Gelmin Rivas: "Llegué tarde al fútbol"


Gelmin Rivas se ganó su llamado a la selección venezolana de mayores a punta de goles. El artillero del Deportivo Anzoátegui, de 23 años, es uno de los jóvenes valores del fútbol criollo: César Farías lo llevará al amistoso contra Nigeria, del 14 de noviembre en Estados Unidos.



El cumanés es el sublíder anotador del Apertura 2012, con seis dianas, tres menos que Norman Cabrera (El Vigía). Obtuvo, la pasada semana, su primera convocatoria con la Vinotinto.

“Esto llegó por el trabajo con el Deportivo Anzoátegui. Es un buen partido para mostrarse y seguir siendo convocado por el técnico Farías, para ganarme la confianza”, señaló “Kakán” a PANORAMA, vía telefónica desde Puerto La Cruz.

Su historia es distinta a la de otros goleadores en el país. Nacido en Cumaná el 23 de marzo de 1989, jugó béisbol hasta los 17 años en el estado Sucre, luego de un intento fallido por entrar en el mundo del balompié. A la segunda llegó la vencida.

“Llegué tarde al fútbol. Yo jugaba béisbol, pero me decidí tarde por el fútbol. Estuve en escuelas, me fui a Valencia con el Carabobo, no me fue bien y me devolví a Cumaná”, contó el artillero. “Salió el Cesarger, me uní al equipo y lo hice bien. Como conocía al técnico Daniel Farías me trajo al Anzoátegui y aquí estoy”.

En sus tiempos como beisbolista actuaba en el campocorto. Toda su vida ha sido seguidor de los Leones del Caracas y en especial de Omar Vizquel. “Siempre me decían que no jugara béisbol, porque era muy pequeño, demasiado pequeño. Les hice caso y ahorita no me arrepiento, porque me está yendo bien en el fútbol. Comencé a estirarme a los 17 años”.

Hoy mide 1,87 metros y pesa 82 kilos.

Tras despuntar en la Fundación Cesarger, pasó al Anzoátegui en la temporada 2009-10. Su cifra de goles ha ido en franco ascenso: anotó tres en su primer año con los aurirrojos, cuatro en el segundo y ocho en el tercero. Hoy, disputada la fecha once del Apertura, acumula seis.

Anzoátegui es líder del Apertura, con 23 puntos. “Es fruto del trabajo. Es demasiado importante, jugamos alrededor de 10 partidos seguidos, trabajando al máximo, y nos está dando frutos”.

“Esto es lo mejor que me ha pasado. Nunca pensé que me llamarían a la selección. Es una alegría para mí y para mi familia, para todo mi pueblo en Cumaná, que siempre está pendiente de mí. A ellos se lo dedico”, afirmó sobre su convocatoria con la Vinotinto.

Delantero incisivo, veloz pese a su contextura, gran rematador, tiene dos ídolos en el balompié. “Siempre he admirado a Didier Drogba, desde chamito, dese chiquito. En Venezuela a Salomón Rondón, es un excelente jugador, con mucho potencial. Ahorita es el jugador que en la Vinotinto marca la diferencia”.

En el combinado nacional tendrá la oportunidad de coincidir no solo con Rondón.  “Quiero aprender, uno llega a la selección y tiene que saber escuchar. Me apoyarán mucho. Tengo que aprender de los grandes como Juan Arango, como Salomón. Eso es fundamental para la carrera”.

“Mi sueño, como el de todo jugador, es salir de Venezuela y jugar en Europa o en otro continente”, recalca. “Jugaría en cualquier equipo, mi representante está trabajando en eso”.