Motín en el buque: Amorebieta se retira de la selección

La crisis en la Vinotinto abrió este miércoles un nuevo capítulo: Fernando Amorebieta, el héroe del triunfo sobre Argentina en 2011, renunció a la selección por diferencias con los directivos de la Federación Venezolana de Fútbol y el cuerpo técnico que encabeza Noel Sanvicente.

“No me he sentido respaldado por ellos (directiva y entrenador) y he echado en falta su apoyo. Después de estos años, no puedo permitir que se ponga en duda mi compromiso con la Vinotinto, a la que he defendido con todas mis fuerzas y con la que he jugado siempre con toda mi ilusión”, afirmó, a través de un comunicado, el zaguero nacido en Cantaura y criado en el País Vasco.

Se refiere el recio defensor a las dudas sembradas por su ausencia a los duelos de eliminatorias a Rusia 2018 contra Bolivia y Ecuador, saldados por derrotas 4-2 y 3-1, respectivamente.

Mientras el jugador y su club, el Middlesbrough de Inglaterra, señalaban un “dolor de alta intensidad en la región posterior de su pierna derecha”, en el entorno del cuerpo técnico acusaban motivos económicos y diferencias por los métodos de trabajo de Sanvicente.

Amorebieta, de 30 años, debutó con la selección en 2011. Hijo de vascos que se residenciaron en el poblado de Cantaura, estado Anzoátegui, emigró a España a temprana edad, donde se desarrolló futbolísticamente con el Athletic de Bilbao, convirtiéndose en uno de los centrales más respetados del balompié hispano, por su dureza y contundencia. Tras no poder debutar con la selección de mayores de España, decidió unirse a la Vinotinto, ganándose el corazón de la afición tras marcar el gol del histórico primer triunfo en eliminatorias sobre Argentina (1-0, camino a Brasil 2014).

El cabezazo letal del defensor quedó en la memoria de los venezolanos, que lo adoptaron entre sus favoritos. Jugó en total 15 cotejos con la Vinotinto.

Pero en la Copa América Chile 2015 protagonizó una de las jugadas más controversiales, al pisar a un futbolista peruano recibiendo una expulsión directa. Ocurrió luego del triunfo 1-0 contra Colombia: los criollos perderían el duelo ante Perú 1-0 y la definición con Brasil 2-1, quedando eliminados.

El departamento de prensa de la selección emitió un comunicado, firmado por el cuerpo técnico, en el que dejan clara su posición sobre el exjugador del Athletic de Bilbao. “Expresamos nuestro pesar por su decisión (…) lo respetamos y le deseamos el mayor de los éxitos en sus próximos reto (…) Dejamos abierta la puerta en caso de que Fernando reconsidere el paso tomado y se plantee regresar al equipo nacional”, indicaron.

“Quiero darle las gracias expresamente a César Farías (timonel nacional entre 2008 y 2013, hoy presidente del Zulia FC) y a los anteriores integrantes de la Federación Venezolana de Fútbol (con Rafael Esquivel, hoy detenido en Suiza, al frente). Sin ellos, sin su insistencia en convocarme, nada de esto hubiese sido posible”, acotó Amorebieta en su comunicado.

No son nuevos los rumores de diferencias entre los jugadores y Sanvicente, técnico más ganador del balompié venezolano de clubes (cinco títulos con Caracas FC y dos con el Zamora FC). Extraoficialmente se argumenta que el retiro de Juan Arango de la selección se debe a que no estaba de acuerdo con su trabajo en la cancha –el maracayero, más habituado a la creación, debía ayudar a defender, según el guayanés-.

El seleccionador acusó a los futbolistas de no apoyarlo en el campo, debido a los errores que han terminado en cuatro derrotas en los cuatro primeros compromisos del camino a Rusia 2018. “Desde mi llegada a la selección parezco el rey de los regalos, porque todos los goles nos los hacen con regalitos”, ironizó Sanvicente. “No veo el respaldo que necesita un técnico”.

También el delantero Yonathan del Valle, mundialista con la sub 20 en Egipto 2009, exteriorizó sus críticas al técnico venezolano por no convocarlo.

Venezuela, último en las eliminatorias a Rusia 2018, ratificó la confianza en Sanvicente para llevar sus riendas. “Tengo contrato por cuatro años”, lanzó el timonel, a la salida de una reunión con el presidente de la FVF, Laureano González. “Él es libre de tomar decisiones”, indicó el dirigente. A partir de 2016, se verá, pero lo que queda de 2015 parece que no estará exento de polémicas.