Liga de Quito. “Los penales son terribles”, dijo a PANORAMA. Permanecerá con los albos hasta el Mundial de clubes.


Llevar a Liga de Quito a ganar la Copa Libertadores 2008, la primera en la historia de Ecuador, lo ha elevado al cielo del fútbol suramericano. Pese a que millones de meridionales deliran por él, el entrenador argentino Edgardo Bauza se toma su logro con serenidad. Bauza, que habló ayer con PANORAMA, vía telefónica desde Quito y dos días después de haber derrotado, en la final en el Maracaná, 3-1 en penales al Fluminense (5-5 en el global), analizó la épica campaña para los albos.

A su decir, no es él, son sus jugadores los que merecen los laureles. Tal es la humildad del “Patón”.

—¿Qué se siente entrar en el olimpo del deporte americano?
—Es una satisfacción enorme. Realmente es el lugar en el que todos los técnicos que estamos de este lado del continente queremos estar. Es lo máximo que se puede soñar, así que haber logrado esto es una satisfacción enorme, mucho más con un equipo que no es históricamente grande, ni con el palmarés de clubes como Boca Juniors o Sao Paulo.

—Antes había dicho que en Ecuador lo colocaron al lado del héroe local Eloy Alfaro. ¿Y ahora?
—Era una forma folklórica de estar allí, de comparar situaciones. Obviamente no soy un héroe, no me quiero comparar con ninguno de ellos. Soy simplemente el técnico de Liga de Quito, y que trabajamos mucho, salimos campeones. Lo estoy disfrutando, como lo están disfrutando los hinchas, pero soy consciente de lo que soy. La gente por allí endiosa a uno y lo coloca en un lugar que no corresponde, pero el hincha es pasional. Yo soy mucho más medido, pues sé que la gloria que alcanzamos hoy, en el fútbol, puede durar muy poco.

—¿Cuál fue la clave de Liga para ganar la “Libertadores”?
—El fútbol tiene mucho de suerte, pero es el hecho de armar un gran equipo, con grandes jugadores, con un convencimiento de lo que había que hacer y con mucha dedicación, respaldado por una excelente dirigencia. Después es jugar y ganar.

—¿Cómo se vive una definición por penales en una final?
—Angustiado. Para mí, la definición por penales es una angustia terrible. Habría que encontrar una definición mucho más rápida, para no sufrir tanto. Me ha tocado perder, y sigo opinando lo mismo. Durante ese momento uno no siente ni tristeza ni alegría.

—¿Seguirá con Liga? ¿Estará con ellos en el Mundial de clubes?
—Vamos a esperar. Tengo contrato hasta el 31 de diciembre. El Mundial hay que jugarlo, es un compromiso muy lindo y en el que muy pocos pueden estar. Seguiremos allí y después veremos qué posibilidades hay.

—Ya ha enfrentado en la Libertadores al Caracas FC... ¿Cuál es su opinión del balompié venezolano?
—La evolución que ha tenido el fútbol venezolano ha sido muy grande. En los últimos ocho años ha evolucionado muchísimo. A mi criterio esto empezó con el “Pato” (Omar) Pastoriza, en cuanto a la organización y a darle un giro a la mentalidad de los jugadores. Están en el camino correcto, pero vamos a ver cómo les sigue yendo. Ha sido muy buena la labor.