Vinotinto: hora de resurgir

La nueva era de la Vinotinto, con Noel Sanvicente al frente, nace con el sol. Mañana, desde las 6:30 de la mañana venezolana, los criollos enfrentarán a Corea del Sur en el primer amistoso de la etapa del guayanés, en el estadio de Bucheon, en Seúl.

“Yo necesito jugadores que den más de lo que pueden dar, que crean en ellos y en su talento”, afirmó ayer “Chita” al programa 11 Titular, de Deportes Unión Radio. “Me gusta un equipo que rodee al rival siempre que tenga la pelota”.



Un comienzo con problemas, hay que advertir. La tardanza de la Federación Venezolana de Fútbol en la designación del sucesor de César Farías en el banquillo nacional, ocasionó que Sanvicente organizara módulos de trabajo en el mes previo a la gira por Asia, que se completa con el duelo del 9 de septiembre ante Japón en Yokohama.

La convocatoria de jugadores del medio local ocasionó las críticas del DT del Deportivo Táchira, Daniel Farías: el seleccionador decidió apartar (aduciendo descanso para el jugador) al marabino Yohandry Orozco.

A la salida del habilidoso zurdo aurinegro se unieron también las bajas de dos de los defensores centrales convocados: Andrés Túñez (Buriram United, Tailandia, por lesión) y Fernando Amorebieta (Fulham, Inglaterra, por la búsqueda de un nuevo club). Previamente, el genial  Juan Arango (Xolos, México) había pedido ausentarse para adaptarse mejor a las gramas sintéticas del país de los aztecas.
Sanvicente, el técnico más ganador del fútbol venezolano (siete títulos, cinco de ellos con el Caracas y los dos últimos con el Zamora FC), resolvió hacer de tripas, corazón: llamó a Franco Signorelli, joven volante de contención del Empoli italiano, y dejó la plantilla en 19 futbolistas.

Tendrá que apelar, si el zuliano Grenddy Perozo (Ajaccio, Francia) no puede jugar por una contractura que sufrió recientemente, por el lateral Ruberth Quijada (Caracas FC) como acompañante de Oswaldo Vizcarrondo (Nantes, Francia) en el centro de la zaga venezolana.

Difícil ha sido este año para la selección nacional, sin un guía designado, con apenas un amistoso disputado (derrota ante Honduras por 2-1, con el experimentado Manuel Plasencia como DT interino) y, una vez escogido el nuevo estratega (apenas en julio), con la rebelión del Táchira contra los módulos.

Pero, comenzado a andar el tractor, solo hay que llevarse por delante los escombros. Mañana, ante la mundialista Corea del Sur, será la oportunidad de ver el regreso de la Vinotinto que se quedó a las puertas de Brasil 2014. La columna vertebral es la misma: Vizcarrondo, Tomás Rincón (Genoa, Italia), Salomón Rondón (Zenit, Rusia). En el arco está la disyuntiva: Dani Hernández, hombre del Real Valladolid español, carta de confianza de Farías en la segunda mitad de las eliminatorias pasadas, o Renny Vega, del Deportivo La Guaira, un viejo conocido de Sanvicente que perdió su puesto en la Vinotinto.

“Para todos será una etapa muy productiva, así que tenemos que empezar a construir el camino que queremos, pensando en lo que se nos viene a mediano y largo plazo como equipo”, afirmó Rondón a PANORAMA.

Corea del Sur estuvo en el grupo H del Mundial de Brasil: empató a uno con Rusia, con gol de Keun-Ho Lee; y cayó 4-2 ante Argelia (dianas de Heung-Min Son y Ja-Cheol Koo) y 1-0 con Bélgica, sucumbiendo en la primera ronda.

Bo Kwan-Hwang dirige al conjunto asiático tras la renuncia del excapitán Hong Myung-Bo, que dirigió a los surcoreanos en el Mundial de 2014. El conjunto peninsular contará con el experimentado delantero Lee Dong-Gook, del Jeonbuk Motors, exfutbolista del Werder Bremen alemán.

El sueño comienza de nuevo. Para la Vinotinto, llegó la hora de resurgir.