Richard Páez: "Hay que tener fe en los buenos jugadores"

El fútbol venezolano puede analizarse en un antes y después de Richard Páez Monzón. Con su llegada a la Vinotinto en 2001, terminó la época de desazones y fracasos, generando el boom que hoy se ha convertido en un modo de vida.

Páez Monzón, médico traumatólogo, dirigió a Venezuela en las copas América de 2001, 2004 y 2007. En las dos primeras no pasó de fase, y en la tercera, por primera vez en la historia, avanzó a los cuartos de final. El primer paso de una evolución en la que continuó César Farías, catapultando al combinado nacional al cuarto lugar conseguido en 2011.

El merideño atendió a PANORAMA vía telefónica, antes de partir a Chile. La Conmebol le encomendó, tanto a él como a otro grupo de entrenadores, evaluar técnicamente el torneo. Maleta en mano y desde Maiquetía, analizó para este diario el presente del conjunto que lidera Noel Sanvicente.

“Como siempre hemos pensado, cada torneo que se le presenta al fútbol venezolano es una oportunidad más para evolucionar, para crecer, para dar resultados”, afirmó el médico, de 61 años. “Es la gran misión de esta selección, la de seguir dando resultados, de dar una buena imagen al fútbol venezolano al menos como combinado. También garantizar que el nuevo proceso comience con buen pie. Es el gran reto de nuestro equipo en manos de Noel Sanvicente. Esperamos lo mejor”.

Le pone Páez una lupa a Juan Arango. Un fijo en cada convocatoria suya, Páez tenía en Arango a uno de sus zurdos de oro, junto con Ricardo David Páez y Gabriel Urdaneta. Durante un buen tiempo, la selección bailó al paso de los tres poetas de la izquierda.

De ser un volante con llegada, Sanvicente busca adaptar a Arango (con 35 años) a la zona de contención, dándole oxígeno a Tomás Rincón. Chile 2015 será la gran prueba del maracayero.

“Todo está basado en la etapa actual de Arango, de su edad. Si es esa la decisión técnica hay que asumirla con esa responsabilidad. Es una zona que él sabrá manejar, ya tiene la experiencia en México (milita en los Xolos de Tijuana). Hay que tener fe en los buenos jugadores y el buen jugador se sabe defender en cualquier posición”, apuntó Páez.

¿Se parece esta selección, al menos en intención, a la de la copa de 2007? En aquel entonces, los talentosos eran, además de Páez y Arango, Luis Vera (hoy asistente de Sanvicente), Miguel Mea Vitali, César “Maestrico” González, Alejandro Guerra… Hoy, además de Arango, González y Guerra, lucen otros como Ronald Vargas, Luis Manuel Seijas y Rafael Acosta.

Es cauteloso Páez: “Hay que verla en la cancha. Yo tengo la esperanza, por los nombres escogidos, que hay disposición en querer tener equilibrio”.

La Vinotinto debuta este domingo ante Colombia en Rancagua; enfrenta el 18 a Perú en Valparaíso para cerrar, el 21, contra Brasil en Santiago.

“Colombia viene a continuar lo mostrado en el Mundial de 2014: es el mismo grupo, el mismo técnico, los jugadores se mantienen en alza en los equipos en los que juegan en Europa”, señala el merideño, que en el país cafetero ganó con Millonarios una Copa Colombia. “Consideramos que el primer partido será el gran reto para Venezuela, lograr sacar un buen resultado. Colombia lo hará difícil, pero con ellos siempre son partidos aparte. Esperemos que sea un partido especial para la selección”.

“El de Perú será un partido definitorio, que define al grupo y la evolución de ambos equipos”, indica Páez, que dirigió al Alianza Lima en 2008. “Vienen casi en la misma condición: de una gran Copa América, salieron con un nuevo proceso, y los técnicos vienen a mostrarse en su primer reto oficial”.

“Lo de Brasil es complicado, porque viene a lavar la cara de lo que sucedió en el Mundial y en la Copa América pasada. Es un desafío de altísimo nivel. No logra encontrar un gran grupo, como los que espera de Brasil, y por allí puede tener alguna oportunidad Venezuela de conseguir buenos resultados”.

El fútbol contra la corrupción
La Copa  América Chile 2015 se realiza tras el escándalo de corrupción que terminó con el mandato de Joseph Blatter al frente de la Fifa y la detención, entre otros, de dirigentes como el presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel Melo. 

Páez  fue contundente en el valor del balompié sobre los problemas extradeportivos: “Sólo el fútbol salva al fútbol, y si es bien jugado, mejor”, indicó a PANORAMA el merideño.