Táchira-Vinotinto, el calvario de Yohandry Orozco

El enfrentamiento entre el Deportivo Táchira y la Vinotinto dejó a su primera víctima: Yohandry Orozco no irá a la gira del combinado venezolano por Asia, de principios de septiembre. Las constantes críticas del técnico aurinegro, Daniel Farías, hacia los módulos de trabajo que realiza el seleccionador Noel Sanvicente, terminó con el apartamiento del volante marabino.

La Vinotinto irá con rumbo Corea del Sur y a Japón (duelos del 5 y 9 de septiembre, respectivamente) sin el zurdo de Cardonal. Posiciones encontradas sacrificaron su presencia: desde la Vinotinto aducen que físicamente no es apropiado arriesgarlo a una travesía tan larga después del partido del 30 de agosto entre el Táchira y el Aragua FC. En el conjunto aurinegro lamentan los llamados a los trabajos de la selección en la semana, pero no justifican que se le deje fuera del viaje.

El habilidoso Orozco, de 23 años y con 23 partidos internacionales disputados (un gol) permanece en silencio, optando por evitar mayores problemas. Pero PANORAMA conversó con Luis “Pájaro” Vera, asistente de Sanvicente en el equipo patrio, y con el gerente deportivo del aurinegro, Javier Minniti.

“Yohandry debe estar un poco decepcionado, desmotivado, imagino que él quería estar en la selección, quiere participar de todos los encuentros, cuando es llamado a ser un referente en este nuevo proceso. Imagino su situación”, afirmó Vera, excapitán de la selección. “Pero por nuestra parte, debe estar tranquilo, porque nosotros seguiremos contando con él para las próximas convocatorias. Decidimos no llevarlo para esta por cuidarlo a él, más que todo”.

Explica el guayanés: “Era muy arriesgado llevarlo a un viaje tan largo después de jugar un partido el sábado, viajar hasta Caracas en la madrugada y después salir con nosotros para Corea era muy largo. Lo teníamos en nuestros planes para que arrancara en el primer partido. Decidimos de buena manera no contar con él, pero debe estar tranquilo, porque para las próximas convocatorias va a estar”.

“No hay argumentos deportivos de la selección para sacarlo de la convocatoria”, considera Minniti. “Es una decisión del cuerpo técnico de la selección. Nosotros ejercimos un derecho que tenemos en Fifa”.

Ahonda el gerente: “El reglamento sobre el estatuto y transferencia de jugadores tiene un anexo que establece cuáles son los criterios para que los equipos liberen jugadores para las selecciones. Los equipos no estamos en la obligación de ceder jugadores fuera de la fecha Fifa, que comienza del 1 al 9 de septiembre, y la convocatoria del módulo es del 28 al 30 de agosto. Tenemos un partido contra Aragua, oficial, que no ha sido reprogramado: nosotros tenemos el derecho de reservar al jugador para nuestra competencia. A tal punto que la Federación Venezolana de Fútbol no ha hecho ningún reclamo al Deportivo Táchira por incumplir en algún estatuto o reglamento en el que el jugador tenga que presentarse”.

Farías había criticado constantemente los módulos y la respuesta de Sanvicente no se hizo esperar: “Él tendrá sus razones y las respeto. Yo seguiré trabajando de esta manera, la selección está por encima y esto no es nuevo. El que se quejó ahora, debió quejarse en el pasado”, recordando que César Farías, hermano del técnico aurinegro y exseleccionador nacional, aplicó la política de módulos durante su administración.

“Nosotros colaboramos con la selección, pero la selección con nosotros no (…) No pueden decir que Táchira no colabora con la selección, porque les dimos los jugadores, más allá del perjuicio que sufrimos y a pesar de que no teníamos la obligación”, apuntó Farías, en rueda de prensa.

Vera correspondió a las palabras de Farías: “Nosotros lo tomamos con tranquilidad, normal. Imagino que (el técnico del Táchira) está defendiendo su integridad profesional. Creo que es un momento para Táchira de que tiene alrededor de cuatro años que no gana nada y están para conseguir el objetivo: por allí no quieren que le saquen los jugadores, que se los convoquen, que los llamen a una concentración corta. Normal. Se queja uno, otro se está quejando. Nosotros vamos a seguir trabajando igual”.

El guayanés dejó, además, la puerta abierta para cualquier duda: “Siempre y cuando no se meta con nuestro trabajo, nosotros no tenemos ningún problema en conversar con él. Es más, nosotros hemos hablado con su preparador físico. Si tiene alguna incomodidad me puede llamar a mí o a Paladini, si hay alguna incomodidad. Todos estamos por la misma, debería ser así. No debería empezar a dar declaraciones públicas, sino llamar al cuerpo técnico. Es lo más sano”.

“Todos los señalamientos que pueda hacer Daniel están apegados a la salud de la institución”, juzga Minniti. “Más allá de que su apellido se relacione al proceso anterior (en la Vinotinto), hoy es el técnico del Táchira. Las declaraciones apuntan a defender al equipo. Que quitarnos ocho jugadores en una semana de Copa Venezuela, que tengamos solo 16 jugadores porque no tenemos la nómina o nos permite la FVF inscribir jugadores de otra categoría, eso no tiene nada que ver con que la selección la manejara César o la tenga ‘Chita’ ahora, sino que es defensa exclusiva de los intereses de un equipo que paga sueldos y le paga a él por obtener resultados”.