"No queríamos despertar de ese sueño": se cumplen 5 años del debut en el Mundial sub 20

Y las pirámides retumbaron con el “Gloria al Bravo Pueblo”. Venezuela cumple hoy cinco años del exitoso debut en el Mundial sub 20 de Egipto 2009, la victoria 1-0 sobre Nigeria con un gol de Yonathan del Valle.

“Un gran día para todos nosotros, para los jugadores, los técnicos, el país. Un partido inolvidable”, recordó con PANORAMA Del Valle, hoy ficha del Río Ave portugués. “Queríamos dejar el nombre de Venezuela en alto ganando el primer partido”.

El escuadrón criollo, dirigido por César Farías, salió con Rafael Romo; Pablo Camacho, Carlos Salazar, José Manuel Velázquez, Henri Pernía; Francisco Flores, Rafael Acosta; Ángelo Peña, Víctor Pérez; Rondón y Del Valle. Por Pérez ingresó el zuliano Yohandry Orozco, al 69; por Acosta, Ágnel Flores, al 73; y por Peña, Juan Morales, al 82.

“No queríamos despertar de ese sueño que aquel día se hizo realidad”, destaca Salomón, en conversación con este diario. “Sabíamos que era nuestra oportunidad de ser los primeros mundialistas y que seguramente ese día pasaría a nuestra vida para siempre”.

Antes del partido, en el estadio Al Salam, de El Cairo, los criollos se reunieron en el vestuario. “Minino” Flores se encargó de dar las palabras y de encabezar el rezo del “Padre Nuestro”. Luego, Farías lanzó su arenga: “Nos dijo que nos divirtiéramos con la responsabilidad que amerita llevar a un país entero desvelarse viendo el mundial… que sintiéramos el Himno como lo que era, nuestra representación al nivel que nos estábamos adentrando, que era el mundial”, señaló Rondón.

Del Valle, a diferencia de muchos de sus compañeros, no pudo contar con su familia en las tribunas del estadio. “Antes de ir al estadio mi mamá me llamó por teléfono y me dijo que jugara como si fuera el último partido. Que si marcaba, que me la imaginara a ella en la tribuna. Eso me motivó más”, apuntó el carabobeño. En el grupo también apuntaban al delantero: “Lo que más recuerdo es lo que me decían los compañeros: ellos son negros, rápidos y fuertes, pero tú eres un negro más fuerte y más rápido, sabemos que te los vas a comer”.

Y así pasó: al minuto 45, Del Valle anotó el gol que le daría el triunfo a los nacionales. “La jugada del gol fue un poco confusa, porque yo estaba en fuera de juego, después salí y volví a entrar y ellos se descuidaron en marcarme. La pelota cayó donde tenía que estar. Yo estaba allí y marqué. Lo único que me pasó por la mente fue ver a mi mamá en la tribuna. Lo celebré con las personas que estaban en el estadio y con los millones de venezolanos que estaban viendo el partido”, apuntó el artillero de Guacara.

“Obviamente no se puede vivir de los recuerdos, pero los que estábamos ahí sabemos que eso marcó un antes y un después en nuestro fútbol”, consideró Rondón. “Éramos conscientes, a pesar de la juventud, que con la competición sería el inicio de muchos años de gloria. Para cada quien tuvo su antes y después, yo, gracias a Dios, estoy por Europa jugando en un gran club y haciendo goles, porque he sido consecuente con lo que la gente vio de mí en ese mundial. Entonces pude hacer cuatro goles y aquí estoy, con la misma ilusión de ese día, para llevar a la selección de mayores a un mundial”.

Venezuela derrotaría 8-0 a Tahití y caería 3-0 con España. En octavos de final sucumbieron con Emiratos Árabes Unidos por 2-1. Del Valle y Rondón terminarían con cuatro goles cada uno: fue el primer paso gigante en sus carreras. Hoy, Venezuela espera por el Mundial de mayores, la deuda que los juveniles de aquel entonces esperan saldar en Rusia 2018.

“El fútbol venezolano ya venía creciendo, pero con el Mundial creció un poco más”, juzga Del Valle. “Ahora nos toca el Mundial de mayores, en el pasado no pudimos, pero ya podremos hacerlo. Es lo único que nos falta para resaltar más”.