Mario Rondón: "Quiero ser protagonista en la Vinotinto"

Un golazo de casi 30 metros fue la primera alegría de Mario Rondón en China. Su debut con el Shijiazhuang Yongchang solo estuvo opacado por el resultado final: derrota 2-1 ante el Guangzhou Evergrande, que dirige el campeón mundial con Italia, Fabio Cannavaro.

No obstante, Rondón (Los Teques, 1986) dejó su huella. Es el primer paso del exjugador del Nacional de Portugal en la primera división del gigante asiático. Ahora, apunta más lejos: despuntar con la selección venezolana en la Copa América de Chile 2015, tras un buen 2014 en el que marcó dos goles.

Mario conversó con PANORAMA, vía telefónica desde China, analizando su estreno en el fútbol asiático y lo que será el 2015 trascendental para el balompié venezolano y su carrera.

—¿Cómo ha sido la adaptación no solo al fútbol chino, sino al país, su cultura, su modo de vida?

—La adaptación ha sido muy buena, es un fútbol muy rápido, agresivo, intenso. Físicamente he mejorado muchísimo. Ya me sentía cansado psicológicamente, ahora me siento libre, motivado, contento por jugar al fútbol. Recuperé la motivación que me hacía falta. La adaptación ha sido buena, aunque lo más difícil es el idioma. He aprendido unas palabras en chino. Mis compañeros me han ayudado. Tengo un traductor del portugués al chino y el entrenador habla inglés, por lo que la comunicación es fluida.

—Y el debut, mejor imposible...

—Fue mi estreno con un verdadero golazo, mi carta de presentación. Espero marcar muchos goles aquí y ayudar a mi equipo a hacer una buena clasificación este año.

—¿En qué posición lo utiliza su nuevo técnico, el búlgaro Yasen Petrov?

—El entrenador me usa de extremo, en la línea, de siete. En el primer partido comencé en la banda derecha y terminé detrás del nueve. Igualito que en el anterior club en el que jugaba, me piden diagonales y profundidad. El fútbol chino deja muchos espacios en las espaldas, y hay que aprovecharlos.

—¿Qué memorias le quedarán de su paso por el fútbol portugués, con Pacos Ferreira, Beira Mar y Nacional?

—Mi balance en el fútbol portugués fue muy positivo, marqué más de 40 goles en primera división en los últimos cinco años. Pocos delanteros han hecho lo que yo he conseguido. Pero de mi anterior club es mejor no comentar nada. Pasé buenos momentos, pero me dolió no haber dado ese salto a una liga más competitiva, una de las mejores del mundo. Queda esa tristeza. Lo bueno es que salí, estoy libre y me siento feliz, a gusto, motivado, para ayudar a mi actual equipo y a mi selección.

—Tras un buen 2014 con la Vinotinto, ¿hacia dónde apunta en el 2015?

—Continuar con el trabajo que he hecho en la selección. Quiero ser protagonista en la selección, ayudar al profe Sanvicente y darle alegrías al país. Quiero llegar bien físicamente a la selección, preparándome en esta liga. Tiene buenos estadios, están siempre full, con intensidad grande y ritmo alto. Esta preparación es muy buena para la Copa América.

—¿Qué le pide el DT Sanvicente?


—Me siento muy a gusto, a los delanteros nos pide confianza, que trabajemos físicamente muy bien, porque tenemos que estar a tope en la selección para presionar al rival, hacer mucha diagonales, el toque y va, toque y va. Intentar buscar el error del rival y ser contundentes en el área.

—La Copa América es el primer reto. ¿Podrá la Vinotinto repetir o mejorar los registros de 2011?

—Estamos mejorando poco a poco, asimilando las ideas del profe, la identidad. Entendemos su idea, ser agresivos para buscar la pelota, jugar con y sin ella. Cada vez nos sentimos mejor. El equipo va a crecer para la Copa América. Esperemos superar lo conseguido la Copa América pasada.