Mario Alberto Kempes: “Venezuela es una incógnita”


Icono de la  Argentina campeona del Mundial de 1978, Mario Alberto Kempes pertenece al Olimpo del fútbol albiceleste. Terminó como líder goleador de esa copa con seis tantos, guiando al país sureño al primero de sus dos títulos planetarios.

El exdelantero, nacido en Córdoba en 1954, leyenda con clubes como River Plate en Argentina y Valencia en España, conversó con PANORAMA, vía telefónica desde Estados Unidos, donde hoy trabaja como comentarista de la cadena televisiva Espn. “El Matador” analizó para este diario el partido de eliminatorias del viernes entre Argentina y Venezuela.


¿Cómo ve a Argentina, primera en la eliminatoria suramericana y con un Messi cada vez más determinante en la selección?
Este Messi se parece cada vez más al Messi del Barcelona. Se entiende muy bien con los que le ponen al lado, tanto Kun Agüero, como Lavezzi, como el Pipita Higuaín. Dentro de todo, la función de Mascherano sigue siendo importante. Si bien es cierto, el otro día en suiza jugó Gago, hay recambio. El técnico ya debe definirse por quién jugará con Mascherano. La defensa sigue jugando con los mismos, tratando de darle tranquilidad a los que son titulares para no tener fallas.

¿Y a la Vinotinto?
Venezuela es una incógnita. Tiene partidos muy buenos y partidos menos buenos. Ha levantado muchísimo el nivel, eso está clarísimo. A donde va ya no son los 5-6 a 0, que no nos va a hacer fuerza. Hoy es al contrario, una selección muy potente, que ha encontrado jugadores responsables, con experiencia internacional, y eso  la hace una selección mucho más peligrosa, a medida que va pasando el tiempo.

¿Cómo evaluó a Argentina ante Venezuela en la derrota 1-0 de la primera vuelta?
Argentina no jugó bien ni mucho menos. Fue una selección muy opaca, que deambuló prácticamente en la cancha, Venezuela no la dejó respirar. Cada país tiene que aprovechar su climatología, y Venezuela, si no deja escapar ningún punto en casa, creo que las posibilidades de ir al Mundial son muchas. La pena es que el último partido no lo juega, está dependiendo de otros resultados. Esta vez será totalmente diferente, porque es otra selección argentina, pese a que Venezuela, fuera de casa, lo está haciendo muy bien.

¿Qué le faltaba a la albiceleste para despuntar en la eliminatoria?
Argentina siempre ha tenido muy buenos jugadores, lo que pasa es que ninguno de los técnicos que ha pasado lo ha podido ensamblar. Sabella está haciendo un trabajo despacito, poco a poco, tratando de que los resultados se le den, corrigiendo errores que antaño se repetían con mucha continuidad. Ahora los errores son menos. Hay que seguir trabajando en la coordinación defensa-mediocampo.

¿En cuánto influye en este momento un técnico de más bajo perfil que Maradona, como Alejandro Sabella?
Influye mucho, porque la figura de Diego eclipsaba a los demás, que tampoco era malo. Hay que trabajar, estar consciente de lo que representa la selección argentina, no solamente es ‘bueno, sí, hace falta en el cargo y ponemos a cualquiera desde una ventana’. El trabajo es permanente con la selección, a pesar de que no tenés a los jugadores con vos. Ese trato diario, por teléfono, o dándote una vueltita por Europa hace bien.

¿En qué ha cambiado Messi, luego de las dudas con la albiceleste, para tener a la selección en lo alto?
Lo que pasa es que Messi veía que si él no era el que sacaba la pelota del arco, gambeteaba a todos y la metía adentro, la selección no iba. Ahora se ha dado cuenta que los jugadores que tiene son confiables, son jugadores que te la darán redondita, y eso hace que no tenga que bajar tanto, que se ocupe de tres cuartos de cancha hacia adelante, que es donde tiene el poderío total, de gambeta, de gol, de pases, de paredes.. de lo que sea necesario.

¿Qué le impresiona de Lionel Messi?
Como jugador, Messi ya no impresiona nada. Cada partido te deslumbra con algo más raro. Como persona sigue con ese perfil bajo. De vez en cuando en la cancha, imagino que algún compañero le pegará un grito a él o él a su compañero. Eso queda dentro de la cancha, uno siempre quiere ganar.

¿En qué ha evolucionado el fútbol de la selección venezolana?
Se ha dado cuenta de que son jugadores que representan a un país, que lo más importante es el cuidado personal. Antes prácticamente eran todos del medio local, hoy ya no tanto. Ya tiene jugadores a nivel internacional que están triunfando en sus equipos, y eso hace que la selección sea más fuerte. También es cierto que han llegado entrenadores que han cambiado la mentalidad, que pueden jugarle de tú a tú a cualquiera. Que puede ganar o perder, eso es cosa del resultado. Pero no es que ibas a Brasil, Argentina o Paraguay, a cualquier país,  y vas a traer la bolsa llena de goles. Hoy no. Venezuela ha dado golpes sobre la mesa fuerte, en Uruguay, en Ecuador. Es una selección que ahora se respeta. No anteriormente, cuando la mentalidad era más amateur.

Tuvo usted un paso fugaz por el balompié venezolano como técnico de Mineros. ¿Qué le faltaba en aquel entonces al futbolista criollo?
Era la mentalidad. Yo tampoco tenía tanta experiencia cuando llegué allí. La mentalidad era otra. Hoy ha cambiado tanto el fútbol venezolano, porque ahora compiten. Antes era una guitarra que acompañaba. Hoy es una selección que compite. En el país no había tantos jugadores fuera del país, y los que eran venían medio baqueteados. En aquel entonces venían con esa mentalidad de entrenarse un día y otro no, al otro día estoy enfermo, siempre había algún problema. Tampoco había sitios dónde entrenar, hoy ya se puede estar en sitios donde la pelota rueda tranquilamente. Ha cambiado todo, sobre todo en lo físico y en lo mental.

Más allá de Messi, ¿qué le reconoce a esta selección albiceleste?
Acá todo es un equipo. Hay que ver el funcionamiento general. Si Messi no tiene su día, alguien debe aparecer por él. Messi a lo mejor la toca tantas veces en el partido que algunas veces no le sale. Hay que entender que para eso está el equipo, para que le ayude, lo acompañe. No necesita tocar mil veces la pelota, sino que con dos o tres te puede marcar un gol. Es el equipo el que gana o el que pierde.

¿Es Messi el mejor jugador del mundo?
Ya con lo que ha hecho es suficiente para ser uno de los mejores del mundo. Johan Cruyff tampoco ganó un mundial y sin embargo está catalogado como uno de los mejores. Messi es joven todavía, tiene muchos años por delante en la selección, ojalá que el día de mañana lo pueda lograr. Es un jugador muy emprendedor, que le gusta ganar. Por todo lo que ha hecho y ganado en grupos y en particular, es el mejor.

Kempes, sobre el Mundial que ganó: “En el 78 no había figuras”
Mario Alberto Kempes recordó la copa mundial de 1978, la primera en la vitrina de la albiceleste.

“En el 86 la figura era Diego (Maradona). En el 78 no había figuras. Eran todos del medio local, más yo que vine de Valencia. Era un grupo espectacular de jugadores que, mentalizados de tal manera, y bien trabajados física y futbolísticamente, estábamos convencidos de nuestra oportunidad para poner al fútbol argentino entre los más potentes. En ningún momento se pensó que íbamos a salir campeones”, señaló el exdelantero.

“De que lo íbamos a dar todo, a eso ponele la firma. Pero que sí íbamos a perder, le iba a tocar  sudor y lágrimas al contrario. Nunca creímos, hasta jugar la final, que quedaríamos campeones. Ni después de ganar la final creíamos que la habíamos ganado”, apuntó Kempes.

Argentina derrotó 3-1 a Holanda en la definición, disputada en el estadio Monumental de Buenos Aires. El cordobés anotó dos goles.

“Mi juego era muy diferente. Era un goleador atípico, que jugaba en el mediocampo, no era como el “Pipita” Higuaín, Messi, Lavezzi o Tévez, de menos estatura, pero con gran dominio dentro del área. Yo tenía que arrancar de atrás para estar en contacto con la pelota, tenía fuerza y llegaba”.