Ignacio Zoco: "En el 64 teníamos un equipazo"

En 2008 conversamos con Ignacio Zoco, exjugador del Real Madrid y campeón con España en la Eurocopa de 1964. El navarro analizó para PANORAMA a la selección ibérica antes de que ganaran la Eurocopa 2008, de la mano de Luis Aragonés.


“Confíen en España”

El zaguero central opina del combinado ibérico: “Juega con gente técnicamente buenísima, rápida”. Alaba la seguridad que ha demostrado en todo el torneo. Sobre la selección del 64: “Era un equipazo”. Zoco jugó con el Real Madrid, ganando, entre 1962 y 1974, siete ligas, dos copas de España y un campeonato europeo de clubes.

Humberto Perozo Suárez

Si hay un grupo de personas que vivirá la final continental de mañana entre España y Alemania con mayor intensidad, ése es el que ganó la Eurocopa de 1964. Ignacio Zoco, defensor central-volante de contención de aquella furia roja, está en ese cúmulo. Zoco, a sus 69 años, sigue tan lúcido como cuando ganó el partido en Madrid a la Unión Soviética por 2-1. Han pasado 44 años desde aquel entonces, y espera ver a los ibéricos de ahora acompañándolos en el Olimpo deportivo.

“A ver si ganan ya la Eurocopa y nos dejan tranquilos a los del 64, que les den la lata (el trofeo) a los que ganen de una vez, porque nos tienen locos”, espetó, en medio de risas, a PANORAMA, en una conversación telefónica desde la capital española, en la que analizó lo que ha sido esta Euro para el equipo de Luis Aragonés y la emoción de volver a una final europea. 


—España invicta y en la final. ¿Cómo la ha visto a lo largo del campeonato?
—Los he visto con una seguridad extraordinaria, con un fútbol muy bueno, con el mejor balompié de Europa, y ha llegado donde tiene que llegar.

—¿Qué le ha gustado de este equipo de Luis Aragonés?
—Lo que me gusta de Aragonés es que ha llevado su equipo, que no ha hecho caso de la prensa, no acepta que le impongan nombres ni nada. Ha hecho un equipo que todos los españoles lo tenemos en mente, que no estaremos de acuerdo con él en muchísimas cosas, pero le ha ido bien. En puestos claves que en el campeonato español están ocupados por extranjeros, en los que no hay mucho que elegir, él lo ha hecho bien.

—¿Cuál ha sido la clave para llegar a esta instancia?
—Pues como ha jugado al fútbol. Éso es muy fácil. España juega en equipo, con gente técnicamente buenísima, rápida, dura, con gente que se machaca todo el partido como un león. Tiene un conjunto, y eso es lo que hace un equipo de fútbol.

—Fue usted defensor. ¿Cómo evalúa la dupla de Carles Puyol y Carlos Marchena en el centro de la zaga?
—Fantástica. Pero tampoco me sorprende. Son dos hombres que dejan la piel en el campo. Puyol lleva un montón de años en el Barcelona, Marchena, en el Valencia, en Sevilla, en todos los equipos han cumplido. Son los jugadores que constituyen el seguro. Tener a hombres como Marchena y Puyol es como tener un seguro contra todo en los coches. Saben que siempre van a cumplir, a funcionar, que no les van a decepcionar, y es lo que están mostrando. Puyol, un diez para él, porque es impresionante su rendimiento. Soy un gran admirador suyo.

—Llegaron ante el equipo más duro de la historia torneo, históricamente...
—Siempre, toda la vida. Hay dos equipos difíciles en el mundo, y son Italia y Alemania. Al primero nos los quitamos de encima con penales. Ves jugar a los italianos, son difíciles, y son los que mejor compiten. Y Alemania, como lo ha dicho el delantero central del Barcelona, Gary Lineker: “En el fútbol juegan once contra once y siempre gana Alemania”.

—¿Qué recuerdos le quedan de aquella final de Madrid ante la Unión Soviética?
—Imborrables, extraordinarios. Me recordaba viendo el partido de la semifinal contra Rusia, y veía la final nuestra contra los soviéticos, porque llovía tanto o más que lo que llovió en Madrid aquel día (21 de junio de 1964).

—No es la misma situación política de entonces a la de ahora, con eso de la Guerra Civil y la Guerra Fría...
—Es obvio. Ni la situación política en Rusia ni en la de España son las mismas. Ojo, era la que era (en España, con la dictadura derechista de Francisco Franco), que no la cambiaba yo por la que tenían ellos (Rusia con el comunismo), que estaban cien mil veces peor que nosotros.

—¿Cómo ganaron aquel juego? ¿Cuál era la característica de aquella España del 64?
—En lo deportivo, fue como se jugaba al fútbol entonces. Teníamos un equipazo, con varios jugadores de una calidad técnica impresionante, como era Luis Suárez, Amancio, el difunto Carlos Lapetra, que en paz descanse. Y luego había gente que corría, luchaba, que peleaba, que mordía, que es lo que hace a un equipo, que no se compone sólo de estrellas, sino de hombres que juegan al fútbol con una calidad técnica. Por eso ganamos.

—Se recuerda también aquel choque de semifinales ante los húngaros (triunfo 2-1 en tiempo extra)...
—El partido más difícil no fue la final, sino ese juego ante Hungría, que era casi una selección mundial. Fue un partido durísimo, muy rudo.

—¿Cuál sería su recomendación a la España que jugará mañana contra Alemania?
—Sencilla y simplemente, que jueguen como saben, y nada más, que pongan el entusiasmo que están poniendo y que jugando como lo saben hacer puede ocurrir cualquier cosa. Los españoles tenemos la seguridad de que esto puede salir adelante y que podemos ser campeones.

—¿Y qué le pide a la colonia española en Venezuela?
—He estado en el Centro español de Caracas. Supongo que seguirán siendo españoles, que querrán a España, y les digo que confíen en esta selección, que está en buenas manos. Estamos pasando un momento dulce y me gustaría mucho que el alboroto que suelen mostrar en Venezuela en estos actos lo disfruten. Que el pueblo venezolano se haga partícipe en la alegría del pueblo español.