José Manuel Velázquez: “Nunca pensé en caerle a patadas a Klose”


Titular en fase previa de Champions y zona de grupos de la Europa League, uno de los jugadores con mayor continuidad del Panathinaikos griego. José Manuel Velázquez viene de vivir un 2012 por todo lo alto.

El defensor bolivarense, con apenas 22 años, continúa en franco ascenso en el balompié europeo. Y el aprendizaje, como el camino, apenas comienza para el exjugador del Deportivo Anzoátegui y  Mineros de Guayana.

“Sema” conversó con PANORAMA desde Atenas, haciendo un repaso sobre su actuación en el año y sus expectativas respecto al 2013.


¿Qué balance hace del 2012?
Contento, me gustó el año que tuve. Quisiera mejorar algunas cosas, pudo haber sido mejor. Estuve con Mineros de enero a junio, me fui triste porque no pude conseguir lo que quería, un título para mi ciudad. Quedé en deuda con mucha gente. Me fui triste.

Luego se da el paso a Europa, y con uno de los grandes de Grecia…
Se presentó la oportunidad de venir a Grecia, a Panathinaikos. Uno viene trabajando para ese tipo de cosas. Contentísimo por venir a un club como ese, con historia. Jugué copas europeas importantes, algo que no pensé cuando comenzó el año. Es bastante lindo. El fútbol a veces te da sorpresas bonitas o tristeza, y es parte de eso. He disfrutado estos seis meses en Grecia. He podido tener regularidad que en el pasado en Europa no pude tener. Demostré que podía jugar acá.

¿Qué espera del 2013?
En este nuevo año hay que trabajar el doble de fuerte, para conseguir muchas cosas. Hay que tener mucho sacrificio, mantenerse. Uno puede llegar mal o bien, pero lo difícil es mantenerse. Jugadores de la selección han podido consolidarse, como Roberto, como Juan, Miku, Salomón, que han podido consolidarse en Europa. Trabajando fuerte uno puede trabajar en Europa.

¿Qué es lo más difícil del fútbol griego?
Dentro de lo que es el tipo de juego, me costó al principio. Las ligas europeas tienen un nivel de juego rápido, la pelota circula muy rápido. En Venezuela se juega a otro tipo de ritmo, un poco más lento. Con el pasar del tiempo se va agarrando el timing para jugar acá.

¿Y de la cultura, de la idiosincrasia del país?
Todo es distinto. El idioma es difícil, imposible de entenderlo. La gente es abierta, pensé que encontraría gente más cerrada, pero es bastante atenta. Tiene su toque de locura. Tú lo disfrutas. Pero a la vez son muy respetuosos. En España no son tan abiertos, acá sí lo son, tanto los jugadores como la gente en la calle. Los fanáticos del club son una locura, no tienes ni idea. No tengo nada de qué quejarme.  Me gusta mucho la ciudad, el equipo.

¿Cómo es la fanaticada?
Estos tipos… imagínate, vamos a jugar a una isla que está a diez horas en avión, tú llegas al aeropuerto de la isla y están cien o doscientos como si estuvieran en un estadio de fútbol, gritando, prendiendo bengalas, los carajos tirando papelillos, tumbarranchos... Una vaina loca. A donde llegas lo ves, estos fanáticos aman a este equipo, tienen un sentimiento de pertenencia, de amor.

¿Son pasionales?
Siempre, siempre. Cantan mucho. Nuestra fanaticada es la mejor, cantan los 90 minutos, se levantan por cualquier cosa. Y cuando juegas de visitante, hay estadios donde no los dejan entrar, porque son muchos. Les piden que vayan menos y nadie se quiere quedar por fuera. Te digo, están locos.

¿Cuál es el aprendizaje que le queda de pasar por un equipo como el Panathinaikos?
En lo deportivo aprendí mucho. Tuve la oportunidad de jugar con Jean Alain Boumsong, que jugó en equipos de alto nivel. Es un tipo que transmite un liderazgo y una enseñanza grande. Son detalles que sabe una persona como él, que ha jugado en todos lados. Había cositas a las que yo no les paraba tanto en el juego. Después que él te las cuenta, y te corrige esos detalles, hace una diferencia grande. Quiero mejorar, tener más importancia. He jugado buenos partidos, pero he cometido errores, como todos. Hay que trabajar para tratar de tener una regularidad y una continuidad.

Jugó usted fase previa de Champions. ¿Es un sueño cumplido?
Como todos los niños, los chamitos, que ven la televisión. Yo la veía y en mi mente decía que algún día jugaría Champions. Pero nunca tuve la certeza. Cuando tienes la oportunidad como yo la tuve, agradecí a Dios por todo. Te motiva a seguir trabajando. Después que lo vives una vez, quieres repetirlo una y otra vez. Siempre hay que estar agradecido, eso es sacrificio.

¿Qué les faltó para avanzar en la Europa League?
Nosotros terminamos en el tercer lugar del grupo de la Europa League. En este tipo de nivel no puedes cometer un error, porque te hacen un gol. Eso lo tenemos que corregir, todos esos detalles. Fue linda la experiencia. Jugar contra equipos de élite en el mundo te marca. Hace seis meses yo no pensé que estuviera marcando, yendo arriba. Nunca pensé en caerle a patadas a Klose, un tipo que jugó tres mundiales, que es uno de los máximos goleadores en mundiales. Hay que trabajar para lograr esas cosas. El año que viene queremos meternos en Champions o en Europa League, para corregir eso errores.

¿Se sintió conforme con su año en la selección venezolana?
Estoy agradecido con el profe Farías por haberme llevado a la selección. Agradecido con él, con el cuerpo técnico, que te tomen en cuenta después de tantas cosas. Hemos ido de menos a más en los últimos años, y estamos cada vez más cerca del objetivo. El 2013 será decisivo para el país. Ojalá se nos dé todo. Confío en que se nos darán los partidos, los puntos, los resultados para ir al Mundial.

En enero la sub 20 disputará el Suramericano de Argentina. Usted formó parte de aquel equipo que clasificó al Mundial de Egipto 2009. ¿Cuál sería su mensaje para el grupo actual?
Más que un mensaje, les pido mucha entrega, mucho corazón. Es lo primordial que debe tener un equipo. Mientras tenga actitud y entrega, con el poco talento que tengas, harás muchas cosas. Mi selección no era la más talentosa, pero teníamos entrega y corazón, corríamos. Eso nos ayudó bastante. He leído que han hecho muchos módulos, están trabajando muy bien con el profe Marcos, que es un gran entrenador. Mucha entrega, aprovechen esta oportunidad tan linda como lo es el Suramericano. Tienen las puertas de un Mundial. No tienen ni idea de lo que es jugar un Mundial, es lo más lindo que hay en este mundo. Decir, cuando te retires, que jugaste una copa del mundo es lo más lindo, mucho orgullo.

¿Si pudiera elegir al Balón de Oro 2012, a quién le daría el premio?
A Messi. Es un tipo que no solo lleva cuatro, cinco, seis años a un nivel altísimo, siempre con una ambición demasiado grande. Nunca se detiene. Tuve la oportunidad de enfrentarlo, el tipo es distinto a cualquiera. En mi equipo de Fifa voté por él.