Santiago Cañizares: "Messi traslada su euforia al Barça"

Dos veces finalista de la Liga de Campeones, la suerte le fue esquiva a Santiago Cañizares (Madrid, 1969). Con el Valencia cayó en las finales ante el Real Madrid en el 2000 y el Bayern en el 2001. En el 98 fue suplente de Bodo Illgner, cuando el Madrid venció 1-0 a la Juventus.

El guardameta, hoy analista de fútbol, conversó con PANORAMA sobre el Barcelona que enfrentará, este sábado, a la Juventus en la final de la Champions en Berlín. Tras ganar la Liga y la Copa del Rey, ahora apunta al torneo continental.

“Es un equipo que llega en buen momento a las fases finales de los campeonatos, así fue en la Liga, donde no le dio oportunidad al Real Madrid”, consideró “Cañete”, vía telefónica. “Se ha trabajado bien físicamente, se ha economizado muy bien los minutos de cada jugador, Luis Enrique ha trabajado bien las rotaciones”.

Sabe el exportero el peso de Lionel Messi en el conjunto blaugrana. En la Liga metió 43 goles, en la copa local cinco y en la Champions suma 10.

“Messi es el jugador más importante del equipo, no solo por su calidad, sino por su ascendencia sobre el grupo. Cuando Messi baja la cabeza, la baja todo el barcelonismo. Cuando está en un buen talante, en buena forma. Messi traslada su euforia al Barça. Es un futbolista que arrastra toda una identidad con su juego. Está atravesando su mejor momento: todo lo que gira a su alrededor es muy positivo. Es un maquinista de un tren que, cuando empuja, empuja todos los vagones”.

Como complementos en el ataque tiene al uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar. El tridente MSN acumula, en todos los torneos de la temporada 2014-15, 120 goles.

“Luis Suárez, pese a que estuvo algo enfadado con el gol, recuperó la confianza y lo volvemos a ver como uno de los mejores de Europa en su puesto”, señaló el “Dragón” Cañizares. “Neymar fue muy inteligente, aceptó ese rol de segundo actor con Messi y esa buena relación les favoreció en el campo, porque hay buena conexión entre ambos, y buena conexión con Luis Suárez. Va creciendo temporada a temporada, no compitió con Messi, se puso a su lado para ayudar”.

Juzgado por los medios en España, el trabajo de Luis Enrique también fue analizado por Cañizares, con el que coincidió en la selección ibérica, llegando a ganar el oro olímpico en Barcelona 92.

“No haga usted mucho caso al periodismo en general en España, porque Luis Enrique es una persona que no se llevó bien nunca con el periodismo”, disparó el madrileño. “Se le ha criticado duramente, pero sobre todo es por eso. Se le ha tratado peor que si fuera un amigo del periodismo. Le costó acoplar al equipo, convencer a los jugadores que tenía que rotar, que no podían caber todos, pero consiguió convencerlos finalmente, y a partir de eso el equipo comenzó a funcionar. Fundamental en la reactivación de Messi: en la primera parte del campeonato fue uno y en la segunda fue otro. Si Luis Enrique tuvo mucho o poco qué ver, yo no lo sé, pero esa es la clave”.

También tuvo palabras para el guardameta de los catalanes, el alemán Marc Ter Stegen: “Es un portero de muy buenas condiciones, a futuro, si sigue creciendo probablemente será uno de los mejores porteros de Europa, pero lo tiene todo para demostrar”.

La salida del italiano Carlo Ancelotti y la llegada de Rafa Benítez –técnico suyo en el Valencia, con el que ganó dos ligas y una Copa Uefa- al Real Madrid también fueron valorados por el portero español.

“Lo que se censura del Madrid es que no tiene una línea de trabajo, no tiene una dirección deportiva. Parece un club, desde fuera, que actúa por los impulsos de su presidente (Florentino Pérez), y que toma decisiones muy a la ligera, muy dependiendo de qué es lo que quiere el presidente. Porque no actúa una dirección deportiva que salvaguarde un estilo de juego, con unos principios básicos, con una marcada línea en los fichajes. Como no tiene nada de eso el Real Madrid, lo que se critica es que las decisiones se toman de forma caprichosa. No hay una explicación”.

La décima Champions y tres trofeos más no fueron tomados en cuenta por Florentino a la hora de despedir al italiano. “Ancelotti ha hecho cosas buenas, como la imagen del Real Madrid, la décima copa de Europa; entre las cosas malas, que el equipo se devaluó mucho esta temporada”, consideró Cañizares.

Con 55 años, Benítez -técnico del Real Madrid Castilla en sus inicios- asumió el timón del conjunto merengue, que en esta campaña terminó sin posibilidades de Liga, Copa del Rey y Champions, a diferencia del Barcelona, el eterno rival.

Procedente del Napoli italiano, le tocará administrar a un vestuario con futbolistas como Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Gareth Bale.

“Rafa fue un magnífico entrenador para muchos equipos, para el Valencia, por ejemplo. A nivel táctico fue un magnífico entrenador”, reconoce Cañizares. “Pero le va a costar trabajo gestionar con los cracks su categoría. Si consigue convencer a todos los jugadores que tiene que sus ideas son las mejores, como convenció a los del Valencia, el Madrid jugará muy bien. Pero esa es la gran duda. Lo importante es convencer a los jugadores de que mis ideas son las mejores. Vamos a ver si lo consigue”.

Corrupción en la Fifa
Cañizares lamentó los casos de corrupción que aquejan a la Fifa, que ocasionaron la renuncia de Joseph Blatter: “A nadie le sorprende la corrupción en los estamentos, es lo más triste de la película. No solo en el fútbol, sino en cualquiera. Son tantos los casos de corrupción alrededor de la gente que manda, en todos los lugares del mundo, en cualquier actividad, que simplemente es uno más. No sorprende, y es lo decepcionante”.

"A Iker no se le juzga con objetividad"
Cañizares militó en el Real Madrid entre 1994 y 1998; previamente estuvo en el filial, el Real Madrid Castilla. Como arquero y exmadridista, le puso lupa también a la difícil situación de Iker Casillas en el conjunto blanco. “Hay un grupo de gente que quiere ver a Casillas fuera del Madrid por diversos motivos: porque no está en su mejor momento, porque no se llevó bien con Mourinho y Mourinho dejó ciertas simpatías en cierto sector del madridismo, y luego otro grupo que es pro Casillas de forma radical. Ambos grupos son radicales. Se perdió el norte completamente en el caso: ya no se le juzga con objetividad alguna. Si Iker Casillas recibe algún gol, se le culpa permanentemente, de forma injusta porque los goles que recibe no son todos fallos suyos. Por otra parte, cada parada, por muy sencilla que sea, el sector pro Casillas lo ve como una parada del cielo. Él tiene recorrido, pero es cierto que no está en su mejor momento”.