"Cuando juegan Venezuela y Uruguay, yo quiero que gane Venezuela": "Varilla" González


Sinónimo de jugador combativo, duro en las entradas, de los que no pedían cuartel al momento de marcar, Andreé “Varilla” González mantiene su mirada en Venezuela. Hijo de uruguayos y viviendo en Montevideo, el exvolante sancristobalense  no esconde su corazón vinotinto.

 Internacional con el escuadrón patrio en 17 ocasiones, el mediocampista formó parte del mítico equipo que goleó 3-0 a la celeste en Montevideo, en 2004.  El exjugador del Unión Atlético Maracaibo conversó con PANORAMA, vía telefónica, analizando el duelo entre charrúas y criollos del próximo sábado, por las eliminatorias a Brasil 2014.

“Será un partido difícil. Hoy por hoy Uruguay es una de las mejores selecciones no solo de Suramérica, sino del mundo. Último campeón de América, cuarto en el Mundial. Viene con un poderío desde hace bastante, trabajando en este proceso juntos. Es un proceso muy exitoso que está teniendo Uruguay. Será un partido complicado en su casa”, afirmó.

“Varilla” marca las diferencias entre el viejo conjunto charrúa que cayó de forma humillante  en casa y éste, que bajo la batuta de Óscar Washington Tabárez está haciendo historia.

“En aquel momento Uruguay, cuando vinimos a jugar, venía de no tener una eliminatoria muy buena, había quedado eliminado de la anterior. El proceso no era igual, no estaba afianzado, no tuvo resultados positivos. En este momento Uruguay viene con un proceso de selecciones muy bueno. Ha obtenido cosas muy positivas. No es lo mismo. Uno espera que se repita el resultado de aquella vez”.

La selección de Richard Páez daba las primeras sorpresas en el mundo del fútbol. “Aquella Venezuela venía en ascenso, demostrando que cada vez en el fútbol está mucho más fuerte. Veníamos de obtener buenos resultados en la eliminatoria. Todas las selecciones vieron nuestra superación. Ese resultado nos permitió demostrar que seguíamos en ese proceso de superación”.

"Tener buen control de balón, una de las cosas fundamentales de los equipos de Richard Páez”, considera González una de las claves del triunfo en la capital oriental. “Uruguay no esperó que Venezuela le tuviera la pelota como se la tuvimos en ese partido. Hubo mucha posesión de nosotros. Eso le sorprendió. Luego, la salida rápida con los jugadores veloces que teníamos arriba. De defender salíamos rápido a contraatacar.  Eso nos llevó a marcar los tres goles, que pudieron haber sido muchos más”.

La base de esta Vinotinto, para el hoy técnico de las inferiores de Rampla, es la continuidad. “Ha tenido buenos resultados también, vienen de un proceso, con algunos juveniles mundialistas de la sub 20, ya tienen una experiencia de estar en un Mundial. Eso es algo positivo, que a uno lo deja un poco tranquilo, pues vienen con un proceso”.

Sacó la lupa para evaluar al conjunto celeste, que se coronó en Buenos Aires en julio de 2011 para elevar su  Copa América número 15 en la historia.

“El punto más fuerte es que uno no ve grietas en la cancha. Marca desde el primer delantero, desde Luis Suárez, hasta Diego Lugano. Todos están compenetrados, marcando, tratando de mantener el arco en cero. A la hora de atacar tiene jugadores con una dinámica bárbara. Es difícil sacarle el balón. Aparte, por los laterales son muy fuertes, van y vienen, no paran ni un segundo. Es una de las mejores selecciones del mundo. ¿Cómo habría que atajarles? Tratándoles de sacarle el balón, hacernos fuertes con la pelota, mantener la pelota en nuestro poder. Y a la hora de salir rápido, salir rápido de contra, para tomarlos mal parados”.

No tiene dudas “Varilla”, ni corazones divididos: Vinotinto o nada. “Siempre lo he dicho: me siento parte de Uruguay porque mi familia es uruguaya y todo, pero cuando juegan Venezuela y Uruguay yo quiero que gane Venezuela. El día que acepté con la selección venezolana se fue de mi cabeza aceptar a la uruguaya. Más allá de que me sienta uruguayo también, porque me crié acá, porque desde los dos años y medio crecí aquí, soy venezolano. Voy a estar hinchando porque gane Venezuela”.