"Estuvimos a la altura": Salomón Rondón y Grenddy Perozo hablan sobre la gira vinotinto por Asia

Presionar, presionar, presionar. La Venezuela de Noel Sanvicente nació luchando desde el principio. En apenas dos partidos ya se comenzó a ver la idea del nuevo seleccionador: ante Corea del Sur, en la derrota 3-1 en Seúl, y contra Japón, en el empate a dos en Yokohama.

PANORAMA conversó con dos de los protagonistas de la gira asiática: el delantero Salomón Rondón y el defensor marabino Grenddy Perozo. Los dos analizaron para este diario la nueva propuesta nacional, con las copas América 2015 y 2016 y las eliminatorias a Rusia 2018 a la vista.

“A Noel le gusta mucho apretar el juego, y eso lo hacíamos. Al momento de dosificar, dosificábamos, y cuando nos tocaba apretar, apretábamos. Tratábamos de que el rival se equivocara”, resaltó Salomón, que disputó 74 minutos ante los surcoreanos y 80 contra los japoneses.

La dupla de los Rondón funcionó. Mario anotó en ambos compromisos, con Salomón como apoyo fundamental.

“Con Mario me sentí bien, en la capacidad de crear jugadas, hablando del nivel de ataque, estuvimos bien”, señaló el caraqueño, del Zenit ruso. “Obviamente lo más importante es concretarla, anotar gol. Pero es importante, porque el grupo tenía casi un año que no se reunía y ahora está retomando las sensaciones de la camiseta nacional. Veníamos de un viaje bastante largo y teníamos pocos días de trabajo. Les sumas cosas negativas y a pesar de todo respondimos bien. Asimilamos bien la información que ‘Chita’ nos transmitió, nos quedamos con su idea de juego”.

Grenddy jugó los 180 minutos, con Oswaldo Vizcarrondo como compañero en la zaga. ¿Cuál fue la filosofía? Coincide con Salomón: “Que su equipo apriete bastante arriba, no deje salir fácilmente al equipo contrario, que se juegue con la pelota y sin ella. La idea fundamental es esa, sea quien sea el rival, tratar de apretarlo bastante, de hacerlo equivocar lo más posible con la presión alta y sacarle mucho provecho a la pelota detenida, a los movimientos de ataque rápido. Lo hicimos bastante bien por algunos momentos de los partidos”.

“Es una nueva idea de la que sacamos muchas cosas positivas”, resaltó el zuliano, central del Ajaccio francés (Ligue 2). “Rápidamente, no en su totalidad, pero le agarramos la mano a lo que el técnico quiere. Lo hicimos muchos momentos en ambos partidos. Tenemos que mejorar, pero a nivel interno se vivió un buen ambiente”.

“A los delanteros nos pedía tratar de crear espacios, movilidad, presionar, descargar una y otra vez, hacer movimientos para el beneficio del compañero”, interviene Rondón.

Venezuela jugará el 10 de octubre ante Omán en Muscat y el 14 contra Irán en Teherán, en la segunda serie de amistosos con Sanvicente al mando. En noviembre cerrarán el 2014 en Chile, a la espera de la confirmación de un amistoso contra Bolivia en La Paz.

“Se puede sacar un balance positivo, más que nada por el poco tiempo que tuvimos de trabajo. Respondimos bien física y tácticamente”, acota Salomón. “Habrá que corregir muchas cosas, este ciclo es nuevo y nosotros tenemos la obligación de asimilar la información que sea transmitida desde el cuerpo técnico de la selección a los jugadores. Estuvimos a la altura. Contamos con muchas jugadas en el ataque. Nos sentimos bastante bien”.