Francisco Fajardo: “Me decían que no volvería a jugar al fútbol"


El pundonor de Francisco Fajardo lo mantiene en la lucha por un puesto en la selección de mayores. Su nombre volvió a la palestra esta semana, tras ser convocado por el técnico venezolano César Farías para los módulos de trabajo en Madrid, de cara a los duelos eliminatorios contra Colombia y Argentina.

Y pensar que, en 2009, le auguraron que no seguiría jugando al fútbol, tras una triple fractura de tibia y peroné en la pierna derecha.


“No sabía si llorar o reír de la felicidad con la noticia de la convocatoria”, afirmó a PANORAMA desde España, donde hace vida con la Real Balompédica Linense, de la segunda división B. “No sabía cómo expresar lo que sentía. Estoy súper feliz. No encuentro otra palabra superior a feliz, si hubiera una la dijera. Estoy agradecido con Dios y mi señor Jesucristo por la ayuda todo este tiempo, desde antes de jugar fútbol, mi lesión y todo. Muy agradecido también con el cuerpo técnico de la selección, con el profe César, por el nuevo llamado”.

“Estaré de nuevo con mis compañeros de la sub 20, y con otros como Amorebieta, Túñez, Dani Hernández, Juan Arango. Es un orgullo estar en la misma lista en la que están ellos también. Espero realizar buenos trabajos con la selección”, señaló el maracayero, de 22 años.

Fajardo despuntó en el Suramericano sub 20 de 2009 con la Vinotinto. Lateral derecho guerrero, fuerte y veloz, cooperó con la clasificación criolla al Mundial de Egipto 2009. Pero meses antes del torneo en África sufrió la lesión.

“Es difícil, la impotencia por no poder jugar el Mundial por una lesión, por no poder ayudar a mis compañeros”, recordó. “Pude viajar con ellos. Dios me ayudó a salir de la lesión, de esos momentos difíciles. Agradecido también con mis compañeros, la Federación, el cuerpo técnico. Viví con ellos cada victoria y derrota en el Mundial. Sufrí, queriendo estar en el campo o en la banca. Fueron momentos difíciles que tampoco olvidaré”.

“Me decían que no volvería a jugar al fútbol por el tipo de lesión, pero mi Dios es poderoso, pude volver y ahora estoy en Europa. Sé que seguirán viniendo bendiciones de Dios”, recalcó.

Hace seis meses arribó, desde el Aragua FC, al Real Balompédica Linense, de Gibraltar. “Al principio me costó un poco adaptarme al cambio de horario, me costaba comer, pasaba un día completo sin comer, porque no me había adaptado al cambio”, confiesa el aragüeño. “También me pasó factura el perderme los primeros partidos de la Liga. Pero a medida que fue pasando el tiempo fue agarrando el ritmo,  mejorando en todos los aspectos. Hasta que el entrenador me dio la oportunidad y he estado jugando varios partidos”.

Fajardo lleva nueve partidos en lo que va de temporada, y hoy apunta a la titularidad contra el Cádiz. 

“La gente me trata de maravilla, el club, mis compañeros de equipo. La vida se trata de sacrificios, espero que todo siga mejorando, confío en que mi Dios cada día me dará muchas cosas buenas. Todo es poco a poco, nada llega de una vez. Aquí estoy, espero pasar mucho tiempo acá y luego ir a una categoría superior en Europa”.