La garra del campeón: Juan Fuenmayor analiza al Deportivo Anzoátegui


 En menos de una semana a Juan Fuenmayor le tocó extender los brazos al cielo para elevar dos trofeos. Capitán en el buque oriental llamado Deportivo Anzoátegui, el marabino ayudó a llevar a buen puerto a los aurirrojos.

Defensor, lateral izquierdo para más señas, Fuenmayor cooperó en el equipo portocruzano para alcanzar la Copa Venezuela y el torneo Apertura 2012. Algo nunca visto en el país.

“Son muchas cosas para el balance”, señaló “Cabeza” ayer, en una charla con PANORAMA. “Mantener una continuidad, saber que se creyó en la base joven, se vino trabajando con esos muchachos que hoy son titulares indiscutibles. Se ratificó a Daniel Farías como técnico, a jugadores por línea...”.

Anzoátegui ganó el Apertura el domingo, tras derrotar 1-0 al Esppor con un gol del juvenil Robert Hernández. Fuenmayor jugó los 90 minutos del duelo con el que los orientales llegaron a 39 puntos.

“Transmitimos tranquilidad. Vivimos poco a poco, partido a partido, y nos dio resultado”, apuntó el zaguero que analizó, zona por zona, al campeón del doblete.



La arquería
Leo Morales fue “vital bajo los tres palos”
El Deportivo Anzoátegui, en el torneo Apertura, es el segundo equipo menos goleado (13), detrás del Caracas FC (9). El experimentado portero José Leonardo Morales es una de las razones, tras darle la solvencia necesaria al equipo de los orientales.

“En los últimos tres partidos sacamos cero, es el trabajo no solo de Leo (Morales), sino de toda la línea defensiva”, señaló el lateral izquierdo zuliano. “Cuando más chiquito se ponía todo, hicimos los méritos para eso. Leo ratificó el por qué es jugador de selección, vital bajo los tres palos. Fue pieza muy importante en todo el torneo”.

La defensa
“Continuidad” es la palabra clave
Un muro de granito que supo resistir tanto en la Copa Venezuela como en el Apertura. Fuenmayor, lateral izquierdo, se rindió a sus compañeros, como Carlos Rivero, el argentino Carlos Javier López, Carlos Salazar y Henri Pernía. Para “ Cabeza”, la clave fue la continuidad. “No importaron los nombres que se manejaron. Ayer, titular (Carlos) Rivero, entró (Johnny) Mirabal y terminó haciendo el pase de gol. Cuando estuvo Javi (López), cuando estuve yo. Siempre mantuvimos una buena base, sin importar el que estuviera. Cada quien aprovechó su oportunidad. No había diferencias”.

El mediocampo
El sector que sudó la gota gorda
“La línea más sacrificada”, apunta Fuenmayor. “Ante la ausencia de Giácomo (Di Giorgi) tuvimos que hacer un nuevo planteamiento, bajando a Evelio (Hernández), con Francisco (Flores) superagotado porque era el cinco fijo y aparte de todos estos partidos se sumaban las idas a la selección. Después (Manuel) Cuárez no estuvo un tiempo con nosotros, y cuando volvió nos ayudó mucho. Rolando (Escobar, en la foto) se tiró el equipo al hombro, marcó muchísima diferencia y volvió a ser el Rolando que estuvo con Caracas y Táchira. Su aporte fue fundamental para nosotros”.

La delantera
La juventud dio sus frutos en el doblete
El equipo más goleador del Apertura 2012: a falta de una jornada, el Anzoátegui lleva 31 goles marcados. Gelmin Rivas, de 23 años, es el gran artillero, con ocho goles, mientras que el domingo ante el Esppor sentenció Robert Hernández, de 19 años. Juventud desbordada. “Los delanteros terminaron de ratificar lo que venían pidiendo, que eran los minutos”, señaló Fuenmayor. “(José Miguel) Reyes, Robert (Hernández), el mismo Jeremías (Caggiano), Gelmin (Rivas). No es fácil asumir un rol tan importante, sobre todo por la edad que tienen. Es algo que te habla de la fortaleza mental que tuvimos”.

El técnico
Daniel Farías tuvo paciencia y enfoque
Con solo 31 años, Daniel Farías puede presumir de convertirse en el primer técnico en obtener un doblete en Venezuela: Copa y torneo. El hermano del seleccionador nacional César Farías brilla con luz propia en el firmamento del balompié criollo.

“Muy orgulloso de Daniel (Farías), no porque sea el entrenador, sino por la persona que es, por lo bien enfocado que tiene todo”, consideró Fuenmayor en la conversación con PANORAMA. “Supo tener paciencia, ir preparando todo para poder obtener esto. Hoy pudimos lograr eso gracias a él, que lo tenía bien mentalizado, analizado. Es merecido”.