Los capitanes se adaptan a la idea de Sanvicente

Los nueve días de trabajo de Venezuela en Madrid sirvieron para que la idea de Noel Sanvicente comenzara a ser asimilada por los jugadores. La filosofía de presión en toda la cancha, la de la nueva era nacional.

Oswaldo Vizcarrondo sabe lo que es trabajar con el guayanés como técnico. Lo hizo en el Caracas FC, club que ganó cinco estrellas con Sanvicente en el banquillo, cuatro de ellas con el defensor central como una de las figuras.

“Es un inicio de ciertas cosas que son nuevas para nosotros”, señaló el zaguero del Nantes francés al programa radial Conexión Goleadora, presente en Madrid. “Estamos tratando de implementar la filosofía que él quiere. Es mucha información en poco tiempo, en pelota parada también hay ciertos movimientos que debemos aprender”.

“Siempre juntarse con el grupo es positivo, estamos tratando de hacer énfasis en la parte táctica, la idea del cuerpo técnico. En gran medida conozco al cuerpo técnico, porque lo tuve en el Caracas, pero otros compañeros no. Todo ha sido positivo”, recalcó Vizcarrondo, autor de siete goles en 59 partidos con la selección venezolana, desde 2004.

Sanvicente designó a Tomás Rincón como capitán de Venezuela, ante la ausencia de Juan Arango en los dos primeros duelos de la nueva era nacional, ante Corea del Sur (derrota 3-1) y Japón (2-2). Con 56 compromisos disputados, el tachirense afronta otro desafío: compartir el medio sector defensivo con Roberto Rosales, habitual lateral derecho.

“Rosales es un jugador con muy buena salida y tiene buena técnica”, señaló Rincón, desde la capital española, al referido programa capitalino. “En el medio lo ayuda mucho ese estado aeróbico que tiene”.

“Aquí nos estamos turnando más. Nos piden que uno se sume al ataque y el otro se quede atrás”, insistió el hombre del Genoa italiano.

El tema del estilo de juego es físicamente un reto para todos los futbolistas nacionales. Sanvicente pide presionar, machacar, insistir en el quite de pelota. “La presión alta que quiere imprimir en cualquier plaza depende mucho de coordinarnos”, manifestó Vizcarrondo. “Si hay algún compañero que no hace el movimiento adecuado tendremos falencias en la parte posterior. Hay que cubrir esas circunstancias en el momento indicado”.

“El módulo ha sido positivo. Se trabajan aspecto tácticos y de pelota parada, ya que hay tiempo para eso”, describe el sancristobalense Rincón.

El próximo compromiso de Venezuela será el 14 de noviembre ante Chile en Antofagasta. Ya la idea de Sanvicente, más pulida, debe verse en una mejor versión que en la gira asiática de septiembre. Lo importante: los líderes vinotinto ya la conocen.