El "Fifagate" pica y se extiende: cayó Napout

La Oficina Federal de Justicia en Suiza detuvo ayer al presidente de la Conmebol, el paraguayo Juan Ángel Napout, y el de la Concacaf, el hondureño Alfredo Hawit, por presuntos casos de corrupción, sobornos y blanqueo de dinero por el orden de 200 millones de dólares: se investigan en total a 16 personeros del balompié continental. El “Fifagate” pica y se extiende.

Lo que comenzó el 27 de mayo pasado con el arresto de ocho altos mandos de la Fifa –incluyendo el presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel-, tuvo ayer una extensión, en el marco de la reunión del Comité Ejecutivo de la institución en Zúrich. Un segundo tiempo en el que ingresan al campo los sucesores de los viejos jerarcas.

Los cargos son los mismos por los que detuvieron en Suiza a Esquivel, el uruguayo Eugenio Figueredo, los caimaneses Jeffrey Webb y Costas Takkas, el costarricense Eduardo Li, el nicaragüense Julio Rocha, el trinitense Jack Warner y el brasileño José María Marín: corrupción, lavado de dinero y fraude.

El escenario se repitió: el hotel Baur au Lac, a las 6:00 de la mañana. Fuerzas de seguridad sacaron a Napout -sucesor interino de Figueredo al frente de la Conmebol en 2014 y oficializado como presidente en 2015- y Hewit. Detenidos ambos, se les informó que tienen un procedimiento de extradición abierto a instancias de la Fiscalía de Nueva York –Loretta Lynch sigue erigiéndose en el terror de los dirigentes-, desde el 29 de noviembre.

La pesadilla apenas comenzaba.

Esta vez los implicados son, además de Naput y Hawit, el panameño Ariel Alvarado, el hondureño Rafael Callejas, los guatemaltecos Rafael Salguero, Brayan Jiménez y Héctor Trujillo, el salvadoreño Reynaldo Vásquez, el peruano Manuel Burga, los bolivianos Carlos Chávez y Romer Osuna, el ecuatoriano Luis Chiriboga, los brasileños Marco Polo del Nero y Ricardo Teixeira, y los argentinos Eduardo Deluca y José Luis Meiszner, los últimos secretarios generales.

“La OFJ requerirá ahora a los Estados Unidos que establezca solicitudes formales de extradición dentro del plazo de 40 días previsto en el marco del convenio de extradición bilateral para ambos funcionarios de la Fifa”, explicó el servicio judicial en un comunicado de prensa. “Tan pronto como se hayan recibido estas solicitudes se continuará con el procedimiento de extradición”.

“Las personas concernidas podrán todavía (en primera instancia) acordar una extradición simplificada hasta la decisión de la Oficina Federal de Justicia”, recalcó el órgano.

Las investigaciones terminaron con la renuncia de Joseph Blatter a la presidencia de la Fifa y su posterior suspensión –pretendía mantenerse en el cargo hasta la elección de su sucesor, en febrero del próximo año-, así como una sanción sobre Michel Platini, presidente de la Uefa y principal candidato a la máxima jerarquía.

“Estos sucesos destacan la necesidad de establecer hoy un programa completo de reformas para la Fifa”, indicó el presidente interino, el camerunés Issa Hayatou.

El Comité Ejecutivo de la Fifa decidió ayer, por unanimidad, la limitación de un mando máximo de 12 años al frente del organismo, un control más fuerte de los miembros y un reequilibrio de los poderes. Mientras, se mantiene en veremos la expansión del Mundial de 32 a 40 equipos.

El nuevo presidente

El uruguayo Wilmar Valdez asumirá la presidencia de la Conmebol, sustituyendo al detenido paraguayo Juan Ángel Napout. “El vicepresidente primero sustituirá al presidente en caso de vacancia temporal”, explica el artículo 34 de los estatutos del organismo suramericano, citado por la agencia internacional de noticias AFP. Una fuente indicó a la misma agencia que el uruguayo convocaría un comité extraordinario para llamar a elecciones. Valdez asumiría el lunes, ante la ausencia de casi toda la dirigencia de la Conmebol, investigada por la justicia estadounidense.