Luis Manuel Seijas, el francotirador

El primer gol de Luis Manuel Seijas con Venezuela llegó en el momento más necesario. El último amistoso previo a un duelo de peso como el de Uruguay, con el partido 0-0 ante unos duros moldavos, se abrió gracias a un zapatazo del valenciano: era el tanto que abría la fiesta del 4-0.

Un zurdazo formidable, de volea, que picó y entró ante el desespero del portero europeo. De antología.


“Primer gol en la selección, aunque con una ayudita del arquero. El equipo buscó, intentó, ‘Miku’, Juan (Arango), Mario (Rondón)... Fue un premio a un buen primer tiempo, equilibrado, difícil. Moldavia planteó un muy buen partido", dijo Seijas, terminado el cotejo en Puerto Ordaz.

No es el primer tanto con este corte para Seijas. En Bélgica, con el Standard Lieja, anotó cuatro en el campeonato local y dos en la Europa League, la mayoría desde fuera del área rival.

“Me tengo fe en la media distancia, siempre intento. Pasa eso, si no entra bien es que se equivoca el arquero o pega en un defensa. Nunca hay que dejar que intentarlo”, confesó.

El volante estuvo en el CTE Cachamay acompañando al cortador Tomás Rincón en el medio de contención, a pesar de sus características ofensivas.

“Es una posición que la he jugado”, recuerda. “Tomás quedó bien parado atrás y me dio la libertad de llegar al área. Fue un muy buen partido para todos, inteligente, con mucha agresividad a la hora de defender y así tenemos que ir a Uruguay”.