Pesadilla en Cachamay: Venezuela 0-1 Paraguay

Más que un balde de agua fría, el gol de Derlis González fue una pedrada en el rostro. La peor de las sorpresas, una pesadilla. Con el empate a cero en el estadio Cachamay, Alain Baroja y Oswaldo Vizcarrondo le dejaron la pelota al 10 guaraní para el triunfo de la visita 1-0 sobre Venezuela, en el primer partido de las eliminatorias a Rusia 2018.

El triunfo lo regaló el combinado de Noel Sanvicente. Con lazo, perfume y dedicatoria. En un partido disputado, combatido, con la lluvia como principal enemigo de ambos equipos, el empate parecía el mejor negocio para una Vinotinto que le costó generar juego. Pero la desatención terminó hundiendo a los nacionales.

Hasta ese fatídico minuto 84, la Vinotinto trataba de manejar el balón, de hilvanar alguna oportunidad, sobre todo por los costados. Tras un primer tiempo flojo, con apenas oportunidades, el segundo mostró una mejor cara para los criollos.

En la primera mitad, la iniciativa fue guaraní. González, al minuto 13, metió un remate cruzado que no alcanzó Edgar Benítez y terminó para el saque de meta.

La escuadra venezolana tuvo su primera ocasión apenas al minuto 25, un tiro libre lejano de César “Maestrico” González que pasó por encima del arco de Antony Silva. Solo los remates de media distancia acercaron a los venezolanos.

Cuatro minutos más tarde le tocó a Salomón Rondón probar a balón parado, pero el remate se fue lejos del travesaño guaraní. Al 33 Seijas se acercó un poco más que sus compañeros, esta vez con un chutazo cruzado, pero sin dirección.

Gabriel Cichero, con un riflazo de media, pudo encender el marcador al 55, pero se encontró con la reacción del arquero Silva, en gran forma.

Jeffren Suárez y Luis Manuel Seijas, de media, generaron mayor peligro, pero sin gol por apenas metros. Frustración tras frustración, nada parecía salirle a los de Sanvicente.

El paraguayo González respondió con un zapatazo incómodo que pasó cerca del poste derecho de Baroja, al 60.

Hasta que se consumó la derrota: la pelota pasó mansa ante la mirada de Vizcarrondo y Baroja, mientras que González se la llevó con destino a las redes vinotinto. Una tragedia en todo sentido.

Edgar Benítez pudo anotar el 2-0 dos minutos después, pero después de dejar atrás a la zaga criolla y al arquero Baroja mandó la pelota por encima del arco. Se quedó corto el equipo de Ramón Ángel Díaz.

Tras las victorias de los habituales rivales de media tabla para Venezuela, ahora, toca remontar la cuesta: la Vinotinto visita a Brasil el martes en Fortaleza; Paraguay recibe a Argentina en Asunción. La lucha comienza, pero con un golpe tremendo en el primer round.