Venezuela, cuesta arriba

El camino a la segunda ronda de la Copa América Chile 2015 se puso cuesta arriba para Venezuela. Con diez jugadores desde el minuto 30, por la expulsión de Fernando Amorebieta, la Vinotinto cayó 1-0 ante Perú ayer, en el estadio Elías Figueroa, de Valparaíso. Toca jugarse la vida ante Brasil el domingo.

Claudio Pizarro anotó el gol del triunfo de los incaicos, en el segundo duelo del grupo C del torneo. Venezuela, Brasil, Perú y Colombia tienen tres puntos.

Tras par de intervenciones de peligro con Alejandro Guerra como protagonista (primero un remate de media distancia que retuvo Pedro Gallese, el segundo un centro suyo que disparó sin fuerza Salomón Rondón, tomando el arquero peruano), Venezuela vivió el drama al minuto 30.

Fernando Amorebieta. Su nombre preocupa a más de un delantero. Jugador duro, expeditivo, central que también es utilizado como lateral izquierdo, el hombre fuerte del Athletic durante poco más de una década, hoy militando en el fútbol inglés con el Fulham -cedido al Middlesbrough en el segundo semestre de la temporada-.

Amorebieta. El nacido en Cantaura se enzarzó en la lucha por la pelota con Paolo Guerrero. El delantero peruano cae y acto seguido, el zaguero venezolano se levanta y lo pisa. ¿Hubo intención o no? El árbitro boliviano Raúl Orosco no dudó: sacó la tarjeta roja y expulsó al defensor.

A partir de entonces, la resistencia venezolana comenzó a luchar por mantener el cero. Noel Sanvicente sacó a Ronald Vargas -la Copa América es su resurrección como futbolista- y metió a Gabriel Cichero en la banda izquierda.

Por 72 minutos el arco de Alain Baroja se mantuvo en blanco. Hasta que llegó Pizarro para cambiar los dígitos en el marcador: armada una jugada en las cercanías del lateral derecho venezolano, la pelota la toca Tomás Rincón, que se la dejó accidentalmente al delantero del Bayern Múnich. El tiro pegó en el travesaño y entró.

Ni la entrada de Josef Martínez ni la de “Miku” Fedor le cambió el rostro al duelo para los criollos. No apareció la oportunidad clara para Venezuela y el desgaste hizo su efecto también.

“Necesitamos sumar contra un rival durísimo”, señaló Rincón al término del encuentro. Hemos plantado cara. Nos sentimos orgullosos de lo que hemos hecho”. Para Guerrero, “Venezuela estuvo muy cerrado atrás, dio poco espacios. Tuvimos pocas chances de gol, pero la que tuvimos la aprovechamos”.