César Farías, con cuentas muy claras


Rodeado de su cuerpo técnico, el seleccionador venezolano César Farías dio por zanjada la polémica surgida por sus críticas contra Juan Arango y Salomón Rondón: pasó la página y ahora apunta a Perú y Paraguay, los próximos rivales de la Vinotinto en el premundial de Brasil 2014.



“Siempre me molestaré cuando un jugador no asista a una convocatoria (…) después puedo escuchar las justificaciones y puedo reconsiderar, pero siempre hacemos llamados de atención en este caso”, manifestó el estratega nacional en una rueda de prensa realizada ayer en Caracas.

 Arango (Borussia Mönchengladbach, Alemania) y Rondón (Rubin Kazan, Rusia) se ausentaron del duelo amistoso ante Japón, el 15 de agosto, argumentando una recuperación por lesión y problemas en el trámite de documentos, respectivamente. Luego de una semana de críticas, finalmente ambos fueron convocados.

 “No es solamente con talento, es con el orgullo de ponerse la camiseta nacional (…) hemos tomado el abuso de considerar a la Vinotinto como un símbolo patrio moderno, que suden hasta la última gota por el país”, recalcó el entrenador.

Los criollos, quintos en el premundial suramericano con ocho unidades, enfrentarán a los peruanos en Lima el 7 de septiembre, y a los paraguayos en Asunción el 11 del mismo mes.

“No hay partido fácil para nadie, tenemos que recordar que estamos en la eliminatoria más difícil”, destacó el conductor patrio.  “Es normal que el ciudadano común saque cuentas alegres en los buenos momentos (...) Debemos ser bien cautelosos cuando hablamos de números, debemos saber lo importante de los puntos en las eliminatorias”.

“Estamos en un camino de trabajo y esfuerzo, sabemos que vamos a enfrentar unos rivales que están dolidos y en necesidad, y así fue como nos ganó Chile, esa misma necesidad la tiene Perú, incluso su entrenador, una derrota ante nosotros puede significar su destitución”, consideró el timonel.

Venezuela viene de un empate a uno contra Uruguay en Montevideo  y una caída 2-0 frente a Chile en Puerto La Cruz. Farías señaló lo difícil que le resultó digerir la caída contra los australes.

 Incluso, develó que envió un correo electrónico a todos los jugadores analizando el duelo en frío.

“Se puede decir que aún nos duele lo que pasó ante Chile (...) Se nos escapó ante Chile un punto muy valioso, eso nos obligó a una reflexión sobre lo que necesitamos”, indicó el oriental, apuntando a “problemas personales” de algunos jugadores.  “Respeto la vida privada de cada uno, pero en la selección yo soy la autoridad”, manifestó.

  Farías comenzó su intervención de ayer ante la prensa destacando el uso de la tecnología como arma  del juego de la selección venezolana. Con los servicios Wyscout y Kizanaro puede estar al tanto de los jugadores criollos en el exterior y de los partidos de los rivales, incluyendo videos y estadísticas.

“Tenemos los videos de todos los partidos de nuestros jugadores. No tomamos decisiones bajo la emoción. Nosotros escogemos con lógica a los jugadores. Usamos herramientas que nos acercan a una decisión correcta sobre los jugadores que vamos a convocar. No dejamos nada al azar”, apuntó.

El reto es el de siempre, el supremo, el de la necesidad histórica: llegar a Brasil 2014. El timonel sabe la importancia de la actitud de sus jugadores para clasificar, por lo que no tolera desvíos, nervios o falta de compromiso, por leves que sean.  “Yo no corro dentro de la cancha. Si queremos llegar al Mundial, todos tenemos que colaborar”.