Venezuela: confianza renovada

De vuelta a la guerra: Venezuela luchará, a partir de hoy, por alcanzar el primer mundial de mayores en su historia. En la que es su eliminatoria número 12, la Vinotinto busca conquistar su reto –hasta ahora- esquivo. El destino será Rusia, y el primer rival Paraguay, desde las 4:30 de la tarde en el estadio Cachamay, de Puerto Ordaz.

El combinado que dirige Noel Sanvicente –11er seleccionador que asume el desafío-, con la baja del legendario Juan Arango por retiro, batallará ante el cuadro albirrojo, el último equipo contra el que jugó en el camino a Brasil 2014.

Criollos y guaraníes empataron a uno en el estadio polideportivo de Pueblo Nuevo, en 2013, en el que fue el compromiso de despedida de ambos equipos en la frustrante ruta al Mundial de 2014. Edgar Benítez abrió el marcador por la visita, igualando Luis Manuel Seijas.

“Lo más importante es obtener los tres puntos. Debemos manejar la pelota, cuidar las salidas y saber cuándo retroceder”, afirmó el técnico Sanvicente en la rueda de prensa de ayer, en Puerto Ordaz. “Siempre hemos tenido problemas cuando nos toca buscar los partidos. Es la realidad, pero siempre hay una primera vez”.

El timonel guayanés asumió, en 2014, el cargo dejado por César Farías. En la Copa América 2015 sumó un triunfo sobre Colombia (1-0) y dos derrotas ante Perú (1-0) y Brasil (2-1), quedando eliminado en la primera fase del torneo.

Siete veces campeón de Venezuela, es su primera eliminatoria como seleccionador nacional. “Nosotros debemos ser fuertes en casa, debemos ser atrevidos”, afirmó el estratega, que perdió 3-0 ante Honduras e igualó a uno con Panamá en los dos últimos amistosos, disputados a principios de septiembre en el estadio Cachamay.

Para el encuentro de hoy contará con Salomón Rondón, delantero caraqueño del West Bromwich Albion inglés. El artillero falló un penal contra los hondureños y marcó el gol del empate frente a los panameños.

“Tenemos que hacer un partido bastante inteligente”, consideró el exjugador del Zenit de San Petersburgo, autor de 13 goles con la Vinotinto, cinco de ellos en el premundial 2014. “Queremos ganar. Nosotros debemos ser responsables y maduros, hemos afrontado situaciones difíciles. Tenemos que contar con nuestro carácter”.

La baja más sensible es la de Arango, pieza fundamental en los caminos a Corea-Japón 2002, Alemania 2006, Suráfrica 2010 y Brasil 2014. Con 35 años, el volante de Xolos de Tijuana decidió dar un paso al costado.

“Juan es el mejor jugador en la historia de Venezuela. Perdemos su zurda para el balón parado, pero nos quedan pateadores como César ‘Maestrico’ González y Luis Manuel Seijas”, consideró Sanvicente, ayer.

La Vinotinto quedó en el sexto lugar del camino a Brasil 2014, con 20 puntos. Mientras, Paraguay fue el último de la confederación, con apenas 12 unidades.

El elenco albirrojo tiene en Ramón Ángel Díaz –argentino, extécnico de River Plate- a su nuevo guía. Nelson Haedo Valdez, letal artillero del combinado suramericano, es baja por lesión.

“Paraguay pasa por un recambio generacional, tiene ideas más frescas con el nuevo cuerpo técnico”, considera el defensor venezolano Oswaldo Vizcarrondo, jugador del Nantes francés y exmiembro del Olimpia paraguayo. “Están volviendo a tener la mística de las anteriores eiminatorias. La idea es tratar que ellos no agarren confianza, y la única manera para evitarlo es que nosotros arranquemos con una victoria para ayudarnos a nosotros en la parte motivacional”.

Casi 40 mil personas plenarán el estadio Cachamay buscando una bocanada de oxígeno y moral para la selección venezolana. Comenzar con una victoria será esencial, más aún cuando el próximo rival es Brasil en Fortaleza. El desafío está al frente.