Álvaro Recoba: "Venezuela es un rival que hay que respetar"


Una de las grandes zurdas del mundo a  finales de los 90, estandarte de la selección uruguaya de esa época, mundialista en Corea-Japón 2002, Álvaro Recoba conversó con PANORAMA, vía telefónica desde Montevideo, para analizar el Uruguay-Venezuela del sábado, por las eliminatorias de Brasil 2014.   

“El Chino” advierte de la superioridad charrúa, pero considera que la Vinotinto es una de las selecciones aspirantes a ir al Mundial.
¿Cómo vive el momento celeste, campeón de América y cuarto en el Mundial 2010?
Lo vivo como todo uruguayo, como todo padre que tiene hijos que entienden de fútbol, van comprendiendo y viendo a la selección lograr cosas realmente importantes, más allá de que se puede seguir mejorando, lo que sí es muy bueno es que hoy por hoy la selección nuestra ha vuelto a ganar un respeto. Es algo lindo ser reconocido para cualquier jugador uruguayo, sobre todo a nivel mundial. Eso lo lograron los muchachos que obtuvieron el cuarto puesto del Mundial y la Copa América.


¿Qué visión tiene sobre el juego uruguayo y sus individualidades?
Destaco en general algo fundamental, que tenemos jugadores de mitad de cancha hacia arriba entre los mejores del mundo. Cavani y Luis Suárez son dos de los mejores atacantes que hay. Pero lo bueno es que se ha hecho una base sólida en todas las líneas, sobre todo a nivel de defensa ha jugadores realmente importantes, como Lugano, Godín, Cáceres. El mediocampo con Diego Pérez, Arévalo, ‘El Mota’… antes teníamos un buen ataque sin buena defensa, o una buena defensa sin un buen ataque. Hoy se han juntado muchas cosas y eso lleva a tener un equipo que, aparte de tener a dos de los mejores atacantes del mundo, es muy sólido y muy fuerte. Cuando se juntan todas las cosas se arma un equipo como el que se está viendo. Ciertos partidos los ganan las individualidades, pero hoy Uruguay tiene un excelente equipo en su totalidad.

¿Qué valor tiene la continuidad en el banquillo de Oscar Washington Tabárez?
El tema de la continuidad era algo que le faltó a Uruguay por mucho tiempo, muchas veces por una cuestión de intereses. Antes de jugar el Mundial había mucha gente que pedía que se fuera Tabárez y caíamos en lo mismo, de no esperar ningún proceso. Entrenadores que caían en un partido y eran echados enseguida. Al ‘Maestro’ se le dio confianza para creer en lo que se estaba haciendo. A la larga, con la experiencia del entrenador y la calidad de los jugadores, que eso también es fundamental, cuando se juntan esas cosas es bueno. A Venezuela le pasó lo mismo: primero no cosechaba muchos triunfos, pero de a poquito va creciendo. Hoy por hoy Venezuela no es el mismo de hace 10 años. Más allá del cambio del entrenador, es algo que se logró por una continuidad de entrenadores, esa es la realidad. Si tenés los mejores jugadores, pero si no tenés una continuidad a nivel de entrenadores pasa lo que pasó por muchos años en Uruguay y hoy en Argentina. Si no dejás afianzarse al entrenador, las cosas no te salen bien.

Formó parte usted de equipos que cayeron ante Venezuela. No se olvida el 2-0 en Maracaibo de 2001 y el 0-3 en Montevideo de 2004. ¿De qué manera los vivieron en Uruguay?
Me acuerdo del 3-0, un partido bien raro, el entrenador nuestro era Carrasco. En ese momento Uruguay tenía una forma de jugar muy vistosa, muy hacia adelante. Venezuela empezaba a cambiar su manera de jugar, presentándose de igual a igual. Ese partido comenzamos bien, salimos jugando bien, pero era lo que tenía jugar de esa manera. Dábamos muchas ventajas. Venezuela vino, hizo un gran partido. Uno de los momentos claves para que Venezuela logre hoy por hoy ser el equipo respetado fue ese partido, más allá que venía mejorando, pero después de esa victoria sobre nosotros Venezuela despegó un poco. Pasó lo mismo, por decirte algo, en el Mundial 2010, Uruguay iba a jugar contra Perú eliminado y nos tocó perder. En aquel momento no se hizo, por suerte para Uruguay, y los resultados se vieron después.

¿Cómo evalúa a Venezuela, cuarta en la Copa América Argentina 2011? ¿Ve alguna puntualidad?
No he visto mucho fútbol, no soy de seguir fútbol, lo que sí es claro es que Venezuela, hace diez años, lograr ganarles era importante. La aspiración que tiene, por cómo están, por sus jugadores, puede aspirar a clasificar a un Mundial, más allá que es difícil. Han cambiado mucho los tiempos y cualquier equipo le puede ganar a cualquiera, más allá que es obvio que deben seguir mejorando. El partido del sábado será muy complicado, Uruguay es uno de los mejores equipos y lo ha demostrado, lo está demostrando, pero Venezuela es un rival que hay que respetar, como todas las selecciones que juegan las eliminatorias. Cualquiera le puede ganar a cualquiera. Hay que tener mucho respeto, mucho cuidado, pero igual Uruguay es superior a Venezuela y lo tiene que demostrar dentro de la cancha.

¿Cómo nota las eliminatorias sin Brasil?
Antes, muchas veces, uno podía hablar que el fútbol venezolano, boliviano, peruano, jugaba bien pero le faltaba peso, presencia para hacerse respetar. Eso se ha emparejado para arriba. Cualquier equipo de Suramérica sale a jugar amistosos y hace un buen papel en cualquier lado. Se ha emparejado mucho el nivel en Suramérica. Ya no hay equipos fáciles. El tema que no esté Brasil en las eliminatorias favorece. Hay que ser realistas, Brasil siempre quita un lugar. Argentina, que debería estar más arriba, no está, no está jugando bien, se han hecho demasiados cambios en el banquillo y eso no da estabilidad. Después están las clásicas: Colombia, Ecuador, Paraguay… son selecciones que pueden andar mal, bien, regular, pero siempre dan pelea. Así como hablábamos de selecciones que han apostado al buen juego, como Venezuela y Perú, eso lleva a que ningún partido sea fácil. Uruguay tiene a un rival al frente que puede hacer daño. Nosotros debemos atacar, tenemos jugadores para hacerle mal a Venezuela y a cualquier selección del mundo. Las eliminatorias de Suramérica son muy, muy complicadas. Los partidos de local hay que ganarlos siempre.

Messi, el mejor del mundo: "Juega a una cosa en el Barcelona y en la selección no. Es un cambio muy fuerte. Uno mira un partido en el Barcelona y otro de eliminatorias y no tiene nada qué ver. El ritmo, la velocidad de las canchas. Aquí hay buenas canchas, pero no tienen la velocidad de las de España. En el Barcelona juega de memoria, en la selección cuesta, más allá de que es diferente al resto de sus compañeros. Un equipo como el Barcelona, con Messi, Xavi, Iniesta, Villa… Argentina espera demasiado de Messi solo, en España tiene muchas más posibilidades".

Su actualidad: "Me estoy divirtiendo mucho. Vine a Uruguay hace un par de años, me fui a Danubio y de allí a Nacional. Estoy acá desde hace seis meses. Tuvimos la suerte de ganar el Apertura. Puede dar una mano linda en partidos fundamentales para el equipo. Falta una fecha y tendríamos ventajas en las finales. Por ahora me siento bien, trato de divertirme, que la gente se divierta conmigo mirándome. Mientras no tenga los problemas físicos graves, más allá de problemitas que todo jugador tiene, seguiré. El día que no quiera jugar más me voy a dar vuelta solo. Lo estoy disfrutando y seguiré hasta que no me divierta más o no pueda darle nada a mi equipo. Por ahora la llevo bárbara".

El estadio Centenario: la grama genera dudas
"Acá en Uruguay se hizo mucho hincapié en el campo de juego, que no estará bueno. Se han jugado demasiados partidos. Ojalá que sea un lindo partido y que gane el mejor".