"No nos discriminen": Winder Abreu, defensor de la selección nacional de sordos

Winder Abreu perdió el sentido del oído a los 10 años. Una meningitis lo dejó con una pérdida casi total de la audición derecha, de un 98%, y de un 90-95% de la izquierda. La vida se le complicó, pero con el fútbol salió adelante.

Hoy, el defensor central marabino forma parte de la selección de fútbol de sordos de Venezuela, y disputará los primeros Juegos Suramericanos de Sordos en la ciudad de Caxías, en Brasil, del 15 al 23 de noviembre. “No somos conocidos al nivel nacional, solo saben de nosotros en Barquisimeto, nuestros familiares, y amigos cercanos, lo que demuestra nuestra humildad”, indica a PANORAMA. “Alguien nos dijo una vez, ‘hagan ruido, porque el mundo no lo hará por nosotros”.

En mayo eran 32 los jugadores que peleaban por un puesto en la selección. Luego bajó la cifra a 24. Un campamento, realizado en agosto, dejó la cifra en 22, porque dos atletas no pudieron acudir por motivos personales. En septiembre se hizo el corte final, de 18 jugadores, en el cual quedaron él y dos marabinos más: Luis Boscán y José Manuel Leal.

“En la actualidad estamos concentrados en Barquisimeto, en la Villa Deportiva Bolivariana. Somos dirigidos por el cubano Roger Gómez, el asistente y preparador físico venezolano Osmar Castillo y el tercer asistente y entrenador de porteros, Raul Guenez”, apunta Abreu. No obstante, reclama: “El equipo necesita un cuerpo técnico capacitado para trabajar en situaciones bajo presión, ya que el cuerpo técnico que nos clasificó a los Juegos Sordolímpicos fue despedido y nosotros estuvimos en desacuerdo con la Federacion Polideportiva de Sordos (Feposor), ya que esos entrenadores tienen una filosofía única”.

La selección pertenece a la Federación Polideportiva de Sordos, afiliada al Comité Olímpico Venezolano, el Comité Internacional de Deportes de Sordos, la Organización Deportiva Panamericana de Sordos y la Confederación Suramericana Deportiva de Sordos. El Ministerio del Poder Popular para el Deporte ayuda también al desarrollo del combinado nacional.

“El año pasado fuimos a los Juegos Sordolímpicos de Sofía, en Bulgaria. Fue nuestra primera aparición en una competencia olímpica en fútbol de campo”, recordó Abreu. Destacaron, terminando por encima de potencias del fútbol de campo como Brasil y Argentina: “En la fase de grupos lo hicimos bien: Empatamos a dos con Grecia, ganamos a Arabia 4-3, perdimos con Egipto, campeón mundial, por 4-0. Luego jugamos por el top ten contra Nigeria, empatamos a uno y en la definición por penales perdimos 4-2. Al final jugamos una repesca ante Irán y sucumbimos 3-0, quedamos en el puesto 12 del ranking- En el nivel mundial somos el noveno equipo del mundo, por encima de Brasil y Argentina”.

A pesar del éxito de los atletas nacionales, la ayuda es poca. “La Federación nos aportó 18 balones para entrenar. Tenemos ocho conos, 12 tapas y 6 vallas para multisaltos. Entrenamos con un uniforme que nos patrocinó una empresa de Lara el año pasado, lo usamos a diario. Los tacos y gomas deportivas que tenemos están en malas condiciones. No entrenamos en una cancha adecuada y nuestros entrenadores no consiguen ninguna. Entrenamos en una cancha de fútbol 7 u 8, lo que nos parece inadecuado, ya que necesitamos un terreno amplio. Esto es fútbol de campo”.

El rosario de dificultades es largo, y contra ello luchan los jugadores.

“Carecemos de agua. De vez en cuando el asistente hace maromas para conseguirla. Estamos sin uniformes, cobramos una beca otorgada por la Federación de 2000 bolívares mensuales y no tenemos empleo. Eso es todo para sobrevivir y nos dicen que con eso podemos comprar gomas, tacos, ropa, ir a entrenarnos y demás. Es errado, porque eso apenas nos alcanza para ayudarnos”, recalca el zaguero marabino.

“Son muchísimas las necesidades: además de eso, MinDeporte nos da una dotación para la competencia de un uniforme para cuatro o cinco partidos. Es una barbaridad, todos en el equipo pensamos así”, continúa Abreu, y lanza, como un remate al ángulo, su tristeza: “Somos la Vinotinto, y al igual que todos los deportes representamos al país. Pedimos de ante mano que alguien nos patrocine”.

“No abusamos, solo queremos que nos den más atención. Todos somos iguales, no nos discriminen. Sacrificamos muchas cosas para estar acá, nunca nos hemos dado por vencido (…) Buscamos full apoyo de la FVF y mayor consideración del MinDeporte, aunque agradecemos la ayuda que nos prestan en la actualidad”.

“Queremos partidos amistosos contra rivales de alto nivel, que nos exijan al máximo de nuestras capacidades, para así llegar mental, física y psicológicamente preparados a las competencias”.

Abreu y sus compañeros continúan luchando en el silencio en pos de dejar a Venezuela en lo más alto, contra todos los obstáculos.

Plantel venezolano

Portero: Brayan Martínez (Barinas).

Defensores: Winder Abreu (Zulia), Roger Azuaje (Lara), Benjamin Muñoz (Aragua), Deyvis Quintero (Táchira), Luis Boscán (Zulia), Nicolás Molina (Aragua), Jesús Marín (Nueva Esparta).

Volantes: Manuel Armas (Carabobo), Wilson Villamarín (Lara), Jose Leal (Zulia), David Crespo (Lara), Argenis Rojas (Lara), Omar Figuera (Bolívar), Jhon Durán (Lara), Frank Guerrero (Táchira).

Delanteros: Leonil Ruiz (Lara), Maikel Niño (Táchira).