Riesgo a largo plazo: el empate venezolano contra Ecuador


“A Venezuela le quedan cinco partidos de local en la segunda vuelta, de los cuales si ganas cuatro de cinco ganaste la eliminatoria”. El seleccionador César Farías, apenas minutos después de la victoria 2-0 en Asunción en septiembre, daba a conocer su hoja de ruta a seguir para clasificar a la Vinotinto a Brasil 2014.

En la primera fecha luego de esa declaración se falló. El martes, los nacionales igualaron a uno con Ecuador en el estadio José Antonio Anzoátegui, de Puerto La Cruz, en la última jornada de 2012 en las eliminatorias.

“Venezuela está vivita y coleando”, sentenció el timonel en la rueda de prensa luego del cotejo ante los meridionales, y tiene razón.  Los criollos cerraron dentro de los cinco puestos directos para ir al Mundial, con 12 puntos, pero apenas distanciado por la diferencia de goles.



El equipo nacional tiene -1 (8 goles a favor por 9 en contra), mientras que Uruguay tiene -2 (16 por 18) y Chile -4 (14 por 18). Las derrotas charrúa y austral permitieron  que la Vinotinto pudiese estar en los puestos de la fiesta pese al pinchazo en casa.

Los nacionales salieron con la prédica de mantener la pelota ante Ecuador la tarde del martes. Y en un principio, gracias a la contundencia de Juan Arango, funcionaba el plan: al minuto 6 se adelantaron, con un zurdazo del capitán.

Pero los dirigidos por Reinaldo Rueda, que venían de golear 3-1 a Chile, nunca se rindieron, y en un tiro de esquina, tras un fallo en la marca, Segundo Castillo anotó el del empate.

A los criollos les costó generar juego no solo por la ordenada zaga ecuatoriana, sino también porque  apenas Arango era el que lo intentaba.

Edgar Pérez Greco, apuesta del seleccionador tras la lluvia de bajas antes del partido del martes, se dedicó más a defender que a crear, mientras que Evelio Hernández no pudo hacer de Luis Manuel Seijas, siendo anulado para atacar.

La entrada de Ronald Vargas en el segundo tiempo no sirvió para presionar, y solo los remates de media distancia de Arango, más algunas entradas de Josef Martínez, asustaron a los ecuatorianos.

En los últimos 20 minutos del partido la premisa era mantener el resultado. El ingreso de Gabriel Cichero significó poner el candado, recordando que contra Chile se perdió en los minutos finales. Fernando Amorebieta, Grenddy Perozo y Dani Hernández se encargaron de sepultar cualquier intentona meridional.

“Quise amarrar el resultado, por experiencia y acertamos”, apuntó Farías en la conferencia de prensa del martes.  “Estamos con las posibilidades intactas. Así como pudimos ganarlo, pudimos haberlo perdido y afortunadamente no lo perdimos”.

 Como locales, Venezuela ha ganado dos duelos en esta eliminatoria (Argentina y Bolivia), perdido uno (Chile) y empatado el de Ecuador, para un porcentaje de 58%.

Pero la presión venezolana es mayor si se vislumbra el calendario del próximo año. No tanto por los rivales, peligrosos todos, sino por el hecho de que el escuadrón patrio descansa en la fecha final de las eliminatorias.

Si la Vinotinto no llega ya clasificada  a la jornada 18 del premundial, pero sí con posibilidades de entrar en el grupo final, dependerá de otros resultados para obtener su objetivo. Mucho riesgo. Lo ideal será que en la fecha 17, en la que se recibirá a Paraguay, los criollos puedan amarrar  su cupo a  Brasil 2014.

Todavía estamos en la lucha, pero la posición no es cómoda y seguir perdiendo puntos en casa puede pasar factura al final.

¿Dónde jugaremos en 2013?
Una de las dudas que se intentó resolver en la rueda de prensa de César Farías fue la de la sede vinotinto en 2013. Ante la no postulación para la reelección del gobernador de Anzoátegui, Tarek William Saab, principal valedor de la selección en los últimos cuatro años,  Venezuela aún no tiene sede fija para los últimos cuatro duelos de local en el premundial.


“Hablar de la sede es dificilísimo. Falta mucho tiempo, no está el Presidente de la Federación Venezolana de Fútbol (Rafael Esquivel Melo)”, señaló Farías en la rueda de prensa en el estadio José Antonio Anzoátegui.

Sin embargo, el sucrense posteriormente ahondó en el tema, luego de elogiar el trabajo de Saab cuando Puerto La Cruz fungió como casa de la Vinotinto. A primera vista, indicó que seguirán jugando en la ciudad anzoatiguense.

“Yo no quiero decir cosas,  pero en el país no hay otra cancha como esta”, consideró el timonel patrio. “No hay la disposición que le puso el Gobernador, no solo apoyando con la logística, sino con cosas como estas (el mantenimiento del estadio)”.

“Lo de las sedes lo tienen que tocar las autoridades”, recalcó el estratega nacional, haciendo un análisis en corto la forma  de los escenarios venezolanos. “En Maturín  la cancha no está en el mismo estado, igual en Maracaibo y  San Cristóbal. Hoy,  los únicos que  tienen un buen gramado son  Barinas y Puerto La Cruz”, manifestó.

En la era de César Farías (desde 2008), Venezuela ha sido local en Puerto La Cruz en 28 ocasiones, con seis triunfos, tres empates y cinco derrotas. En eliminatorias, tiene registro de tres victorias, una paridad y dos   caídas.