Richard Páez: "Dudamel no debe tenerle miedo al riesgo"


En la primera lista difundida por Richard Páez al asumir la selección de mayores en 2001 aparecía el nombre de Rafael Dudamel. Como arquero, se convirtió en uno de los artífices de la explosión vinotinto. Hoy, el yaracuyano, flamante timonel nacional, busca reconstruir al equipo tras la crisis de resultados de 2014-2016.

El merideño Páez analizó para PANORAMA el arribo del exguardameta al primer equipo. Para el médico traumatólogo, lo principal es que Dudamel le implante “garantía, seguridad y fortaleza”, como cuando era el dueño del arco venezolano.


¿Cuál es su lectura del arribo de Dudamel a la selección de mayores?

Llega un nuevo técnico, con esperanzas. Me da regocijo que sea venezolano, que se mantenga la línea de seguir creyendo que con los ejemplos que se han dado el fútbol venezolano tiene con qué responder ante las exigencias internacionales. Después del lamentable momento que está viviendo la selección, Dudamel llega un mensaje que alienta, que anima. Viene de la primera generación transformadora del fútbol venezolano, representa a aquellos jugadores que le dieron el cambio trascendental a nuestro fútbol a nivel internacional. Esperamos que muestre ese nivel que ha logrado entender y ahora plasmar como técnico.

El de Dudamel fue el primer nombre que apareció en la convocatoria inicial de Richard Páez en 2001. ¿Qué recuerda del entonces arquero?
Siempre con una personalidad ganadora, con un espíritu competitivo ante cualquier reto, que sabe enfrentar las situaciones con capacidad y condiciones de juego y que tenía, tiene, un mundo por delante. A nosotros nos dio garantía, seguridad y fortaleza en una posición tan importante como es la del número 1.

¿Cuánto cree que tiene Dudamel de Richard Páez?
Cada quien lo recibe a su manera. Él debió tener la inteligencia suficiente para hacer las cosas buenas que observó de nuestro trabajo, del cambio, porque formó parte de él. Él ya había vivido años de humillaciones, de derrotas seguidas, de frustraciones, pero también estuvo en la etapa de brillo de la Vinotinto, del boom que transformó la historia de nuestro fútbol. Sabrá entender qué hay que hacer y qué no para mantener el nivel competitivo internacional que Venezuela se merece.

¿Se manejará mejor Dudamel que Sanvicente frente al conflicto entre la Federación Venezolana de Fútbol y el plantel de jugadores?

Si es por méritos, no hubo ninguno que tuviera más méritos de llegar a la selección que Noel Sanvicente. Lo que pasa es que vivió una etapa consecuencia de toda una confusión dirigencial. Después de la salida de Rafael Esquivel la FVF entró en un laberinto dirigencial y de ejecución de liderazgo que envolviera todo el sistema de la selección, que quedó huérfano. Hoy desde la FVF deben darle el apoyo, porque para bien o para mal la decisión final fue la de escoger a Dudamel como seleccionador. Uno espera siempre lo mejor, lo que llega lo hace con un saco de esperanzas. Que salga a relucir el carácter de nuestros futbolistas.

Lejos del tema resultados, ¿qué le faltó a Sanvicente?
No logró, no pudo impactar a ese grupo de jugadores, no logró convencerlos, desarrollar un estilo, una manera que lo identificó en el fútbol venezolano, que lo hizo ganador siempre. Lamentablemente no logró esa imagen que todo técnico tiene que anteponer frente a sus jugadores para que le crean, para que confíen en él, para que sepan. Prácticamente no hubo la manera de seducir al grupo. El tiempo que pasó fue siempre tratando de encontrar el sendero adecuado, que no lo pudo hacer.

¿Se asemeja en algo el caos de 2016 con el de 2001, cuando usted asumió la selección?
No, lo que pasa es que lo de 2001 no tiene comparación. Nunca tuvimos precedentes de victorias, de resultados importantes, ni siquiera de apoyo de los fanáticos. El fanático era cómplice silencioso de la “cenicienta”, nadie quería sacar el pecho en representación de la selección nacional, nadie reconocía a los jugadores, a los técnicos, no había estructura de fútbol, ni campos de juego en buenas condiciones. No se puede comparar nunca lo que a nosotros nos correspondió, porque era un fútbol moribundo el que nosotros levantamos. Hoy el fútbol tiene estructuras mejoradas, hay campos, fanáticos, una generación de futbolistas que sobrepasa los 40 jugadores, futbolistas en Europa… hoy las condiciones son muy superiores para hacer un trabajo adecuado en la selección.

¿Qué consejo le daría a Dudamel en esta nueva etapa?
Que siga sus intuiciones, que si va a arriesgar es un cargo para hacerlo, no hay que tenerle miedo al riesgo. El fútbol paga bien cuando uno tiene capacidad, tiene talento y lo desarrolla en el momento que hay que hacerlo. Que cumpla su objetivo como profesional y que seguramente, cuando se hagan las cosas bien, el público responderá con una buena recompensa siempre.


La actualidad de Páez y la FVF: "Todavía empeñado en la búsqueda de un reto profesional como técnico. Hay la posibilidad en el extranjero, en eso estamos, moviendo. En la parte del fútbol en Venezuela, tratando de hacer sentir que el fútbol nacional necesita más que cambios de procesos de técnico. El fútbol venezolano lo que está pidiendo a gritos en el país es un cambio trascendental, así como en 2001 pasamos de jugadores “cenicienta” a jugadores vinotinto, logremos el cambio de dirigentes “cenicienta” a dirigentes vinotinto".

El actual sistema eleccionario de la FVF es el cerco, es un anillo de seguridad para mantener el status quo de los federativos. Mientras exista restricción para hombres con capacidad para optar al cargo de presidente de la FVF y solo esté circunscrito para las apetencias de los que se mantienen allí, el fútbol venezolano seguirá por ese sendero de caída prolongada de 30 años. No hay un proyecto estructurado desde la base, se siguen teniendo los mismos errores en la formación, no hay competencia continuada de los futbolistas menores para llegar preparados al fútbol profesional. Debemos mejorarlo todo.

Deportivo Táchira a octavos de la Libertadores:
"Hay grupos de jugadores y técnicos que se resisten a mantenerse en la ciénaga de las derrotas del fútbol venezolano. Gracias a Dios existe ese tipo de hombres que saltan sobre sus propias dificultades y las falencias de nuestro fútbol. Eso confirma que talento y capacidad hay, pero que sucede cada cierto tiempo. Llegan como los cometas. En el fútbol venezolano aparecen cometas en la aparición de buenos resultados. Nosotros queremos romper con esa manera cíclica, para convertirlo en una consistencia".

Ricardo David Páez como DT en el Miami United: "Ricardo David fue un hombre que en el fútbol venezolano no tuvo el reconocimiento exacto sencillamente porque era el hijo del seleccionador. Fue más reconocido a nivel internacional. Esto es un reconocimiento a él, comenzar en el Miami United. Lo único que le he dicho es: ‘Sé tú mismo’. Él, con esa calidad, esa categoría que mostró como jugador, si muestra esa irreverencia logrará resultados que no solo hagan orgulloso al padre, sino a toda Venezuela".