La Fifa en su laberinto

Una red de corrupción “sistemática y desenfrenada”. Cargos por fraude, asociación delictiva y blanqueo de capitales. Sobornos y comisiones por más de 100 millones de dólares, desde principios de los años 90 hasta la actualidad. La Fifa es el paraíso de la deshonestidad, y Rafael Esquivel uno de sus querubines.

Al final, no todo era “por el bien del fútbol”, como reza el slogan de la organización.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos presentó cargos contra altos responsables de la Federación Internacional de Fútbol Asociado, incluyendo al presidente de la Federación Venezolana de Fútbol -suspendido de sus funciones ayer por la Fifa-. Los dirigentes fueron arrestados por agentes suizos vestidos de civil.

Aunque no es acusado, el presidente de la Fifa, Joseph Blatter, se encuentra en la mira de todos. “Es un tiempo difícil para el fútbol, los fanáticos y la Fifa como organización (…) pero continuaremos trabajando con las autoridades competentes y nos esforzaremos con vigor, en el interior de la Fifa, para erradicar todo comportamiento inapropiado con el objetivo de recuperar la confianza”, afirmó el suizo, en un comunicado.

Además de Esquivel –flamante vicepresidente de la Conmebol-, se encuentran detenidos los vicepresidentes de la Fifa Eugenio Figueredo (Uruguay) y Jeffrey Webb (Islas Caimán); el costarricense Eduardo Li, el nicaragüense Julio Rocha, el trinitense Jack Warner, el brasileño José María Marín y el caimanés Costas Takkas. El expresidente de la Conmebol, Nicolás Leoz (Paraguay), está implicado, pero no se encontraba en Zúrich, sino hospitalizado en su país natal: se pidió su captura y extradición.

Otros nombres investigados son ejecutivos de mercadeo: Alejandro Burzaco (Torneos y Competencias), Aaron Davidson (Traffic Sports USA), Hugo y Mariano Jinkis (Full Play Group).

El marco utilizado para el arresto de los directivos fue el 65° Congreso de la Fifa, en Zúrich, a dos días de las elecciones presidenciales del ente rector, con Blatter como candidato a la reelección. El lujoso hotel Baur au Lac, que servía como hospedaje de las delegaciones –Venezuela acudió con Esquivel, Laureano González, Luis Vázquez y Adelis Fusil, presidente de la Asociación del Fútbol del estado Zulia-, fue tomado por elementos de seguridad que acudieron a cada habitación a detener a los investigados. No hubo violencia en la bucólica Suiza: fue una operación limpia y sin incidentes.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos se encuentra al frente de las investigaciones. ¿La razón? Los delitos fueron pactados y preparados en territorio norteamericano, realizándose los pagos a través de bancos de ese país. “La corrupción, los sobornos y el dinero ilegal se transformaron en la manera corriente de hacer negocios dentro de la Fifa”, señaló el director del FBI, James B. Comey. Completó la Fiscal General, Loretta Lynch: “Es una red de corrupción que lleva al menos 24 años usando sus posiciones privilegiadas en el fútbol mundial para enriquecer con millones de dólares a través de sobornos y actividades ilegales”.

En primera instancia los mundiales (controversiales en su escogencia) de Rusia 2018 y Qatar 2022 se mantendrían en juego. Tampoco se alteraría la elección de mañana, aunque la Uefa, a través de su presidente, Michel Platini, pidió su postergación. En año de Copa América, con el camino a Rusia a punto de iniciar y la Copa América Centenario 2016 en duda, el fútbol se pierde en su laberinto.