Grenddy Perozo: "Donde juegue, trataré de hacerlo lo mejor posible"

Foto: Luis Bravo
Grenddy Perozo dejó Maracaibo en 2004, tras surgir con Zulianos, de la mano de César Farías. Once años después, con el DT convertido en presidente del Zulia FC, el defensor central vuelve a casa. Aportará jerarquía, sangre fría y contundencia a la zaga petrolera en el Adecuación.

Proveniente del Ajaccio francés, en el que estuvo en los últimos dos años, ayer fue presentado ante su público en el “Pachencho” Romero. Antes estuvo en PANORAMA conversando sobre su pasado, presente y futuro.

—¿Cómo vive su retorno a Maracaibo, esta vez con el Zulia FC?

—Es una etapa importante en mi carrera. Le agradezco a Dios por esta linda oportunidad que se presentó, se dio todo para que yo esté aquí. Me llena de orgullo como zuliano el regresar a mi casa, a donde nací, para vestir los colores del nuevo Zulia. Es una gran responsabilidad. La vida está llena de retos y esta es una gran oportunidad que la vida me ha presentado.

—¿Cuánto ha aprendido desde que salió de Zulianos en 2004?

—Muchísimo. Salí de mi casa a los 16, 17 años. Echar un poco el casette para atrás para ver todo lo que he hecho. El aprendizaje de vida ha sido maravilloso. Se ha dado el momento exacto para volver. Lo importante no es todo lo que hayas aprendido, sino lo que puedes aportar: quiero poner todo eso al servicio del equipo.

—¿Qué ganó al estar con el Ajaccio?

—Poder competir en una liga tan importante, europea, exigente, te abre los ojos, el saber que tienes que adaptarte rápidamente al cambio que se te presenta, que te cae encima en ese momento. Tienes que estar preparado física y psicológicamente. Es increíble. Fue un pasaje de lo más lindo de mi carrera el poder enfrentar a tantas figuras importantes del fútbol mundial. Es una etapa más, ahora estoy en el Zulia FC. Entregaré todo por la camiseta.

—¿Trabajaría en otra posición, alterna a la defensa central?

—Si algo me ha hecho crecer ha sido el poder evolucionar en otros puestos. En mi última etapa en Francia, los últimos partidos los terminé jugando de lateral derecho. En la Copa América pude haber sido utilizado en esa zona. Me adapté rápidamente, me gustó estar allí, no tuve problema en adaptarme. Donde juegue, trataré de hacerlo lo mejor posible. Puedo comportarme a la altura.

—Conoce usted a Farías desde los tiempos de Zulianos, a finales de los 90. ¿Qué caracteriza al sucrense?

—La seriedad con la que encara sus proyectos es una de las principales razones por las que estoy aquí. Lo demostró en cada equipo en el que estuvo. Se trabaja seriamente, proyectos que arrancan y que dejan resultados positivos. Eso te deja la vara alta, porque la cercanía lo obliga. Como él ya me conoce, debo tratar de ser el ejemplo.

—¿Y qué representa para usted trabajar con Carlos Horacio Moreno?

—No se puede ocultar el éxito que ha tenido en su carrera. Es un técnico exitoso. Agarró un equipo casi que de la nada y mira dónde lo tiene: el Zulia FC es un equipo que da gusto verlo jugar. Se ve la mano de un buen técnico. Estoy ansioso por trabajar con Carlos Horacio.

—¿Cómo vislumbra las eliminatorias a Rusia 2018?

—A pesar de lo que pasó en la Copa América -últimos en el grupo C, con un triunfo y dos derrotas-, las sensaciones fueron muy buenas, tanto internas como externas. Nosotros supimos el trabajo que hicimos, y pudimos ver luego los comentarios. Es un grupo sólido, que se viene consolidando de varias eliminatorias. Estamos en un pico alto en nuestra generación. Jugadores que están en ligas importantes, más la mezcla de jóvenes que vienen a una velocidad impresionante, que están pidiendo cancha. Tenemos una buena generación que buscará el objetivo firme de clasificar a un Mundial. Tenemos alma, un cuerpo técnico bastante capacitado, que lo ha demostrado. La idea es tener un buen arranque. Es un camino muy largo, pero los jugadores que tenemos pueden ponerle la guinda al pastel clasificando a un mundial.