Darío Figueroa y Juan Fuenmayor analizaron la final del fútbol venezolano


El 1-1 de la ida dejó ánimos caldeados y expectativas de revancha. La vuelta, hoy, define al campeón: será la batalla final por la primera estrella entre el Deportivo Anzoátegui y el Zamora FC, hoy, desde las 5:00 de la tarde, en el estadio José Antonio Anzoátegui de Puerto La Cruz.


Orientales y llaneros igualaron el pasado domingo, en el estadio Agustín Tovar, “La Carolina” de Barinas. El panameño Rolando  Escobar sorprendió, abriendo el marcador para los campeones del Apertura y la Copa Venezuela, pero el argentino Darío Figueroa, de penal, igualó casi al término del compromiso.

PANORAMA conversó con dos de los protagonistas, compañeros en el Unión Atlético Maracaibo: Juan José Fuenmayor, capitán del conjunto aurirrojo, y Figueroa, el autor del tanto zamorano y hombre de experiencia en el equipo de lanceros.

“El primer partido fue típico de una final, trabado por momentos, a lo mejor no se mostró buen fútbol de ambas partes, producto de que se estaba jugando una final, nadie quiere regalar nada”, consideró Figueroa, vía telefónica desde Barinas. “En el segundo tiempo Zamora manejó mejor la pelota, creó más situaciones. En un descuido, en la única llegada con peligro, nos convirtieron un gol. Después, con garra y con gana, llegamos al empate, que nos obliga a ir a Puerto La Cruz en busca de un gol del partido. No nos podemos equivocar, no podemos cometer errores. Tenemos que tratar de aprovechar al máximo las oportunidades que tengamos”.

Fuenmayor lamentó la forma en la que se empató el resultado. El árbitro Marlon Escalante pitó una falta sobre Figueroa faltando un minuto para el final del duelo. Para el marabino, no fue justa la decisión.
“Nos quedó el trago amargo, porque Marlon estuvo riguroso, con diferencia en cuanto a las amonestaciones y más por cómo terminó el partido”, señaló el zurdo. “Esta ventaja que logramos no garantiza nada. Estuvimos bastante cerca, pudo haber sido un mejor resultado”.

Declaraciones de lado y lado le han puesto picante a la final, acusándose mutuamente de ser favorecidos por la Federación Venezolana de Fútbol  y el arbitraje.

“Estamos tranquilos. Hay cosas extrafutbolísticas que se han venido hablando, pero en el campo de juego debemos hacerlo mejor”, apunta Darío. “Pase lo que pase afuera, eso no influye. Mucho se habló por el penal, por cómo se da. Es una falta que si se hubiese cobrado fuera del área nadie hubiese protestado nada. En la semana pasaron cosas respecto a la suspensión que se levantó a Juan Fuenmayor, y uno, jugara él u otro, tenía que jugar mejor. Me parece que no estuvo bien, porque por los videos y las cosas y no era para levantar una suspensión. Pero estamos tranquilos, sabiendo que lo único que debemos hacer bien este domingo es jugar para ganar la estrella”.

“Cabeza” Fuenmayor le responde: “No nos afecta, en lo más mínimo. El grupo como tal y a uno como jugador no lo afecta. Lo que sí afecta es cuando una persona busca influenciar e incide en el partido. Así lo hicieron antes del partido pasado. Uno no sabe si el que ellos hablaran de los árbitros tuvo su efecto. Son cosas extradeportivas, pero hay que ganar dentro de la cancha. Los goles no pueden tumbarse. Es parte del juego, hay mucho que se está jugando. Nos enfocamos en lo nuestro”.

Lamentó el exdefensor del Unión Atlético Maracaibo y el Zulia FC las sanciones sobre Javi López y Evelio Hernández, que evitaron su presencia en el duelo de vuelta. “Todas las bajas son importantes, sobre todo en un grupo de nómina corta. Pero estamos supercontentos, porque hemos demostrado que no importa quién juegue, sino la entrega de cada uno de nosotros. Es un equipo de hombres y no de nombres. Ese es el mérito de este equipo”.

A pesar del enfrentamiento en el campo, Darío y Juan no olvidan la amistad que los une desde los tiempos del Unión, equipo con el que ganaron la estrella de la temporada 2004-05.

En Barinas, confesó Figueroa, “nos saludamos de lejos. Y después del partido, por cómo se terminó, por el enojo de ellos por pensar que se les escapaba algo importante, cada uno tomó su rumbo. Ya seguramente en el último partido podremos charlar. Ni por mensajes ni por llamadas telefónicas hemos hablado. Uno trata de estar concentrado en lo suyo, cada uno tratará de darle lo mejor a su equipo”.

Apunta Fuenmayor: “Eso no tiene nada que ver con el tema de jugadores, menos cuando hay una camaradería tan grande. Darío y yo somos amigos. Que si inventó el penalti… eso es jugar vivo, ya después está en el árbitro si come o no. No influye. Ese día le dije que estaba agrandado, pero a manera de chiste”.

Hoy volverán a ser rivales y uno de los dos levantará una nueva copa, la primera de sus actuales equipos.