Rafael Esquivel pagó siete millones de dólares para ser juzgado en libertad

Rafael Esquivel pagará siete millones de dólares para ser juzgado en libertad, según determinó el juez Raymond Dearie en la audiencia realizada ayer en la Corte Federal Este de Nueva York. Permanecerá bajo arresto domiciliario.

El expresidente de la Federación Venezolana de Fútbol, acusado por la justicia norteamericana por un escándalo de corrupción en territorio norteamericano en el ámbito del balompié, estuvo presente con sus abogados defensores –encabezados por David Goldstein- y sus hijos, según constataron el periodista Jusquifabio Flores y la agencia de noticias AFP.

“Esquivel entra a la sala con camisa y pantalón verde, no está sonriente como la última vez”, señaló el periodista a través de su cuenta de twitter. El hombre que rigió los destinos del fútbol venezolano desde 1987 hasta 2015 se comprometió, junto con sus hijos, al pago.

Según la AFP, Esquivel estará bajo arresto domiciliario en el área de Nueva York y en Florida con brazalete electrónico y monitoreo por circuito cerrado de televisión las 24 horas. Entregó todos sus documentos de identificación al FBI, que organizó su arresto en Suiza el 27 de mayo de 2015.



El venezolano de 69 años, de origen español, se declaró “no culpable”.

Junto con otros jerarcas de la Fifa, el también empresario cayó en la redada en el marco del Congreso del organismo mundial, del que formaba parte como vicepresidente de la Conmebol. El documento de extradición desde el país europeo explicaba que existía la sospecha de haber “aceptado sobornos por montos que suman varios millones de dólares en el marco de la adjudicación de los derechos de comercialización para la Copa América 2007, 2015, 2016, 2019 y 2023”.

Según una investigación de la cadena Univisión, Esquivel posee cinco casas en Hialeah por un monto de 925 mil dólares; dos apartamentos en Miami por 300 mil dólares y otra propiedad no especificada en Miami por 140 mil dólares. Algunas propiedades en Venezuela son investigadas por el Ministerio Público del país.

Las pesquisas norteamericanas han alcanzado a cerca de 40 personas, la mayoría de Centro y Suramérica. El escándalo generó la renuncia del presidente de la Fifa, el suizo Joseph Blatter. Esquivel fue sucedido en su cargo por Laureano González; por Blatter asumió Gianni Infantino.