Deyna Castellanos a PANORAMA: "El clima maracucho nos ayudó demasiado"

Su nombre es sinónimo del gol en el fútbol femenino venezolano. Decir gol, decir vinotinto femenina, es decir Deyna Castellanos. Con su juego le dio al país el bicampeonato suramericano sub 17, el pasado domingo con el triunfo sobre Brasil 1-0 en Lara.

Deyna, sencilla, frontal, con los pies sobre la tierra, conversó con PANORAMA ayer desde su hogar en Maracay. La artillera nacional agradeció de corazón a la tierra zuliana, que sirvió de casa a la sub 17 femenina durante un módulo.

—¿Cómo vive este momento, culminada la vorágine del Suramericano?

—Súper contenta, ya en casa, más tranquila, pensando en frío por todo lo que pasó, es algo que no se puede creer de la manera que lo hicimos. Me siento muy agradecida por la gente que fue y nos apoyó en todo esto.

—¿Cómo fue la recepción familiar?

—Algo tranquilo, me fueron a buscar a Barquisimeto, llegué a casa a descansar, hablar con ellos y después a dormir.

—¿Sin caravanas?

—No, para nada, nosotros no somos así (risas).

—¿Cuál fue la clave del bicampeonato suramericano?


—El trabajo, la preparación fue bastante exigente. Entrenamos mucho, tres veces al día con sol o sin sol, llueva, truene o relampaguee, es impresionante todo lo que hicimos para estar bien físicamente y para lograr el objetivo.

—¿Cómo hicieron para rendir físicamente al jugar al mediodía?

—Fue bastante exigente jugar a esa hora, en ese estadio tan grande. Era un estadio muy cerrado donde hacía muchísimo calor.

—¿Esperaba una asistencia tan alta a la final, más de 42 mil espectadores?

—Me lo imaginé, porque siempre nos respondían muy bien los venezolanos, la gente estaba pendiente. Escuché que venía gente de Socopó, Maracaibo, Maracay, Caracas, Valencia, de todas partes del país. ¡Vi pancartas en las que decían que venían desde Amazonas! Fue muy lindo poder hacer ese gol para que ellos lo gritaran como lo gritaron.

—¿Qué le dijo a sus compañeras antes de salir al partido?

—Antes de salir nosotras rezamos y ya. Cuando entramos a la cancha, lo que les dije fue que la gente que había ido era para vernos campeonas. Debíamos dar el mejor espectáculo, el mejor partido. El resultado y el gol fueron dignos de la final.

—El gesto técnico del gol ante Brasil fue soberbio, pero ¿se queda con algún otro de sus goles como el mejor del Suramericano?


—Me quedo con ese por el gesto técnico, como dices, la magnitud del logro. Son muchas cosas juntas que no hacen que dude ni un segundo que ése fue el gol del torneo para mí.

—¿Cuánto les sirvió el módulo realizado en Maracaibo para la adaptación al calor?

—El clima maracucho nos ayudó demasiado. El módulo más exigente fue el de Maracaibo, por el tema sol, el tema calor. Pero lo llevamos demasiado bien. La gente de JBL, Roberto González, nos ayudaron muchísimo. Estamos muy agradecidos con ellos por todas las atenciones.

—¿Qué significa para usted la jugadora zuliana Michelle Romero?

—Michelle Romero es mi hermana, es mi súper amiga. La conozco desde hace muchos años antes de llegar a la selección. Cuando llegamos fue un impacto, porque lo logramos las dos. Esa amistad es muy linda, a pesar de lo futbolístico. Nos tocó vivir cosas muy bonitas, el Mundial, el Suramericano pasado. Ella es una chica que está, como toda maracucha, loca (risas). Es espectacular. Antes del torneo me dijo (imitando el acento maracucho): ‘Hermana, te tenéis que llevar ese champion goleador’. Y le cumplí, ayer cuando la vi le dije: ‘Hermana, me traje el champion goleador’ (risas). Muy bonito, de verdad.

—¿Cómo vislumbra el trabajo previo al Mundial de Jordania?

—La preparación será exigente, como siempre. Ya tenemos una base física por el año de trabajo que tuvimos, pero habrá gente nueva, que no estuvo en el Suramericano, de eso estamos muy claros. Yo llegaré en agosto con el equipo, porque me voy a Estados Unidos, las chicas empiezan en junio o en julio. No me cabe duda que haremos un gran papel en Jordania.

—¿Cuánto influyó Kenenth Zseremeta en esta explosión del fútbol femenino venezolano?

—Kenneth es un gran amigo, es el mejor entrenador. Soy de las que piensa que sin él, no hubiésemos hecho esto. No somos bicampeonas, ni cuartas del mundo, ni segundas en las Olimpíadas. Él es el único que pudo lograr eso.

Estudiará Comunicación Social y admira a Carolina Padrón
Castellanos estudiará Comunicación Social en la Universidad del estado de la Florida. Su modelo a seguir: la marabina Carolina Padrón, de Espn. "Admiro su naturalidad, he conversado con ella, está muy pendiente de lo que sucede en Venezuela, estuvo muy pendiente del Suramericano. Quiero ser esa referente internacional ejerciendo mi carrera. La pongo de ejemplo a ella", dijo a PANORAMA.

La periodista Padrón respondió a Deyna a través de este diario: "Para mí es un honor. Es una niña muy talentosa, para mí es un honor que me vea como una de las figuras a seguir, sobre todo por la generación que representa ella. Es una responsabilidad también que estas niñas nos vean como referente, uno está afuera y debe estar pendiente de diez mil cosas, pero también de tu país, que es prioridad siempre".