Chile, avasallante

Cuatro veces subcampeón de la Copa América, Chile buscará este sábado en Santiago romper la sequía de títulos en el continente. Con el cerebro de Jorge Valdivia, el liderazgo de Claudio Bravo, la tenacidad de Gary Medel y los goles de Arturo Vidal y Eduardo Vargas, las posibilidades de coronarse son amplias.

El triunfo 2-1 ante Perú, la noche del lunes, es la antesala de la gloria para los dirigidos por el técnico Jorge Sampaoli. Es un huracán el conjunto austral: el que más goles ha marcado (13), con mayor cantidad de remates (65), asistencias (9), el tercero con más pases realizados (1847, detrás de Argentina y Brasil) y el que más veces ha quedado en fuera de juego (13).

“Estar en la final en casa es un sueño que queríamos cumplir y se nos dio”, afirmó el argentino Sampaoli, al término del duelo ante los peruanos. “Tenemos que recobrar el funcionamiento de partidos anteriores”, para la definición del sábado.

En fase de grupos terminaron en la cima del A, con siete unidades, producto de triunfos sobre Ecuador (2-0) y Bolivia (5-0), además del empate a tres con México. En el controversial partido del dedo de Gonzalo Jara vencieron 1-0, por los cuartos de final.

El lunes ganaron con doblete de Vargas ante un heroico Perú que, pese a quedar con 10 por la expulsión de Carlos Zambrano al minuto 20, nunca dejó de atacar. Gary Medel igualó transitoriamente con un gol en propia puerta.

“Me gusto más el segundo gol –un riflazo con efecto desde unos 25 metros, cruzado-, estuve entrenando tiros de media distancia y la verdad es que me salieron todos los goles”, señaló Vargas, del Queen’s Park Rangers inglés. “Eso me dio la confianza, le di y gracias a Dios salió el gol”.

“Cuando quedamos con un jugador más nos aplacamos un poquito, por ahí pensamos que el partido se había terminado. El empate nos despertó un poco y tuvimos la posibilidad de ganarlo”, señaló Sampaoli.

La anarquía en la zaga chilena en determinados instantes del partido –para muestras, el 3-3 contra México y el 2-1 del lunes- es la principal falla. Un equipo permanentemente volcado al ataque, al que le cuesta retroceder en orden y que, para colmo, cuenta con zagueros de baja estatura –solo Albornoz llega al 1,80, el resto no pasa del 1,78-.

Pero, hasta ahora, le ha bastado con el ataque total. Vargas (4) y Vidal (3) se encuentran en el podio de goleadores del torneo.

Además está el “respeto” del arbitraje. Tres de las siete tarjetas rojas sacadas en el torneo han sido contra el elenco de Sampaoli. Es el tercer equipo que ha recibido más faltas en el torneo, con 71, y el que más penales ha cobrado, dos.

Eso también cuenta.

Chile terminó subcampeón en las copas América de 1955, 1956, 1979 y 1987: es lo más lejos que ha llegado. ¿Será el torneo de 2015 la hora de la fiesta para la estrella solitaria?