Manuel Arteaga: "Todo llega a su tiempo"


Manuel Arteaga responde a la llamada telefónica con un “pronto”. A poco más de un mes de su arribo a Parma, el atacante marabino habla y entiende el italiano con la fluidez con la que busca el gol frente al arco rival.



La nueva casa de Arteaga es una ciudad pequeña, de casi 171 mil habitantes, donde prima la arquitectura medieval. En el corazón de la Emilia Romagna Italiana, rodeado de bosques, el zuliano trabaja para establecerse y llegar lejos con el cuadro que dirige Roberto Donadoni.

“Me he sentido muy cómodo, muy bien, tranquilo”, afirma a PANORAMA el hijo de la exbasquetbolista Mayra Rubianes. “Es una bonita experiencia, las cosas me están saliendo bien. Estoy tranquilo, esperando mi oportunidad, que todo llega a su tiempo”.

El potencial de Arteaga, de apenas 18 años, 1,82 metros de estatura y 75 kilogramos, fue visto por el equipo de la Serie A. En el Zulia FC comenzó a despuntar, y tras anotar cinco goles en el conjunto petrolero, lo pidió a préstamo el equipo auriazul.

“Mi llegada a Parma representa el fruto de las cosas buenas que he hecho, el sacrificio, la humildad, todo. Estoy tranquilo, esperando que las cosas se mantengan igual”, considera Arteaga, que ha sido convocado una vez (en la derrota 3-1 ante el Nápoles), pero que aún no ha podido tener minutos en partidos oficiales.

Donadoni, otrora figura del poderoso Milan de comienzos de los 90 y de la selección italiana, ha conversado con el artillero maracaibero. El técnico sabe de la fuerza de Manu, pero juzga que aún no es el momento para estrenarlo en la Serie A.

“Me ha pedido paciencia, que mi tiempo llegará, que espere. Todo llega, confía en mí, me ha visto potencial, quiere ayudarme pero que tenga paciencia. Las cosas llegan solas”, rememora Arteaga, que ha jugado amistosos con el elenco “crociati”.

No es lo mismo ver la Serie A por televisión que en el centro de los acontecimientos. Desde allí, el zuliano analiza el balompié italiano.

“Es una liga bastante dura, bastante buena. Es competitiva, todos los equipos te ganan, hay sorpresas todos los fines de semana. No son solo dos equipos, sino que el chico puede ganarle al grande. Es un buen fútbol”, apuntó.

Nacido en 1994, Arteaga surgió del Unión Atlético Maracaibo para destacar en el profesionalismo venezolano con el Zulia FC, entre 2010 y 2012. Es su primera experiencia en el exterior, tras haber realizado pruebas con la Fiorentina italiana y el Liverpool inglés.

“Todo es diferente, me ha impresionado todo. Salir de Venezuela y entrar a un equipo europeo, las cosas son distintas. Gracias a Dios soy una persona que se adapta rápido a todo, a todo tipo de situación”, explicó.

Con respecto al lenguaje, casi no ha tenido problemas. Arteaga aprende sin muchas vueltas. “Bene’, ya ‘parlo’ un poco de italiano, poco a poco”, responde a este diario cuando se le inquiere sobre la forma de comunicarse.

Con su auto y su casa proporcionados por el club, pero sin compañía familiar en Italia, extraña el lugar que lo vio nacer. “Maracaibo es mi tierra, extraño muchas cosas de ella. Aquí todo es diferente, otra cultura, muchas cosas. Extraño el clima, la comida, el trato de la gente”.

Ni una arepa ha podido comerse el marabino. “No, nada de arepa, pura pasta y pizza”.

Arteaga espera su oportunidad, para corresponder a la confianza con goles.


El reto de Manuel: La selección sub 20 
Arteaga es una de las figuras de la selección venezolana sub 20, que peleará en el Suramericano de la categoría en Argentina, en 2013.  “El proyecto de venir a Italia era también pensando en el Suramericano sub 20. Yo estoy tranquilo, esperando el llamado, hablando con los profes. Hay que darle tiempo al tiempo, el Suramericano se acerca, ya sabemos los grupos, como está todo”.